La nueva ley de educación

Los principales cambios de la reforma

  • Se suprimen las reválidas, la demanda social para los conciertos y la Religión como asignatura obligatoria en el Bachillerato

El Colegio Altair, un centro diferenciado concertado por la Junta.

El Colegio Altair, un centro diferenciado concertado por la Junta. / Juan Carlos Vázquez

Además de los cambios previstos en el Bachillerato, la reforma educativa del Gobierno de Pedro Sánchez afecta a otros ámbitos de la enseñanza, los cuales enumeramos a continuación:

Demanda social

Con la Lomce la enseñanza concertada puede ofertar más plazas a petición de las familias. El intento de la Junta de Andalucía por frenar este aumento se ha visto frustrado con las sentencias amparadas en la Ley Wert. Ahora se eliminará el concepto “demanda social” a la hora de sufragar con dinero público las aulas de titularidad privada. Además, se dará prioridad en los conciertos a los colegios “que se organicen bajo el principio de la coeducación”, lo que supone un varapalo a los centros diferenciados.

Itinerarios

Con la ley actual los alumnos de la ESO han de decidir al llegar al tercer curso si cuando acaben la etapa obligatoria se decantarán por el Bachillerato o la FP. En cuarto tendrán asignaturas distintas en función de la elección. El Ejecutivo de Pedro Sánchez propone acabar con esta “segregación temprana” que, a juicio de la ministra de Educación, Isabel Celaá, “impide que muchos estudiantes con dificultades académicas cursen Bachillerato o FP de grado superior”.

Repetidores

La reforma contempla un plan individualizado para estos alumnos, que configurará el equipo docente de los centros educativos. Este órgano también decidirá si deben recibir unos contenidos distintos y, por tanto, someterse a exámenes diferentes. En el Bachillerato, además, podrán matricularse sólo de las asignaturas suspensas del primer curso y de otras del segundo, con lo que realizarán esta enseñanza en tres cursos, un modelo similar al de la enseñanza superior.

Los institutos podrán prescindir de ofertar la asignatura de Religión en el Bachillerato. Los institutos podrán prescindir de ofertar la asignatura de Religión en el Bachillerato.

Los institutos podrán prescindir de ofertar la asignatura de Religión en el Bachillerato. / D. S.

Religión

Los centros no tendrán obligación de incluirla en su oferta para el Bachillerato. Por tanto, no contará en la nota media de acceso a la universidad. Tampoco se tendrá que cursar una materia alternativa. Educación en valores cívicos y éticos será obligatoria en un curso de Primaria y en otro de la ESO.

Reválidas

Los exámenes externos previstos a final de Primaria y de la ESO desaparecen, aunque nunca se han llegado a realizar con la Lomce. Tampoco se permite utilizar los resultados de las evaluaciones para establecer una clasificación de los centros, es decir, los ránkings a los que tanto se ha opuesto, hasta ahora, el Gobierno andaluz. Se contempla implantar un plan individualizado de orientación laboral y académica para los estudiantes que abandonen el sistema educativo sin el título de Secundaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios