Tribunales La colaboración entre los Cuerpos de Seguridad

Una multa en acto de servicio

  • Un juez decidirá sobre la sanción a un policía que circulaba sin cinturón al perseguir a unos delincuentes chinos · Un guardia le castigó con 150 euros y tres puntos menos

Comentarios 31

Un juez de Sevilla tendrá que decidir esta semana sobre si los policías están exentos o no de llevar puesto el cinturón de seguridad cuando se hallan de servicio, por ejemplo, durante la persecución de unos delincuentes. La cuestión la ha planteado un policía nacional de Sevilla que, a mediados de 2007, fue multado por la Guardia Civil con 150 euros y la pérdida de tres puntos del carné por circular sin el elemento de seguridad por la carretera de Utrera.

El agente sancionado, que ya ha tenido que depositar en el juzgado 180 euros -el importe de la multa más el recargo-, circulaba en un vehículo camuflado que iba tras la pista de una banda de delincuentes chinos que se dedicaban a explotar a sus compatriotas. El policía seguía al cabecilla de la organización cuando recibió el alto de la Guardia Civil por no llevar puesto el cinturón. Tras identificarse como miembro de la Policía Nacional y explicarle al guardia que estaban de servicio persiguiendo a unos sospechosos, el agente de la Benemérita le respondió que él también estaba trabajando y que siempre se ponía el cinturón.

Después de este primer incidente, que se saldó sólo con la amonestación verbal, los policías continuaron su marcha a gran velocidad para intentar alcanzar el coche de los delincuentes. El vehículo de la Guardia Civil volvió a adelantarle y le obligó a detenerse en el arcén con una brusca maniobra.

El guardia insistía en que no llevaban puesto el cinturón y el policía le reprochaba que no le importaba el servicio que estaban realizando, al tiempo que aseguraba que el guardia les había puesto en peligro con la maniobra que hizo para que se parara.

Al final, el policía tuvo que abortar la operación porque el vehículo de la Guardia Civil se colocó delante de ellos y circuló a una velocidad de 100 kilómetros por hora hasta llegar a la barriada de Montequinto. En ese momento, era ya imposible alcanzar al vehículo que perseguían y que conducía el dueño de un restaurante chino en el que, según las investigaciones policiales, trabajaban compatriotas en situación irregular, con jornadas de 12 horas y desarrollando su labor en unas condiciones que rozan la esclavitud.

La sorpresa del agente se produjo unos días más tarde cuando recibió en su domicilio una notificación de la Dirección General de Tráfico comunicándole la sanción de 150 euros y la pérdida de los tres puntos por circular sin el cinturón de seguridad.

El policía impugnó la multa y un juzgado de lo Contencioso-Administrativo celebrará el juicio mañana, tres años después de que sucedieran los hechos, una demora que se produce por la sobrecarga de asuntos que afecta a esta jurisdicción.

La abogada Rocío Rosado, que representa al agente, reconoció ayer que éste no llevaba el cinturón, pero puntualizó que existe una especie de "ley no escrita" por la que los funcionarios de los miembros y cuerpos de Seguridad que están de servicio no llevan puesto el cinturón cuando están de servicio.

La explicación de esta conducta es que, al estar en persecución de delincuentes, deben poder acceder al arma con facilidad, algo que no permite el cinturón. La letrada insistió en que, en supuestos como el del agente sancionado, "debe primar la seguridad ciudadana y la colaboración de los cuerpos policiales frente a una infracción administrativa de carácter leve".

La defensa confía en que el juez revoque la sanción porque el agente "se hallaba en una operación policial y se identificó como tal cuando fue requerido por la Guardia Civil". De esta forma, Rocío Rosado considera que en este supuesto estaba "plenamente justificado" que el agente no hiciera caso de la ley.

Las normas de seguridad vial sólo eximen de llevar el cinturón de seguridad a los vehículos de emergencias, taxis y coches de autoescuelas siempre y cuando se encuentren realizando un trayectos urbano. Si salen a una autovía, por ejemplo, deben llevar abrochado el cinturón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios