seguridad ciudadana | el debate sobre la vulnerabilidad de las boticas

Farmacias: Las nuevas víctimas de los atracadores

  • Varios robos a mano armada en pocas semanas han generado alarma en un sector que también sufre hurtos a diario

Las farmacias de Sevilla han sufrido una serie de robos y atracos en los últimos meses, que están generando un profundo debate sobre la seguridad entre los profesionales del sector. El atraco cometido el 5 de enero en la farmacia Pero Mingo, en Torreblanca, fue uno de los motivos que llevó a los vecinos de este barrio a salir a la calle en protesta por los aumentos de robos sufridos en diferentes comercios de la zona y por la falta de policías nacionales que padece la ciudad. Aquella tarde, muy tranquila en el barrio porque buena parte de sus habitantes se encontraban viendo la Cabalgata de los Reyes Magos, un joven de unos 30 años entró en el local armado con un cuchillo. Amenazó a las dos mujeres que se encontraban en la farmacia y se llevó entre 400 y 500 euros que había en las cajas registradoras.

El mismo atracador desvalijó unos días después una farmacia de la avenida de las Ciencias, en Sevilla Este, por el mismo modus operandi. Antes, había asaltado de la misma manera al menos seis comercios más de Torreblanca y Sevilla Este. La Policía detuvo unos días después al presunto autor de los robos, un hombre de 38 años que, además del arma blanca de grandes dimensiones, en alguna ocasión empleó también un arma de fuego para cometer los atracos. Como suele ocurrir en estos casos, era reincidente y había salido de prisión, donde había cumplido una condena por hechos similares, un año antes.

El 30 de diciembre se produjo un atraco parecido en una farmacia ubicada en la calle San Jacinto, en la esquina con Justino Matute, en Triana. El ladrón, cubierto con un pasamontañas, intimidó a la farmacéutica y se llevó la recaudación del día que había en la caja. Eran las tres y media de la tarde. Lo mismo ocurrió el pasado 17 de enero en la farmacia de la calle Baños esquina con Goles. A las cinco y media, un atracador irrumpió en el establecimiento armado con un enorme cuchillo y amenazó a una de las empleadas para que le entregara el dinero que había en la caja. Era jueves. Una semana antes habían robado de la misma manera en un supermercado cercano. Este periódico habló, precisamente el jueves, con Ana González, compañera de la boticaria que sufrió el robo. "Confieso que tengo miedo. No nos habían robado así desde hace siete años, pero el hecho de que dos jueves seguidos haya habido atracos en la misma calle me da un poco de miedo. Estoy deseando que llegue ya la hora de cerrar", explicó esta mujer.

En el sector hay quienes son partidarios de reforzar las medidas de seguridad, pero siempre sin que se llegue a perder el contacto con los clientes, clave en un negocio como éste. "Quizás sí sería bueno tener sistemas conectados con la Policía, como es el caso de los bancos, pero tampoco creo que debamos poner mamparas ni nada de eso", apunta la boticaria de la calle Baños. La mayoría de los establecimientos cuentan con sistemas de videovigilancia, pero los atracadores suelen ir casi siempre con el rostro cubierto, bien con bragas o con cascos de motorista. Aun así, a la Policía estas grabaciones pueden resultarles muy valiosas a la hora de poder identificar a los autores, algunos de los cuales han llegado a ser descubiertos por los andares.

Hay farmacias que han establecido sus propios protocolos de seguridad y despachan por una ventanilla o reja al mediodía y en los momentos en que se queda una sola persona en el interior de la botica. Es el caso de uno de los establecimientos de la avenida de las Ciencias, que también sufrió un robo importante hace unos meses. "Entraron tres personas y, mientras dos entretenían a la persona que estaba atendiendo, el otro se llevó todos los productos que pudo. Desde entonces, a mediodía siempre despachamos por la reja, salvo que conozcamos al cliente, entonces sí le abrimos", apunta Inmaculada Quero.

Algunas boticas han decidido despachar por una reja o ventanilla al mediodía

El tipo de robo que describe es mucho más frecuente que el atraco a mano armada. Todos los farmacéuticos consultados por este periódico aseguran que los hurtos de productos se producen prácticamente a diario. "En nuestro caso hay tres tíos de Los Pajaritos que vienen un montón de veces y nos roban. Tienen 80 ó 90 antecedentes y los detienen una y otra vez, pero no les pasa nada. Nos citan a los juicios, que si no vamos nos ponen una multa de 200 euros, pero ellos no se presentan, y como son insolventes, pues no ocurre nada", explica Carlos Ceballos, hermano de la propietaria de la farmacia atracada en la avenida de Pero Mingo, en Torreblanca.

En los mismos términos se manifiesta Laura Cuesta, farmacéutica del Cerro del Águila, cuya botica sufrió cinco robos con fuerza en menos de un mes la pasada primavera. Aquellos robos ocurrían de noche, cuando un ladrón arrojaba una piedra contra el escaparate para poder entrar y luego, una vez dentro, se llevaban los productos cosméticos más caros. Desde entonces no ha vuelto a sufrir robos con la tienda cerrada, pero sí padece a diario el problema de los hurtos. "Durante el día es bestial. Estamos desesperados. Son los tres o cuatro de siempre. Yo sé quiénes son, cómo se llaman, dónde viven, y cuando les veo entrar en la farmacia sé que me van a robar. Entran mirando al suelo porque saben perfectamente dónde está la cámara, saben cuál es la zona oculta en la que no se les graba... Y cuando se les detiene una y otra vez no se presentan al juicio. Y al día siguiente los tenemos aquí otra vez. Es desesperante. No podemos permitirnos pagar un vigilante, ¿cuánto tendríamos que vender para eso?", lamenta esta farmacéutica. "Y si se roba, es porque hay salida para estos productos. O vienen a robar por encargo o los revenden después fácilmente", apunta.

El Colegio de Farmacéuticos ha pedido a la Policía que redoble la vigilancia

En ocasiones los ladrones son especialistas en hurtos al descuido. "A veces no me doy ni cuenta, sé que han robado porque faltan cosas", relata Ana González. "Con los cosméticos es descarado. Son auténticos profesionales. Se llevan productos y no te das ni cuenta. Lo ves con las cámaras. Pero yo no puedo estar todo el tiempo mirando lo que graban las cámaras, hay una farmacia que atender", corrobora Laura Cuesta.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez Fernández, admitió la inquietud y preocupación que existe en el sector por los últimos atracos a mano armada que se han registrado en la ciudad. El Colegio ha solicitado a la Policía que intensifique la vigilancia para poner fin a estos atracos. Sobre las medidas de seguridad, el presidente explicó que cada farmacia dispone las que considera más adecuadas. "Con las cámaras de videovigilancia ya no tiene tanto sentido tener cristales blindados", expuso el representante de los farmacéuticos.

La Policía ha detenido a dos atracadores de farmacias en las últimas tres semanas

El trabajo de la Policía ha dado sus frutos en el caso de Torreblanca, donde fue detenido el atracador a mediados de enero. Pese a ello, los vecinos del barrio han vuelto a manifestarse este viernes en protesta por la falta de agentes y para solicitar una policía de barrio. En la provincia, también se detuvo el 10 de enero a otro delincuente especializado en atracar farmacias en Alcalá de Guadaíra. A principios de diciembre fue arrestado otro atracador que irrumpió en una farmacia de Los Palacios armado con una navaja de barbero.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios