Sevilla

La sombra de la duda planea otra vez sobre las oposiciones de la Policía Local de Sevilla

  • El tribunal permite a un opositor enfermo hacer un examen unos días después que el resto de sus compañeros

  • La decisión despierta recelos entre los aspirantes después del escándalo de las oposiciones de 2012

  • El aspirante hizo el examen con el teléfono móvil encima de la mesa 

El opositor, haciendo el examen solo y apartado, el pasado jueves. El opositor, haciendo el examen solo y apartado, el pasado jueves.

El opositor, haciendo el examen solo y apartado, el pasado jueves. / M. G.

Un episodio ocurrido el jueves de la semana pasada ha vuelto a sembrar la sospecha sobre unas oposiciones de la Policía Local de Sevilla. Un opositor hizo uno de los exámenes unos días después que el resto de aspirantes, alegando que padecía una enfermedad contagiosa, en concreto varicela, y no podía asistir en la fecha fijada inicialmente. El tribunal elevó una consulta a los servicios jurídicos del Ayuntamiento y éste autorizó que se cambiara el día para que este aspirante pudiera hacer la prueba. 

Se trataba del supuesto práctico, uno de los exámenes que forman parte del proceso selectivo para acceder a una de las 50 plazas convocadas para la Policía Local de Sevilla. La situación fue algo surrealista, puesto que el opositor fue citado el pasado jueves en las dependencias municipales de la calle Pajaritos, al mismo tiempo que estaban convocados varios de los aspirantes que hicieron el examen días atrás para la lectura del supuesto práctico.

Así, los opositores vieron a uno de ellos haciendo el examen y le preguntaron directamente al tribunal, que les explicó lo que sucedía. El aspirante en cuestión había presentado un documento médico que certificaba que padecía una varicela y no podía asistir a realizar la prueba en la fecha prevista, por lo que pedía un aplazamiento. El tribunal decidió concedérselo, después de elevar una consulta a los servicios jurídicos municipales.

Uno de los aspirantes hizo una fotografía. En ella se aprecia una falta absoluta de vigilancia sobre la persona que está examinándose. De hecho, si se amplía la imagen, se puede ver que tiene el teléfono móvil sobre la mesa y que no hay nadie con él en la sala. 

Según fuentes del Ayuntamiento de Sevilla, existe jurisprudencia sobre estos casos y no es tan infrecuente que se conceda a aspirantes la oportunidad de hacer el examen en otra jornada por motivos de enfermedad. Exponen que lo citaron el mismo día que al resto porque no había nada que ocultar y que todos pudieron verlo e incluso fotografiarlo. 

Se trató, según las fuentes, de una decisión del tribunal, que es "soberano y autónomo". También precisaron que el examen que hizo el opositor es completamente distinto al del resto de sus compañeros y explicaron que el opositor no estuvo solo en ningún momento. Además, aseguraron que el teléfono móvil estuvo apagado durante la prueba y sin que el aspirante lo consultara en ningún momento.

En las bases no se hace referencia a la enfermedad como motivo para pedir un aplazamiento, si bien existe un precepto al que podría acogerse el tribunal para concederlo. Dice así: "los aspirantes serán convocados para cada ejercicio en llamamiento único, salvo causa de fuerza mayor que sea apreciada libremente por el tribunal". Aquel aspirante que no se presente en el día y la hora fijadas, continúan diciendo los requisitos de la convocatoria, perderá todos sus derechos. 

Lo único que sí precisan las bases para solicitar una prórroga es en el caso de las mujeres que hayan sido madres recientemente, a las que se concede un plazo de seis meses para poder realizar las pruebas físicas.

En cualquier caso, la decisión del tribunal ha causado cierta inquietud entre la mayoría de los opositores a policías locales, que entienden que se podría estar vulnerando el principio de igualdad. El caso ha corrido ya entre los numerosos chats y perfiles de redes sociales relacionados con opositores. Hay quienes no se extrañan de que situaciones como estas sucedan en Sevilla.

El asunto podría ser considerado una anécdota si no fuera por lo ocurrido en 2012, en las anteriores oposiciones para acceder a la Policía Local, en las que 37 de los policías que aprobaron fueron juzgados, junto con todo el tribunal, por una supuesta filtración de las respuestas previa al examen. Todos los acusados, entre los que había una mayoría de familiares de policías locales de Sevilla, fueron absueltos por falta de pruebas.

Además de este episodio, varios de los opositores han explicado a este periódico que sólo se han citado para la lectura del supuesto a 60 de los más de 500 aspirantes que hicieron el examen. Esperan que el resto sea convocado en las próximas fechas, aunque ninguno de los aspirantes a policías locales saben con exactitud si serán citados o no.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios