Sevilla

La gota fría deja pocas lluvias en Sevilla, aunque la alerta sigue activa

  • La Aemet mantiene activo el aviso amarillo por lluvias y tormentas, que se esperan sobre todo a primera hora del domingo

Varias personas se protegen de la lluvia, este sábado en Sevilla Varias personas se protegen de la lluvia, este sábado en Sevilla

Varias personas se protegen de la lluvia, este sábado en Sevilla / Juan Carlos Muñoz

La gota fría apenas dejó este sábado lluvias e incidencias destacables en Sevilla, pese a que se preveía que iba a llover mucho durante toda la jornada en la capital andaluza. De nuevo fallaron las previsiones meteorológicas acerca de este fenómeno, cuyo nombre técnico es el de Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), y que sí ha castigado con dureza otras provincias andaluzas y del Levante español, con un balance de seis víctimas mortales por el momento.

En Sevilla, sin embargo, apenas se registró un chubasco de cierta consideración sobre las nueve de la mañana y después no llovió en todo el día, aunque el cielo se cubrió en varias ocasiones y amenazó lluvia. Los pluviómetros de los observatorios de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) no registraron ninguna cantidad de agua. Las temperaturas fueran muy agradables durante toda la jornada, e incluso frescas al caer la noche. La máxima se quedó en 27 grados.

Estaba previsto que lloviera mucho. De hecho, la Aemet elevó la alerta por lluvias de amarilla a naranja. Esto hizo que el Ayuntamiento de Sevilla cerrara los parques públicos en prevención de posibles accidentes provocados por caídas de ramas o árboles. Estas fueron precisamente la mayoría de las incidencias.

Una joven se cubre la cabeza bajo el aguacero. Una joven se cubre la cabeza bajo el aguacero.

Una joven se cubre la cabeza bajo el aguacero. / Juan Carlos Muñoz

Una rama de gran tamaño se cayó la noche del viernes sobre un turismo que estaba aparcado en la calle Marqués de Paradas, aunque sin nadie en el interior. Otras ramas cayeron en otros puntos de la ciudad, sin causar heridos. Las rachas de viento, que fueron subiendo de intensidad a medida que avanzaba la tarde, provocaron varias de estas incidencias. Ninguna de ellas fue tan importante como la ocurrida el jueves en la Resolana, donde una rama cayó sobre la calzada y hubo que cortar el tráfico en la avenida para que los Bomberos pudieran retirarla. Ese mismo día se vino abajo un andamio en el hotel Los Lebreros, un suceso en el que dos personas resultaron heridas.

Una de las incidencias clásicas de los días de viento y lluvia son las caídas de cornisas o elementos arquitectónicos de las fachadas. Los Bomberos suelen realizar un trabajo preventivo asegurando las cornisas de los edificios de la ciudad. Ayer tuvieron una salida por una incidencia de este tipo, pero no fue provocada por el tiempo sino por un camión. Ocurrió en la plaza de la Encarnación, donde el vehículo, al maniobrar, chocó contra la cornisa y causó daños en el edificio. La Policía Local de Sevilla abrió diligencias por este suceso, que también se saldó sin ninguna persona herida.

La espera de los calentitos bajo la lluvia. La espera de los calentitos bajo la lluvia.

La espera de los calentitos bajo la lluvia. / Juan Carlos Muñoz

La Aemet mantiene la alerta amarilla por lluvias y tormentas para hoy domingo. A la hora de cierre de esta edición se preveían lluvias fuertes al amanecer y durante la mañana. La Agencia cifra en un 95% el riesgo de lluvia durante el primer tramo del día. Desde final de la mañana las previsiones mejoran y la probabilidad de precipitación baja hasta el 40%. A partir de las seis de la tarde desaparece el riesgo de lluvia, y se mantendrá así en los próximos días. Las temperaturas serán algo más elevadas que en la jornada de ayer, aunque la máxima no superará los treinta grados. La mínima se quedará en torno a los 19. Para el lunes se desactivará ya la alerta y no se esperan lluvias durante los primeros días de la semana.

Durante la jornada de ayer sí se registraron lluvias en algunas localidades de la provincia, como Morón de la Frontera, donde ya había llovido con fuerza durante la tarde del viernes. La gota fría se comportó de manera muy similar al mismo fenómeno registrado a finales de agosto, en el que llovió con fuerza en la Sierra Sur –donde incluso se registraron dos tornados que provocaron daños en el campo y destrozaron la cosecha de la aceituna– y no cayó una sola gota en la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios