Sevilla

Una persecución por Dos Hermanas acaba con dos policías heridos y un detenido

  • El conductor embistió en varias ocasiones a los patrulleros que le perseguían

  • También un bar fue denunciado por abrir durante la cuarentena 

El coche en el que el sospechoso se dio a la fuga. El coche en el que el sospechoso se dio a la fuga.

El coche en el que el sospechoso se dio a la fuga. / DGP

La Policía Nacional detuvo hace unos días en Dos Hermanas a un hombre tras una persecución. Al sospechoso se le imputan los delitos de desobediencia, resistencia y atentado a los agentes de la autoridad, daños y contra la seguridad vial.

La operación se inició tras una llamada la 091, en la que un ciudadano alertaba de que había encontrado un vehículo con las puertas abiertas. Una vez que los agentes llegaron al lugar y comprobaron la veracidad de la llamada, observaron que el motor del coche estaba todavía caliente. Dieron varias batidas por la zona para tratar de encontrar al conductor y los ocupantes, si los hubiera.

Poco después, un individuo se metió en el coche y emprendió la marcha. Los policías le dieron el alto, pero el sospechoso no se detuvo. Se inició una persecución durante la cual el conductor fugado circuló a gran velocidad. En una nota de prensa, la Policía expone que lo hizo "con absoluto desprecio hacia la vida de los agentes, y realizando una conducción de forma totalmente temeraria".

Llegó a embestir en varias ocasiones a los patrulleros. Como consecuencia de ello, dos policías resultaron heridos. Finalmente, el conductor perdió el control del coche y terminó empotrándose contra una pared. Trató de continuar la huida a pie, pero ya fue detenido. En esta operación participaron los agentes de la Policía Nacional de Dos Hermanas, así como los de la Policía Local de la misma ciudad.

No ha sido la única intervención destacada de la Policía en el municipio nazareno. Dentro de la operación Arcángel, con la que se conoce en Dos Hermanas a las tareas policiales para velar por el cumplimiento de la cuarentena decretada por el Gobierno para luchar contra el coronavirus, los policías tuvieron conocimiento de que había un bar abierto. 

Los policías que llegaron al establecimiento iban de paisano. El propietario del mismo les quiso incluso servir un café. El hostelero fue propuesto para sanción por incumplir el decreto del estado de alarma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios