Auge de bares

Un nuevo bar en la Plaza del Salvador

  • El grupo San Eloy abrirá un establecimiento con licencia de restaurante para eludir la zona saturada de ruidos que afecta a la Alfalfa

Dos operarios realizan arreglos, ayer, en la fachada del establecimiento ubicado en la esquina de Álvarez Quintero con Blanca de los Ríos. Dos operarios realizan arreglos, ayer, en la fachada del establecimiento ubicado en la esquina de Álvarez Quintero con Blanca de los Ríos.

Dos operarios realizan arreglos, ayer, en la fachada del establecimiento ubicado en la esquina de Álvarez Quintero con Blanca de los Ríos. / Belén Vargas

Comentarios 2

Donde había una tienda de ropa infantil y para bebés, habrá otro bar. El enésimo en la Plaza del Salvador. Varios operarios realizaron durante la mañana de ayer arreglos en la fachada del nuevo establecimiento del grupo hostelero San Eloy. La familia Gómez Pando ha escogido para la esquina de Álvarez Quintero con Blanca de los Ríos (antigua tienda Jardilín) abrir otros de sus negocios conocidos como Patio de San Eloy, que cuenta con una carta formada principalmente por montaditos y tartas saladas.

El local de 80 metros cuadrados cuenta con una amplia cristalera mirando al Salvador. Dispondrá de una zona de público formada por mesas y sillas, dos aseos (uno de ellos adaptado para minusválidos), una cocina y un almacén ubicado en el hueco de la escalera del inmueble colindante. Patio de San Eloy se une a la oferta hostelera del entorno. Pared con pared tiene al Café Universal (que se encuentra de reformas) y al Bar Agustín&Company. Justo enfrente se encuentran una freiduría, una heladeria-pizzeria italiana y un local especializado en la venta de patatas fritas. El único negocio no relacionado con la comida es la Antigua Cerería del Salvador.

La propiedad del Grupo San Eloy ha solicitado a la Gerencia de Urbanismo una licencia de restaurante. La licencia escogida permite abrir un nuevo negocio de hostelería pese a que la Plaza del Salvador se encuentra en una de las zonas saturada de ruido de la ciudad. Estos establecimientos no pueden disponer de barras para atender a sus clientes, deben tener una cocina de manera obligatoria (con sistema de evacuación de humos) y su local debe estar ocupado por mesas y sillas a razón de una persona por cada 1,50 metros cuadrados. La normativa también regula la disposición interna del mobiliario. Está prohibido que haya zonas libres para clientes de pie, así como las mesas y las sillas altas. La dimensión mínima de la mitad de las mesas será tal que pueda inscribirse en ellas un círculo de 80 centímetros de diámetro, separadas, como mínimo, para cuatro comensales. En las restantes mesas del local, la dimensión nunca podrá ser menor de 50 centímetros.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios