Inmaculada Salcedo | coordinadora del Grupo de Seguimiento del Coronavirus en Andalucía

"No es necesario suspender una Semana Santa, pero hay prácticas como los besamanos que sí son un riesgo para el coronavirus"

La coordinadora del Grupo de Seguimiento del Coronavirus en Andalucía, Inmaculada Salcedo.

La coordinadora del Grupo de Seguimiento del Coronavirus en Andalucía, Inmaculada Salcedo. / Rafael A. Butelo

El coronavirus, que hace apenas unas semanas parecía algo muy lejano por tener su origen en China, cumple este miércoles su primera semana de presencia en la ciudad, y en la comunidad andaluza, donde hace siete días saltaron todas las alarmas en el Hospital Virgen del Rocío al confirmarse el primer contagio del Covid-19, que además se convertía en el primero autóctono en una persona que ni había viajado a las zonas de riesgo ni había estado en contacto con personas contagiadas.

Una semana después, y con ese primer paciente ya en casa tras recibir el lunes (cinco días después) el alta médica, la sanidad andaluza ha llegado a contabilizar otros doce casos en distintas provincias, que se elevan a más de 150 a nivel nacional. Una expansión, no obstante, que mantiene en "alerta, pero no en alarma" a la sanidad pública española y que en Andalucía, la coordinadora del Grupo de Seguimiento del Coronavirus en la comunidad, Inmaculada Salcedo, insiste en llamar a la calma ante una situación que "ahora mismo está bastante controlada".

"A cada paciente que da positivo se le hace una trazabilidad de sus contactos de hasta 300 personas"

-Una semana después del primer positivo en Sevilla y en Andalucía, ¿cuál es la situación ahora mismo del coronavirus?

-Ahora mismo, todos los casos de Andalucía, que son 12 -excluyendo al primer paciente de Sevilla que el lunes recibió el alta tras dar negativo-, están perfectamente estudiados. Se les ha hecho la trazabilidad de sus contactos a más de 300 personas para llegar al caso cero y ha sido localizado a través de un antecedente epidemiológico en Málaga que fue importado de Shángai, por lo que ahora mismo la situación la tenemos bastante controlada, la verdad, porque los pacientes están con una situación clínica favorable. Eso sí, seguimos por supuesto en alerta permanente, eso está clarísimo, y nosotros no dejamos ni mañana ni tarde de estar en contacto con el Ministerio para ver cómo evoluciona la epidemia. Informando, formando y activando medidas de manera continua.

-Entonces, ¿se puede decir ya donde estuvo el origen del contagio en Andalucía?

-No damos muchos datos para que los pacientes tengan su confidencialidad asegurada con la Ley de protección de datos, pero sí se hizo una encuesta epidemiológica profunda. Cuando hay un caso de una enfermedad transmisible, nosotros no hacemos una encuesta al uso con diagnóstico y tratamiento a título individual, sino que hacemos una trazabilidad amplísima de contactos, es decir, dónde ha estado ese paciente, con quién se ha reunido, cómo están esas personas y éstas a su vez con quién han estado, que días empieza con los síntoma... Son casos en los que la valoración de salud pública se transforma y hemos encontrado un cliente de un banco que estuvo en una reunión, que había estado en contacto con clientes extranjeros, algunos provenientes de China y otros de Italia, y ahí se encontró el caso cero que es lo que nosotros intentamos filiar. Ahora sabemos que no tenemos un caso propio en la comunidad autónoma sino que tenemos un caso exportado que ha dado lugar a este tipo de contagio.

-¿Pero fue en Málaga es contagio?

-Sí.

-¿Cómo afrontó el comité de seguimiento ese primer caso de coronavirus en la comunidad y con las peculiaridades que presentó en un primer momento?

-No lo esperábamos, pero estábamos muy preparados porque, si no, no habríamos podido hacer en una comunidad tan grande, con más de ocho millones de habitantes, todo lo que hemos hecho y la escasez de casos que tenemos frente a otros lugares. Mirad lo que ha pasado en el norte de Italia que teóricamente tiene un sistema sanitario bueno. Aquí, en España, seguimos en una fase de contención y por supuesto desde nuestra Consejería estamos siguiendo los protocolos del Ministerio al dedillo en coordinación permanente. 

-¿Alguna nueva indicación de actuación tras la última reunión de consejeros de Salud y el comité de seguimiento con el Ministerio de Sanidad?

-La última reunión del Ministerio de Sanidad con el Consejo Interterritorial de Salud tuvo el domingo día 1 y aquí se llegó a una serie de conclusiones como son mantener la fase de contención, aunque ya sabéis que  esto está en continua evolución y valoración por lo tanto estaremos a lo que se nos vaya diciendo. Además, también hay comisiones de Salud Pública o ponencias de alerta desde el Ministerio en el que participan nuestro director de Salud Pública y sus asesores y todo lo que se nos va comentando lo vamos viendo en nuestro grupo de trabajo que nos reunimos los lunes por la tarde. En esta última, efectivamente se trataron estos temas, así como la protección del personal sanitario o el proceder ante todas las aglomeraciones.

-Precisamente, refiriéndonos a las aglomeraciones, se acercan en Sevilla fiestas claves como la Semana Santa y la Feria, ¿cree que hay motivo para alterarlas o suspenderlas? 

-Suspender, no se debería suspenderse nada porque son nuestras tradiciones y ahora mismo no hay un motivo de alarma para que no se celebren este tipo de concentraciones porque estamos en la fase de contención todavía. Lo que sí es verdad es que sí hay riesgos en otras prácticas que comprometen una posible transmisión de gotas infectadas por las manos y por la saliva, hablamos por ejemplo de besamanos o besapiés, así como el riesgo que conlleva el toser y estornudar... y ahí es donde, como responsable de salud pública, tengo que decir que no son prácticas recomendables. Obviamente serán las propias organizaciones y hermandades los que den instrucciones a sus asociados, cofrades o participantes. Pero, ¿suspender eventos? -se pregunta- por ahora no es necesario, sin embargo, determinadas prácticas que vayan en contra de la salud pública entiendo que sí.

-¿Qué recomendaciones haría a la ciudadanía de cara a sus celebraciones?

-Que no estornudan ni tosan cerca de otras personas, que lo hagan en pañuelos desechables, que se laven y descontaminen las manos, que no toquen nada con las manos contaminadas después de estornudarse... Todo lo que conlleve este tipo de prácticas podría traer nuevos contagios a través de las gotas que se quedan pegadas en las manos o simplemente se transmiten al hablar. Con eso es que lo que sí hay que tener cuidado, pero por lo demás hay que vivir las fiestas de manera totalmente normal.

"Si no tenemos síntomas, no hay ningún problema en seguir con nuestras tradiciones y nuestra vida normal"

-Por achicar más el círculo de nuestras costumbres, ¿podemos seguir saludando dándonos dos besos o estrechando la mano?

-Si no tenemos síntomas, no hay ningún problema porque sigamos con nuestras tradiciones y nuestra vida normal.

-Volviendo al caso de este primer paciente ya curado. Se ha usado con él un tratamiento experimental contra el Sida y por lo pronto e ha ido muy bien, ¿se ha pensado en exportarlo a otras zonas como por ejemplo China?

-En China se han utilizado tratamientos un poco a la desesperada porque han llegado a una situación bastante mala. Aquí este tratamiento se aplicó de forma concreta y yo no puedo dar más datos porque eso es confidencialidad del paciente. Además no podemos ver eficiencia porque con un sólo caso tampoco podemos decir que ahora mismo extrapolable. Sabemos que los demás pacientes están evolucionando también bien sin que se le haya aplicado este tratamiento y por lo tanto no creo que este tema se vaya a extender de momento porque ni siquiera está contemplado en los protocolos del Ministerio. Así que, realmente, no vamos a seguir por esa línea. Este hombre está ya de alta, evolucionando bien y no hay nada más que añadir al respecto.

-Curado al cien por cien sólo podemos decir que está un paciente de los 13 que han dada positivo en la comunidad, ¿cuál es la situación del resto?

-Están evolucionando bien, algunos en casa sin síntomas. Estamos estudiando casos en casa que hayan podido estar en relación con algún otro contagio y la mayoría están bien sin que se haya confirmado coronavirus en ninguno de los contactos. Sólo hay, ahora mismo,una persona ingresada en Málaga que ha sido confirmado hoy.

La doctora Inmaculada Salcedo. La doctora Inmaculada Salcedo.

La doctora Inmaculada Salcedo. / Rafael A. Butelo

-¿Tiene contemplado que en China están volviendo a dar positivos algunos hasta más de 15 días después algunos casos ya curados?

-Nosotros les hacemos una prueba de comprobación a todo el paciente que se va de alta y hasta que no dan negativo en dos versiones no se van. Yo no sé en China por qué pasa esto. A lo mejor tienen también allí mucha más tensión de manera comunitaria o la eficacia de sus pruebas tampoco es tan rígida, no lo sé... Nosotros hasta que no lo tenemos asegurado con dos determinaciones no los damos por negativo. Y hasta ahora, si una persona no presenta síntomas, obviamente no va a haber una vuelta al tratamiento del caso.  Ahora mismo nuestros pacientes evolucionan bien y, hasta donde yo sé, no hay que volver a valorar un paciente que ya esta sano.

-¿Puede seguir la comunidad andaluza tranquila por el coronavirus?

-Perfectamente. Sólo hay que confiar en las recomendaciones sanitarias sin alarmarse y sin mascarillas. Yo siempre digo que yo en mi casa no tengo ninguna mascarilla, así que mucha tranquilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios