Salud

Malestar en el Laboratorio de Sevilla por las acusaciones de la Junta ante el brote de listeriosis

  • El servicio municipal critica a la Consejería de Salud de "deslealtad" al intentar culparlo de un error que no cometió

  • Desde el 9 de agosto los responsables sanitarios del distrito sanitario sabían que una de las muestras de carne mechada estaba infectada

Trabajadora del Laboratorio Municipal de Sevilla examinando una muestra enviada para su análisis. Trabajadora del Laboratorio Municipal de Sevilla examinando una muestra enviada para su análisis.

Trabajadora del Laboratorio Municipal de Sevilla examinando una muestra enviada para su análisis. / Belén Vargas

Deslealtad. Ha sido la palabra usada por el concejal de Salud en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Manuel Flores, a la hora de responder a las acusaciones de la Junta de Andalucía por el supuesto error que habría cometido el Laboratorio Municipal en el análisis de las muestras de carne mechada que envió el distrito sanitario para conocer el origen del brote de listeriosis, una infección que se ha cobrado ya una vida humana y que supera el centenar de afectados. 

Flores no ha querido culpar a nadie. Todo lo contrario. Sólo ha defendido la labor que se realiza en este servicio municipal, la celeridad con la que se ha trabajado en este caso, motivo por el cual ha reclamado colaboración entre ambas administraciones -con gobiernos de distinto signo político- para dar respuesta a una infección que ha generado alarma social. 

Con tal fin, el Ayuntamiento ha convocado este miércoles una rueda de prensa en dichas instalaciones municipales, en las que se ha realizado un recorrido para mostrar el itinerario que se sigue desde que se recibe una muestra para ser analizada hasta que se aporta el resultado. Un proceso idéntico al que se llevó a cabo con los dos trozos de carne mechada que el distrito sanitario envió para que fueran analizadas y del que la Junta fue informada a diario. 

El jefe de Microbiología del Laboratorio Municipal, José Javier Ibáñez, presente también en esta comparecencia, ha descartado que las muestras se confundieran, como dio a entender la Consejería de Salud," y aunque admite que "un error humano siempre se puede cometer", garantiza que en este caso no se ha producido ninguno. 

El jefe de Microbiología del Instituto Municipal, José Javier Ibáñez, muestra cómo se trabaja en estas instalaciones. El jefe de Microbiología del Instituto Municipal, José Javier Ibáñez, muestra cómo se trabaja en estas instalaciones.

El jefe de Microbiología del Instituto Municipal, José Javier Ibáñez, muestra cómo se trabaja en estas instalaciones. / Belén Vargas

Lo cierto es que, según los datos aportados por el Ayuntamiento de Sevilla esta mañana, la Consejería de Salud tuvo constancia desde el viernes 9 de agosto de que una de las muestras de carne mechada estaba contaminada. La confirmación oficial llegó el martes 13, aunque la alerta sanitaria no se decretó hasta el jueves 15, después de que la asociación de consumidores Facua advirtiera del brote. A continuación se detalla la secuencia temporal. 

-Jueves 8 de agosto: El Laboratorio Municipal recibe del Distrito Sanitario Aljarafe Sevilla Norte dos muestras de carne mechada para su análisis. Ambas vienen precintadas. 

-Viernes 9 de agosto: Debido a la estrecha colaboración que mantienen ambos servicios -por el convenio existente desde hace cuatro años y que ha de renovarse en poco tiempo- los profesionales del Laboratorio Municipal comunican a los responsables del distrito sanitario que una de las muestras está infectada por bacteria. No es una comunicación oficial, sino provisional y pendiente de la evolución de la investigación. 

-Sábado 10 y domingo 11 de agosto: Pese a ser fin de semana y encontrarse el personal del servicio municipal de descanso, se sigue aportando información a la Consejería de Salud. Las investigaciones constatan la existencia de bacteria en una de las carnes. 

-Martes 13 de agosto: Es el día en el que el Laboratorio Municipal aporta al distrito sanitario los resultados definitivos. La información oficial en la que también se indica que los etiquetados con los que han llegado las muestras están mal. La carne infectada por listeriosis es la que se comercializa bajo el nombre comercial de La Mechá. La alerta sanitaria por parte de la Junta no se activa hasta el 15 de agosto. 

Uno de las fases de los análisis que se realizan en el Laboratorio Municipal. Uno de las fases de los análisis que se realizan en el Laboratorio Municipal.

Uno de las fases de los análisis que se realizan en el Laboratorio Municipal. / Belén Vargas

El Ayuntamiento de Sevilla defiende, además, que el único informe oficial es el que ha aportado este servicio municipal. Actualmente no tiene constancia de ningún otro en el que se le haga responsable de algún error ni se le ha informado de este supuesto en las reuniones a las que han asistido para el seguimiento de este brote. 

En un informe del distrito sanitario sí se confirma que la Consejería de Salud detectó en la segunda quincena de julio que el número de casos por infección de listeriosis se había elevado por encima de la media habitual. No hay datos suficientes para saber el alimento que lo origina. El primer brote que se confirma fue el 5 de agosto, cuando se reciben a varios integrantes de una familia del Aljarafe que habían comido carne mechada. Es entonces cuando comienza la investigación por parte de la Junta, que acude al Laboratorio Municipal tres días después. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios