Tribunales Un juzgado perdona más de 40.000 euros de deuda con Hacienda y la Seguridad Social a un matrimonio de hosteleros

Sevilla

Así es el interior del Palacio de la Motilla de Sevilla, vendido para uso hotelero

Así es el interior del Palacio de la Motilla de Sevilla, vendido para uso hotelero.

Así es el interior del Palacio de la Motilla de Sevilla, vendido para uso hotelero. / M. G.

Un edificio que encierra grandes joyas en su interior. Esculturas, pinturas, fuentes, muebles... el Palacio de la Motilla es uno de los grandes desconocidos de la ciudad. Su carácter residencial desde hace siglos, ha impedido que los sevillanos en general puedan conocer el interior de esta casa transformada en el siglo XX que cuenta con unos patios de increíble belleza. El reciente anuncio de su venta para su transformación hotelera, noticia avanzada por este periódico, disiparía el anhelo de abrir a los ciudadanos este inmueble en su estado original. Uno de los temores es que sus colecciones y bienes se dispersen y que muchos de ellos abandonen la ciudad. Por ello, el alcalde, Antonio Muñoz, ha pedido por escrito a la consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía que salvaguarde las esculturas, pinturas, el archivo, la capilla y todos los valores que atesora.

El Palacio del marqués de la Motilla ha acogido esta semana la recepción oficial de la prestigiosa feria de turismo premium y de lujo Emotions Travel Community Europa, que ha reunido en la ciudad a 316 agentes internacionales de viajes (160 expositores y 156 compradores) de 40 países procedentes los cinco continentes. Ha sido una oportunidad única para conocer distintas estancias de esta construcción de inspiración florentina construida a principios del siglo XX.

Aunque los terrenos en los que se asienta el palacio fueron entregados a esta familia aristocrática en los repartimientos que se realizaron tras la conquista de Sevilla en 1248, el actual edificio es consecuencia de la apertura que sufrió la calle Laraña en el siglo XX. El proyecto se comenzó a en el año 1921, aunque no se dio por concluido hasta diez años después.

El marqués de la Motilla encargó el diseño del edificio al arquitecto Gino Coppedè, correspondiendo la dirección técnica a Vicente Traver, uno de los arquitectos más prolíficos de Sevilla en aquellos años. La familia Coppedè se encargó de diseñar el mobiliario de algunas estancias del palacio, uno de los ejemplos de artesanía de la madera más finos y delicados que se pueden ver en Sevilla. Del diseño italiano-medieval destaca su elemento principal: la torre-mirador, realizada en ladrillo de planta rectangular y unos veinticinco metros de altura coronada por unas potentes almenas, que en su conjunto evoca a la del popular Palacio Vecchio de Florencia, en el que se inspira su autor.

El alcalde, Antonio Muñoz, enumera en su escrito a Cultura algunos de los bienes que atesora el palacio, como esculturas de mármol, colecciones de pintura al óleo, tablas y pinturas murales…dispuestos con gran acierto y en correspondencia al bien inmueble.), el importante archivo, la biblioteca, o la capilla... "un conjunto cuya posible dispersión, a nuestro entender, podría ser una pérdida irremediable".

La venta del Palacio de la Motilla para su uso hotelero frustraría un amplio proyecto cultural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios