SORTES Lotería Nacional, Bonoloto y Primitiva: resultados de este 2 de febrero

Sevilla

La placa de Martínez Montañés se instalará finalmente en la calle Rioja

Esquina en la que se colocará la placa de Martínez Montañés.

Esquina en la que se colocará la placa de Martínez Montañés. / Juan Carlos Vázquez

La placa de Martínez Montañés ya tiene ubicación. Se situará en la esquina de la calle Rioja, junto a la Plaza de la Magdalena, sobre el nombre de la calle, mejorando así su visibilidad. La lápida, que ofrece una valiosa información histórica, se ha restaurado y la semana que viene la comisión ejecutiva de la Gerencia autorizará su colocación. Así lo ha anunciado el Ayuntamiento de Sevilla este miércoles después de que la Comisión Local de Patrimonio lo haya autorizado. Se pone así punto y final a un culebrón que ha durado varios años: desde que comenzó la transformación de la plaza y la construcción del hotel de lujo.

La desaparición de la placa de Martínez Montañés de su ubicación en la Plaza de la Magdalena ha generado una importante polémica desde que comenzaran las obras del hotel. Esta controversia ha estado alimentada por la poca información que los promotores del hotel han trasladado sobre le vuelta de la lápida a la plaza.

La reubicación en su lugar original, el edificio que estuvo ocupado primero por Galerías Preciados y después por El Corte Inglés, quedó descartada por motivos de seguridad, ya que el nuevo revestimiento de la fachada no permitiría el anclaje de un elemento pesado y de esas dimensiones.

La placa de Martínez Montañés. La placa de Martínez Montañés.

La placa de Martínez Montañés. / M. G.

La reposición estaba a expensas de la reproducción de la dedicatoria de su reverso. Como avanzó este periódico, tras retirarse de la pared en la que se instaló en el año 1937, se descubrió que el material había sido reutilizado. La placa recordaba en su cara oculta a Vicente Picaluga García, académico que fuera director de la Escuela Superior de Artes e Industrias y Bellas Artes. Este homenaje data de 1907, pero se desconoce dónde estaba instalada y porqué se decide reutilizarla para honra de Martínez Montañés. Esta circunstancia habría generado el retraso en la recolocación. Los promotores del hotel contactado con la escuela de artes para reproducir este reverso y así salvar este escollo.

En la propuesta presentada se recoge la recuperación y protección del reverso de la placa, si bien no hay mención alguna a su reproducción.

Esquina en la que se colocará la placa. Esquina en la que se colocará la placa.

Esquina en la que se colocará la placa. / Juan Carlos Muñoz

Durante los últimos meses se han estudiado diversas ubicaciones para la placa de Martínez Montañés. Una de las propuestas era trasladarla a la fachada de la Parroquia de la Magdalena. Esta ubicación fue rechazada puesto que la actual parroquia era el convento dominico, y porque una de las funciones de la lápida era ofrecer información histórica sobre el lugar, quedando descontextualizada con este desplazamiento. También se planteó su reubicación sobre un pedestal en la propia plaza, permitiéndose así su doble lectura. Otra opción fue ponerla en la fachada de la calle José de Velilla te del segundo edificio del hotel, el número 26 de la calle Rioja. Finalmente también se ha descartado, optándose porque ocupe un lugar más visible en la misma calle Rioja.

Una vinculación de más de un siglo

La vida de Martínez Montañés estuvo fuertemente ligada a la antigua Parroquia de la Magdalena, derribada en 1811 durante la invasión francesa. Su familia estuvo vinculada con esta iglesia durante más de un siglo. El primer documento que se conserva de Martínez Montañés en el archivo parroquial data de 1598 y recoge el nacimiento del segundo hijo de su primer matrimonio con Ana de Villegas. Ese mismo año se instaló en la calle de la Muela, actual O’Donnell. 

El archivo de la Parroquia de la Magdalena conserva otros muchos documentos relacionados con el imaginero, que fue feligrés ilustre junto con Zurbarán o Murillo, como el documento de su segundo matrimonio o el certificado de defunción fechado el 18 de junio de 1649.

El libro en el que se recoge la muerte de Martínez Montañés. El libro en el que se recoge la muerte de Martínez Montañés.

El libro en el que se recoge la muerte de Martínez Montañés. / M. G.

La lápida ofrece una importante información histórica sobre el ilustre personaje, allí enterrado, y de la plaza en la que estuvo la parroquia. El inventario-Diagnóstico de los Monumentos Públicos de la ciudad ofrece la descripción de la placa y se detallan sus datos históricos. La lápida cuenta con la siguiente leyenda: "Juan Martínez Montañés/ yace sepultado en esta plaza/ antigua iglesia parroquial/ de Santa María Magdalena/ y tuvo el taller de sus famosas esculturas/ en casa cercana a dicho templo/ La Academia de Bellas Artes de Sevilla de Santa Isabel de Hungría/ dedicó este homenaje a la memoria del insigne imaginero/ en el año del señor de 1937".

En cuanto a su valoración patrimonial, el inventario realizado por el Ayuntamiento dice esto: "Esta lápida es resultado de una iniciativa cultural que recuerda un hecho histórico relacionando con este lugar. En este sentido, debe entenderse como un monumento homenaje al escultor Juan Martínez Montañés. También aporta información histórica sobre este lugar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios