Sevilla

Nueve pilares hispalenses (que son diez) para una ciudad en construcción

  • En su novena edición, el Premio Manuel Clavero agrega ahora dos prestigiosos arquitectos a un elenco de sevillanos ilustres

Antonio Hernández recibe el galardón del año pasado, de manos de Concepción Yoldi y José Joly. Antonio Hernández recibe el galardón del año pasado, de manos de Concepción Yoldi y José Joly.

Antonio Hernández recibe el galardón del año pasado, de manos de Concepción Yoldi y José Joly. / Juan Carlos Muñoz

La ciudad está en permanente construcción. A ésta contribuyen sus vecinos más destacados, a los que sin prejuicios cabe ya calificar de ilustres. La esencia del Premio Manuel Clavero que anualmente concede Diario de Sevilla reside precisamente en reconocer el mérito, el esfuerzo, la dedicación y el trabajo por los que algunos de estos sevillanos han destacado a lo largo de su trayectoria vital, profesional. Lo han hecho, además, exhibiendo su propia condición de hispalenses o los estrechísimos vínculos y los lazos muy bien apretados que los amarran a la capital andaluza y a su provincia, cuyo nombre ha sido de esa manera promocionado como origen y cuna de emprendedores en múltiples facetas.

Es este año, el de la novena dedición del galardón, elo turno de dos arquitectos de reconocido prestigio. En el homenaje a Cruz y Ortiz –como se recoge en el acta del premio “ejemplo extraordinario de creatividad y excelencia en el diseño y en toda su actividad artística y profesional”– se sintetiza también, como ha querido enfatizar el jurado del galardón en su decisión, ese otro reconocimiento a “una magnífica y prolífica generación de arquitectos sevillanos”.

Cruz Villalón y Ortiz García se suman de esta manera a un elenco de premiados con el Premio Manuel Clavero, personalidades que han contribuido desde su actividad profesional a los cimientos de un edificio, Sevilla, en permanente construcción. Al ser ellos dos, no son ya nueve sino diez los pilares que ha reconocido el galardón desde su instauración por la Fundación Persán y Diario de Sevilla en 2011, año en el que recayó sobre el cardenal Carlos Amigo Vallejo por su labor durante sus 27 años al frente de la Archidiócesis de Sevilla.

El antecesor de los creadores del estadio de La Cartuja y de la estación de Santa Justa fue, el año pasado, un empresario: el presidente de Ebro Foods, Antonio Hernández, exponente de una Sevilla que apuesta por la innovación y la expansión. Ambas fueron también santo y seña durante toda su vida del segundo galardonado, el presidente del Grupo Planeta y de Atresmedia, José Manuel Lara Bosch, del que el jurado resaltó asimismo su labor de mecenazgo.

Si la ex alcaldesa Soledad Becerril –a la que muchos siguen considerando una suerte de alcaldesa vitalicia–, que recibió el premio en 2018, fue quien popularizó la máxima de “hay muchas Sevillas en Sevilla”, nadie más apropiado que un psiquiatra para dar fe de esa realidad: probablemente hay una Sevilla en la cabeza de cada sevillano. Y uno de ellos, del que el jurado recogió en su acta que ha sido “el político sevillano más importante del siglo XX”, recibió el Premio Manuel Clavero en su cuarta edición:Felipe González.

Otra mujer –junto con Becerril la única que ha recibido el galardón–, premio Nacional de Artes Plásticas, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando e Hija Predilecta de Andalucía, Carmen Laffón, recibió en su quinta edición el Premio Manuel Clavero.

Un hombre fundamental en la historia contemporánea de la ciudad, figura clave en los acontecimientos que tuvieron lugar en torno a una fecha emblemática que transformaría Sevilla, el año 1992, fue Premio Manuel Clavero después de Laffón: el comisario de la Expo 92, Manuel Olivencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios