Selectividad

Las notas de corte en las carreras de Sevilla: "Las hay con 8,7 en la que luego entran alumnos con un 5"

  • El vicerrector de la UPO aconseja que se “relativicen” estas calificaciones en las primeras reservas

  • La segunda adjudicación de plaza apenas reduce el número de titulaciones que exigen más de un 13

Examen de Selectividad celebrado el pasado martes en la UPO.

Examen de Selectividad celebrado el pasado martes en la UPO. / Antonio Pizarro

La segunda adjudicación de plazas en las carreras universitarias sigue dejando las notas de corte para acceder a los estudios superiores muy altas. Si la semana pasada eran 20 las titulaciones de la Universidad de Sevilla (US) y la Pablo de Olavide (UPO) que conformaban el grupo de enseñanzas que requerían de más de un 13 para conseguir una plaza en ellas, ayer este dato sólo se reducía en una cifra: de 20 se pasa a 19.

Las calificaciones apenas han bajado unas décimas. El descenso más notable (y no porque sea muy acusado) es el de Biotecnología de la UPO, que se ha situado por debajo del 13, con un 12,974. El resto se grados y dobles grados se mantiene en la misma posición que la semana pasada.

Se trata de la segunda adjudicación de plazas. Pero aún quedan otras dos más, hasta la definitiva de septiembre, cuando ya todos los estudiantes de nuevo ingreso estén matriculados en sus respectivos estudios.

La publicación de estas listas causa gran expectación entre los alumnos y sus familias, pero también puede ser motivo de angustia y hasta de frustración. Así lo advierte José Antonio Sánchez Medina, vicerrector de Estrategia y Planificación Acádemica de la Universidad Pablo de Olavide, quien antes de nada reniega del término “nota de corte” a la hora de hablar de las calificaciones conocidas estos días.

“Esa expresión nos recuerda a los números clausus, algo que no concuerda con las universidades públicas”, advierte Sánchez Medina, quien abunda en que “en realidad, se trata de una nota indicativa sobre la calificación de quienes en las primeras adjudicaciones han logrado reservar plaza en esas titulaciones”.

Una información "frustrante"

Es un dato “orientativo”, pero en ningún caso “definitivo”. “Debemos prestar mucha atención a esta diferencia, porque resulta muy frustrante que alumnos con más de un 12 no puedan acceder a la carrera que desean por cuestión de décimas. Estamos hablando de estudiantes con calificación de sobresaliente, que se quedan a las puertas de los estudios deseados”, alerta el vicerrector de la UPO.

Por tal motivo, resulta preferible “relativizar” hasta cierto punto las llamadas notas de corte. “¿Qué mensaje trasladan las universidades a la sociedad si decimos que un joven con un 13,40 no ha podido entrar en una carrera que exige un 13,50? ¿De qué le ha valido a ese estudiante todo su esfuerzo en la ESO y el Bachillerato? No podemos lanzar esa idea, porque echa por tierra todo el esfuerzo”, advierte.

Frente a esta “angustia” que sienten los futuros universitarios y los padres, muchos de los cuales han optado por repetir la Selectividad de julio para mejorar sus notas, Sánchez Medina prefiere enviar un mensaje de calma en estas fechas. Recuerda, en este sentido, que los estudiantes, en la preinscripción, cuentan con hasta seis opciones para solicitar titulación y que son cuatro las fases de adjudicación de plazas hasta que la lista de admisión es definitiva. “Hay jóvenes que, al comprobar que en la primera ronda no han logrado entrar en la carrera que quieren, deciden directamente solicitar la que tenían en segunda, tercera o cuarta opción, cuando lo conveniente es que esperen a las siguientes adjudicaciones”, aconseja este catedrático de Psicología Básica.

La rotación de plaza alcanza el 30%

“No debemos olvidarnos que la rotación en la ocupación de las plazas universitarias llega hasta un 30%, porcentaje que es menor en las titulaciones con oferta reducida y mayor en las que más puestos ofrecen”, añade. “Lo que las notas de corte tan elevadas nos indican es la excelente formación de quienes han acabado el Bachillerato y que existe más demanda por parte de los jóvenes sevillanos que oferta por parte de las universidades en determinados grados y dobles grados”, explica Sánchez Medina.

El vicerrector de la UPO detalla que las notas de corte altas están relacionadas con la existencia de una oferta amplia o más reducida en una titulación, como ha ocurrido en Biotecnología, que en la UPO ha pasado de ocupar el primer puesto al séptimo. “Ya la ofertan otras universidades y los centros de trabajo también aceptan en sus puestos a empleados con estudios similares”, incide este experto en formación académica, que pone un ejemplo de lo que ocurrió con una titulación ofertada por la Olavide el pasado curso: “La nota de acceso en la primera adjudicación era de un 8,7 y el último alumno que logró entrar lo hizo con un 5”.