Sevilla

Así son los huertos ecológicos en Sevilla, el 'hobbie' de moda de la reina Letizia

Productos ecológicos cultivados en uno de los huertos urbanos municipales en Sevilla.

Productos ecológicos cultivados en uno de los huertos urbanos municipales en Sevilla. / José Ángel García

Hace tan sólo unos días se conocía uno de los secretos mejor guardados de la reina Doña Letizia: el cultivo de su propio huerto ecológico en Zarzuela. En su afán por llevar una alimentación sana y libre de aditivos, la reina española utiliza una parcela en el entorno palacial, que tendría más de mil metros cuadrados, para el cultivo ecológico de productos para consumo propio, en la que cultiva frutas y hortalizas sin utilizar ningún tipo de pesticida. La prensa del Corazón se ha dedicado a dar todo tipo de detalles y es que, según algunas publicaciones, la mujer del Rey Felipe, está muy pendiente de su huerto, abonado de manera orgánica y natural, con estiércol y gusanos, para luego llevarse a la boca los productos más naturales y cuidar la línea.

En Sevilla, hace años que decenas de familias comparten con la reina Letizia su hobbie de moda. La capital cuenta con un total de 15 huertos urbanos, cultivados todos de manera ecológica, que explotan los vecinos a través de un convenio con el Ayuntamiento de Sevilla, en coordinación con Participación Ciudadana y con Parques y Jardines, dentro de una red de huertos urbanos de la ciudad dentro de la estrategia de desarrollo de un modelo de ciudad sostenible. 

¿Dónde se localizan?

La distribución abarca buena parte de la ciudad. Los huertos urbanos ecológicos se encuentran en parcelas de Miraflores Sur, San Jerónimo, Huertos del Rey Moro, Alcosa (con dos ubicaciones), Torreblanca, Hacienda San Antonio, Miraflores Norte-Pino Montano, Bellavista, Parque del Alamillo, Vega de Triana, IES Joaquín Romero Murube, Parque Guadaíra y en los parques Infanta Elena y Torreblanca. A ellos se suman los existentes en colegios y centros cívicos.

Su explotación se realiza mediante un concurso de adjudicación y a ellos pueden optar tanto vecinos como también para entidades que desarrollen en ellos proyectos educativos, ecológicos o sociales. Las bases de los concursos públicos para inscribirse en la explotación de las parcelas se publican en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) y, a partir de ahí, se abre un plazo para la presentación de solicitudes siguiendo los requisitos establecidos. En caso de que las solicitudes superen la oferta existente se reparten por sorteo.

¿Qué productos se pueden cultivar y cómo cuidarlos?

Cada temporada, se plantan las frutas y verduras del momento. Ahora mismo, en otoño, se están recogiendo manzanas, naranjas, peras, zanahorias, acelgas, tomates, pimientos y calabacines. Para principiantes, las hortalizas ideales para plantar en un huerto ecológico son la lechuga, la remolacha, espinacas, rábano, pepinos, tomates y zanahorias.

Para cultivar un huerto ecológico no se puede abonar con cualquier cosa. Nunca se deben usar fertilizantes químicos o artificiales. Sólo productos naturales. Hay que abonar el sustrato unas semanas antes de plantar o sembrar, para que el abono madure bien en el suelo y sea una mezcla homogénea.

Como consejos, no se recomienda poner juntas hortalizas de la misma familia (tomates, berenjenas o pimientos, son todas solanáceas; melón, calabaza, calabacín son todas cucurbitáceas…), o aquellas que tengan el mismo tipo de aprovechamiento raíz, hoja, fruto…). Es mejor mezclar familias, tipo de aprovechamiento y tipo de raíz (profunda, superficial…) para que se complementen. También es muy bueno mezclar hortalizas con aromáticas, pues realzan el sabor y ayudan a prevenir plagas. 

Para el riego es recomendable el goteo porque se ahorra agua y ayuda aprevenir los hongos porque la humedad es menor. 

Mucho más que un lugar de cultivo

Los huertos urbanos municipales son mucho más que lugares de cultivo de productos ecológicos. En ellos se desarrollan talleres y actividades gratuitas con las que las familias pueden conocer tanto los espacios verdes de la ciudad como sus huertos urbanos y aprender los distintos trabajos que se dan en la huerta.

Entre las actividades programadas destacan las visitas guiadas en bicicleta o pie donde las familias pueden conocer de primera mano el trabajo del campo y entender de donde proceden muchos de los alimentos de nuestra cesta de la compra. Todas las visitas guiadas suelen ir acompañadas de talleres prácticos dónde los peques y sus familias aprenderán elaborar cosméticos naturales gracias a las verduras y hortalizas de la huerta tan beneficiosas para la piel como el pepino, aguacate, aloe vera…

Las familias también pueden aprender a la toma de muestras biológicas en un humedal, donde descubrirán los sedimentos que contiene el agua. También se ofrecen campamentos de verano gratuitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios