Sevilla

Las narcolanchas se apilan en la puerta de un colegio de Sevilla

Las narcolanchas se apilan en la puerta de un colegio de Sevilla

La falta de un depósito judicial para narcolanchas sigue provocando estampas surrealistas en Sevilla. Si hace unos días se formó un cierto revuelo porque la Guardia Civil había dejado dos embarcaciones utilizadas para el transporte de hachís en la puerta de un colegio, este jueves son ya cuatro las barcas que se apilan en las inmediaciones del centro educativo.

Se trata del colegio Tabladilla, que está ubicado junto a la comandancia de la Guardia Civil de Sevilla, en Montequinto. El instituto armado considera que el interior de la comandancia no es un lugar idóneo para almacenar las narcolanchas, al entender que no es ningún depósito judicial ni puede ejercer estas funciones. Por eso, las embarcaciones se están dejando en la calle, junto a la puerta del cuartel, y la zona más próxima para soltarlas es un descampado próximo que hay en la entrada del colegio.

En las inmediaciones también se dejaron varios coches de alta gama que habían sido intervenidos, y que la Guardia Civil había solicitado al juez para uso policial. Antes de obtener la respuesta, los vehículos fueron incendiados. Uno de ellos todavía continúa hoy en el lugar, completamente calcinado.

Varios padres de alumnos del centro han mostrado su malestar por esta situación, que ha provocado que haya curiosos acudiendo a la zona para fotografiarse con las barcas y subir las imágenes a las redes sociales, además de los informadores de cadenas de televisión nacionales que han realizado conexiones en directo en la zona para informar de los hechos.

Mientras tanto, la Junta sigue buscando una solución al problema y al menos trasladar temporalmente las lanchas a un lugar algo más discreto. En unos meses estará listo un depósito judicial específico para narcolanchas, que debe solucionar definitivamente esta situación

Las dos 'gomas' que se han añadido este jueves son las intervenidas la noche del martes y la madrugada del miércoles en el río Guadalquivir. La primera fue interceptada en Aznalcázar sobre las 23:00 horas del martes, donde se organizó un dispositivo con personal de la Comandancia de Sevilla y del OCON-Sur, que permitió aprehender una embarcación de unos 12 metros de eslora y tres motores. La lancha no llevaba droga pero sí llevaba 120 garrafas de 25 litros de combustible cada una. Fue detenida una persona.

Unas horas después, sobre las dos y media de la madrugada, el Servicio Aéreo de la Guardia Civil detectó otra embarcación similar en Puebla del Río. Se preparó un despliegue similar que sirvió para detener a dos personas, a las que se les ha imputado un delito de contrabando. 

Durante esa misma jornada se intervinieron otras dos narcolanchas más en Andalucía, una en Huelva, en el río Guadiana, y otra en Almería, en la zona de Almerimar. El día terminó con ocho detenidos, otras dos personas investigadas, más de diez mil litros de combustible intervenidos y cinco vehículos interceptados, además de las narcolanchas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios