Sevilla

Los narcos de Sevilla 'emigran' a Almería

  • La Guardia Civil desmantela una banda de narcos sevillanos que se desplazó a la costa almeriense para alijar casi cuatro toneladas de hachís

  • La operación concluye con 16 detenidos y cuatro vehículos recuperados

Los fardos intervenidos en la operación Agaporni. Los fardos intervenidos en la operación Agaporni.

Los fardos intervenidos en la operación Agaporni. / DGGC

Narcotraficantes de Sevilla descargando fardos en Almería. Es lo que se encontró la Guardia Civil en la operación Agaporni, el último golpe al tráfico internacional de hachís asestado por el instituto armado en Andalucía. En ella, han sido detenidas 16 personas. Doce de ellas eran miembros de un clan de Sevilla que estaban introduciendo un alijo de 3.500 kilos de hachís en las costas de Almería. Los otros cuatro formaban parte de otra banda que proporcionaba vehículos a las diferentes organizaciones de traficantes. 

La operación Agaporni se inició en febrero de 2020, cuando el Centro de Coordinación de Vigilancia Marítima (Cecorvigmar) de la Guardia Civil avistó una embarcación semirrígida cargada de hachís que navegaba a gran velocidad por Cartagena y se dirigía hacia las costas del levante almeriense, según ha informado este lunes el instituto armado en un comunicado.

En ese momento se organizó un dispositivo coordinado por lo Comandancia de Almería y la Oficina de Coordinación contra el Narcotráfico (OCON-Sur), en el que formaban agentes de las unidades antidroga (EDOA) y del Grupo de Acción Rápida (GAR), ante la posibilidad de que la embarcación tomara tierra y alijara el hachís que llevaba a bordo. 

El desembarco en la playa del Embarcadero de los Escullos, abortado por la Guardia Civil. El desembarco en la playa del Embarcadero de los Escullos, abortado por la Guardia Civil.

El desembarco en la playa del Embarcadero de los Escullos, abortado por la Guardia Civil. / DGGC

La lancha se acercó a la playa del Embarcadero de los Escullos. De madrugada se produjo el alijo. La Guardia Civil interceptó el desembarco y detuvo a diez personas. Se incautraron cuatro vehículos y 119 fardos, que contenían en total 3.750 kilos de hachís. Además, en la playa se intervinieron 50 garrafas con 25 litros de gasolina cada una. 

A partir de ahí comienza la investigación sobre los detenidos, que son de Sevilla pero trabajaban en Almería. Los arrestados tenían domicilios en la capital andaluza, Alcalá de Guadaíra, Mairena del Alcor y San José de la Rinconada. Dos de los cuatro vehículos eran robados, por lo que fueron devueltos a sus dueños, mientras que los otros dos eran de una empresa catalana dedicada al alquiler de coches.

Esta empresa nada tenía que ver con la organización investigada. Los agentes conocerán después que había una organización asentada en Toledo que proporcionaba vehículos a organizaciones criminales. Compraban los automóviles y los transferían a una empresa de alquiler, cuyo titular nada tenía que ver con la actividad ilícita. Sí había connivencia por parte de un gestor administrativo que facilitaba los trámites necesarios.  

Una vez conocedores del modus operandi de la organización y del papel que desempeña cada uno de ellos, la Guardia Civil solicitó tres entradas y registros en domicilios de Mocejón (Toledo) y una en Toledo capital, al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Almería.

Como consecuencia de esta investigación, la Guardia Civil ha desmantelado dos organizaciones, una de narcotraficantes y otra que abastecía de vehículos a ésta y a otras bandas. En total fueron detenidas 16 personas, doce en Sevilla y cuatro en Toledo. Entre los delitos que se les imputa se encuentran los siguientes: contra la salud pública (tráfico de drogas), robo de vehículos, falsedad documental y pertenencia a organización criminal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios