Sevilla

Cae una célula de la mafia croata que robaba pisos en Nervión

  • La Policía Nacional arresta a tres mujeres especialistas en las técnicas del resbalón y del apalancamiento para abrir las puertas de los domicilios

Material intervenido por la Policía a las detenidas. Material intervenido por la Policía a las detenidas.

Material intervenido por la Policía a las detenidas. / DGP

La Policía Nacional ha detenido a tres mujeres de nacionalidad croata que habían robado en varios pisos de Nervión. Formaban parte de una célula de la mafia croata que, al igual que la georgiana, ha hecho del robo en domicilio su principal fuente de ingresos. Las tres arrestadas son chicas jóvenes que abrían las puertas de los pisos mediante los métodos del resbalón y del apalancamiento. 

Antes, se aseguraban de que los pisos estaban vacíos llamando a los porteros automáticos y se familiarizaban con los bloques, entrando y saliendo muchas veces para conocer dónde estaban los interruptores y sistemas de apertura de puertas. Una vez que empezaban a robar, se colocaban calcetines en las manos a modo de guantes para no dejar huellas. 

Según ha informado este jueves la Policía Nacional, la investigación se inició a consecuencia de un dispositivo preventivo para evitar robos en el interior de domicilios, que la Policía pone en marcha durante varias épocas del año. Tres mujeres que se encontraban en las inmediaciones de la estación de Santa Justa llamaron la atención de los agentes, que comenzaron a seguirlas. Tras introducirse en un vehículo, se dirigieron a Nervión.

En este barrio estacionaron el coche y se desplazaron a pie durante varias horas, dedicándose a poner en práctica las técnicas habituales utilizadas por este tipo de delincuentes: llamadas a porteros automáticos, aperturas de las puertas de los edificios, entradas y salidas frecuentes de los bloques, con la finalidad de marcar la vivienda donde robar con éxito.

Otra imagen de los efectos decomisados. Otra imagen de los efectos decomisados.

Otra imagen de los efectos decomisados. / DGP

Tras entrar y salir de varios bloques de viviendas, los agentes detuvieron a estas mujeres cuando se introducían en su vehículo tras cometer uno de los robos sin que tuvieran tiempo de deshacerse de los efectos sustraídos. Tras una rápida requisa en el edificio, comprobaron que una de las puertas estaba totalmente fracturada, abierta y todo revuelto.

Una vez detenidas, los agentes en el cacheo de seguridad recuperaron numerosas piezas de joyería, herramientas, calcetines que utilizaban a modo de guantes, para evitar dejar huellas, más de 500 euros en efectivo, así como numerosos efectos de los que hasta ahora se desconoce su procedencia.

La Policía ha constatado que estas mujeres accedían a los bloques de viviendas llamando insistentemente a los telefonillos, hasta que algún inquilino les abría. Una vez en el interior del edificio, accedían a los pisos y comprobaban que las puertas cerradas no tuvieran la llave echada o cualquier otro dispositivo de seguridad,.

Esto les permitía robar mediante la técnica del resbalón, consistente en el uso de un trozo de plástico para vencer el pestillo de la cerradura cuando ésta no tiene las vueltas de llaves echadas. En ese caso, recurrían a la técnica del apalancamiento, consistente en hacer palanca en diversos puntos de la puerta mediante destornilladores de grandes dimensiones.

Las detenidas fueron puestas a disposición del juzgado de Guardia como presuntas autoras de un robo con fuerza y pertenencia a organización criminal. El juez decretó el ingreso en prisión preventivo de las tres sospechosas.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo de Robos de la Jefatura Superior de Sevilla, quien recomienda para evitar los robos en los domicilios, cerrar siempre la puerta de la vivienda con llave y comprobar que las puertas y ventanas están bien cerradas. Nunca hay que dejar evidencia de que la casa está deshabitada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios