Sevilla

Un informe policial revela fallos de seguridad en el Ayuntamiento de Sevilla

  • La mayoría de cámaras de videovigilancia son de hace casi treinta años y no funcionan, y sólo hay una alarma que se activa en Semana Santa

  • La Jefatura de la Policía Local en la Ranilla y las comisarías de distrito también sufre problemas similares

  • El problema se agravó en 2017, cuando el servicio pasó a depender de otra área

Extractos del informe policial sobre las cámaras y alarmas del Ayuntamiento. Extractos del informe policial sobre las cámaras y alarmas del Ayuntamiento.

Extractos del informe policial sobre las cámaras y alarmas del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Sevilla cuenta con un sistema de videovigilancia obsoleto y no tiene instalado un sistema de alarma en el edificio. Así consta en un informe interno de la Policía Local, al que ha tenido acceso este periódico. El documento, fechado el 2 de diciembre de 2019, hace un repaso de todas las instalaciones en las que hay presencia de la Policía Local, que son el Consistorio, la Jefatura de la Ranilla y las distintas comisarías de distrito. En todas ellas existen graves deficiencias de seguridad desde hace años.

En el caso del Ayuntamiento, la Policía dice desconocer quién instaló las cámaras de seguridad del edificio, que son analógicas y que sólo pueden visualizarse en la sala de monitores y no en el centro de control de la Policía Local. No existe la posibilidad de grabación exterior. "El sistema de captación de imágenes (CCTV) que tiene instalado es muy antiguo, aproximadamente del año 1992, y continuamente está dando problemas de visionado y grabación", explica el informe, si bien aclara que "está en funcionamiento y grabando".

El documento añade que "recientemente una empresa ha instalado una cámara en la parte exterior en la esquina formada por la avenida de la Constitución y la plaza de San Francisco". Esta cámara se colocó después de que el pasado 9 de septiembre, una joven destrozara la cruz de piedra que hay junto al arquillo.

Una pareja observa una de las cámaras del Ayuntamiento de Sevilla. Una pareja observa una de las cámaras del Ayuntamiento de Sevilla.

Una pareja observa una de las cámaras del Ayuntamiento de Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

El Consistorio carece de un sistema de alarmas y sólo cuenta con uno en la sala por la que se accede a los palcos en Semana Santa, que se denomina la Logia. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en el Ayuntamiento hay una presencia fija de la Policía Local. Este cuerpo cuenta con un armero ubicado en la primera planta, en la misma habitación en la que están los vestuarios de los agentes que prestan servicio en el inmueble. "Aunque la habitación tiene puerta, es una muy normal y de fácil acceso. No tiene instalada cámara de vidigilancia. El modelo de armero es de 48 cajones, cada uno con sus correspondientes cerraduras. No tiene sensor alguno de apertura, ni volumétrico", apunta el informe.

La Jefatura de la Policía Local, ubicada en un edificio moderno levantado en los terrenos de la antigua cárcel de la Ranilla también tiene carencias importantes de seguridad. Las cámaras también son analógicas y sólo pueden verse en el monitor de recepción. Tres grabadores no funcionan y sí lo hacen otros dos: uno que capta imágenes de la Unidad de Armamento, la habitación de los armeros y dos pasillos, y otro que filma la puerta trasera, por la que entran los vehículos al garaje subterráneo. Tampoco tiene instalado un sistema de alarma, aunque, al igual que ocurre en el Ayuntamiento, siempre hay un policía local en la puerta. El armero también carece de sensor de apertura y volumétricos.

El informe hace un extenso repaso por todas las comisarías de distrito de la Policía Local, que son nueve en total (Centro, Triana-Los Remedios, Sur, Nervión, Este, Cerro-Amate, San Pablo, Macarena y Bellavista), en las que se guardan las armas reglamentarias de los policías destinados en ellas. De cada una de estas dependencias se analizan los sistemas de videovigilancia y de alarmas. En muchos de ellos las cámaras no funcionan o presentan serias deficiencias. En los últimos dos años, la Policía Local ha tramitado 13 partes por anomalías en las cámaras y alarmas de las comisarías de distrito, de la Academia y del Ayuntamiento.

La entrada de la Jefatura de la Policía Local, custodiada por una cámara. La entrada de la Jefatura de la Policía Local, custodiada por una cámara.

La entrada de la Jefatura de la Policía Local, custodiada por una cámara. / Juan Carlos Vázquez

Los fallos en estos sistemas de seguridad se han agravado desde el año 2017. Hasta entonces, el servicio técnico de Transmisiones de la Policía Local siempre se había cargo de la puesta a punto del sistema de alarmas y cámaras del Ayuntamiento y el resto de sedes del cuerpo. En marzo de 2017, el jefe de la Policía Local, que entonces era Pablo Mariano Ruiz-Berdejo Ferrari, "planteó que el mantenimiento, revisión y reparación de ambos sistemas debería traspasarse al Servicio Municipal de Edificios Municipales", según consta en el informe policial. "Este traspaso no ha estado exento de dificultades y, por parte de Edificios Municipales unas veces parecía aceptarse y otros rechazarse".

La Policía explica que "tras varias de estas dificultades, en el verano de 2017, se llevó a cabo una reunión con el citado servicio municipal en la propia sede del mismo". En ese encuentro se estableció que Edificios Municipales se hacía cargo de todos los sistemas de alarmas, videovigilancia, escáners y arcos de seguridad. "En dicha reunión se les entregó incluso un informe donde exponían el estado de los mismos para que, a partir de ahí, pudieran hacerse cargo de los mismos", apunta el documento policial.

Pese a ello, después del encuentro siguieron los problemas. Cuando la Policía pasaba un parte de avería a Edificios Municipales, "en ocasiones lo han reparado a su cargo, en otras no han procedido a su reparación y en otras nos han contestado diciendo que no disponían de contrato de mantenimiento para estos sistemas". En concreto, "en el asunto de los escáneres la casuística y situación derivada de la misma ha sido más conflictiva".

El informe apunta que "todo ello ha generado una situación de incertidumbre sobre el mantenimiento, revisión y reparación de estos sistemas cuyo resultado finla es que una buena parte de ellos no funciona". La Policía admite que "el no funcionamiento actual se debe no sólo a averías sobrevenidas de los sistemas, sino que en algunos casos tales sistemas no han funcionado desde su instalación, como es el caso de las alarmas instaladas por la empresa Vitelsa, que nunca han llegado a funcionar".

Cámaras en la comisaría del distrito Centro. Cámaras en la comisaría del distrito Centro.

Cámaras en la comisaría del distrito Centro. / Juan Carlos Vázquez

El documento interno también señala que la Policía Local se ve obligada a montar un servicio de seguridad durante 24 horas en la mayoría de sus sedes por "el fallo de los sistemas de seguridad", lo que obliga a retirar policías de la calle, en una época en la que las carencias de personal del cuerpo son especialmente graves.

Para el autor del informe, la causa del problema "no radica en la inacción por parte de la delegación de Gobernación o de la Jefatura de la Policía Local, sino que es debida a la falta de delimitación de competencias que lleven al servicio municipal correspondiente a hacerse cargo del mantenimiento, revisión y reparación de estos sistemas, y por consiguiente, a incluirlos en sus previsiones presupuestarias, que permitan posteriormente tramitar los expedientes y contrarios necesarios".

De estos fallos en el sistema de seguridad "se ha dado conocimiento al jefe de la Policía Local en diferentes ocasiones e incluso por parte del mismo se solicitaron informes para elevarlos a la Dirección General y a la Delegación de Gobernación, en un intento de solucionar el problema". Sin embargo, a día de hoy persisten los numerosos fallos.

El Ayuntamiento de Sevilla asegura que el sistema de videovigilancia de la Ranilla va en el contrato que se ha licitado hace ya más de un mes, y está solo pendiente de adjudicación. En el caso del Consistorio, se ha trabajado para su renovación completa y está pendiente de licitación, después de que se haya aprobado el presupuesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios