los efectos del temporal | el estado de las playas

Sin arena en las 'playas de los sevillanos'

  • El litoral onubense requiere 900.000 metros cúbicos y en el de Cádiz hacen falta 450.000 tras el desgaste de los temporales

  • El Gobierno acusa a la Junta del retraso en los trabajos de reposición

Comentarios 9

Sin arena. Las principales playas en las que veranean los sevillanos se encuentran sin regenerar después de los fuertes temporales que han afectado a Cádiz y Huelva desde marzo. Cuando falta un mes para que comience el periodo estival, ayuntamientos y empresarios muestran su preocupación por una carencia que puede afectar seriamente al turismo costero. La falta de acuerdo entre el Gobierno y la Junta de Andalucía sobre los lugares de extracción de la arena hacen prever que este déficit, lejos de solucionarse, se convierta en un nuevo frente de batalla política entre ambas administraciones, por lo que esta compleja situación podría alargarse en el tiempo y poner en riesgo la próxima temporada veraniega. Una incertidumbre que se evidencia en los alquileres, cuyos contratos se retrasan respecto a otros años.

Máquinas excavadoras y operarios. Se trata de la imagen que ofrecen numerosas playas andaluzas estos días. La temporada alta está a punto de comenzar en el litoral, lo que requiere una apuesta a punto que en 2018 viene condicionada por los efectos que los fuertes temporales han dejado en la costa. Paseos marítimos invadidos por el agua, pasarelas destrozadas y chiringuitos por los aires. Éstas fueron las estampas que nos dejaron marzo y abril en Cádiz y Huelva, a cuyas playas acuden la mayoría de los sevillanos cuando el termómetro se sitúa por encima de los 30 grados. Tal fue la situación de catástrofe a la que se llegó que el 5 de marzo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y la presidenta andaluza, Susana Díaz, recorrieron juntos la playa de La Antilla (en la localidad onubense de Lepe) para comprobar las consecuencias del temporal Emma y comprometerse a poner en marcha una serie de medidas conjuntas que permitieran la recuperación de las zonas afectadas a la mayor brevedad posible.

Una promesa que sólo se ha cumplido parcialmente. Casi tres meses después de aquella visita bastantes playas han recuperado sus accesos (en algunas se colocan estos días) y los chiringuitos también se han recompuesto (tras perder las ganancias de Semana Santa). Pero aún falta el principal elemento -junto al agua- que las valida: la arena. El fuerte oleaje se la llevó o la dejó reducida a la mínima extensión. Una carencia que se constata cada vez que se alcanza la pleamar. En tales circunstancias, no hay superficie para acoger a tantos veraneantes, pues la playa llega a desaparecer o se queda en una estrecha banda. De esta situación dan fe los empresarios costeros de Cádiz y los de Huelva.

Ambos destacan los esfuerzos que se han hecho desde el sector privado para que todo esté a punto cuando lleguen los veraneantes, pero falta el "empeño público". Así lo explica Norberto del Castillo, presidente de Faeplayas, la federación que defiende los intereses de las empresas del litoral andaluz: "Nosotros hemos hecho nuestro trabajo, pero las administraciones van a su ritmo". Del Castillo alerta de la situación que puede suscitarse en poco tiempo. "Hasta ahora ha hecho frío, pero corremos el riesgo, si no se alcanza un acuerdo, de que llegue el buen tiempo y las playas no estén preparadas", advierte el representante empresarial, quien recuerda que "el drenaje es un trabajo de varios días" y está condicionado por los vientos: "Si en Cádiz sopla un levante fuerte, se lleva toda la arena vertida". Los efectos no son sólo económicos y puntuales, sino de imagen y a largo plazo. "Las familias que vienen siempre a estas playas, como las que proceden del interior de Andalucía, pueden comprender la situación coyuntural en la que nos encontramos este año, pero el turista ocasional, el que ha elegido de forma experimental veranear este año aquí, se puede llevar una imagen muy negativa y decidir no volver más. Es nuestro futuro el que está en juego", subraya.

Algo más optimistas se muestran los empresarios gaditanos. Su presidente, José Antonio Medina, reconoce que en este litoral hay playas que han perdido un metro de arena. Una carencia que "limita" el uso por parte de los turistas. No obstante, defiende el trabajo realizado por los empresarios, los ayuntamientos y el Gobierno "para que todo esté a punto". "La mayoría de las playas de Cádiz se encuentran en buen estado. En muchas de ellas la arena se ha ido reponiendo de forma natural, la han ido aportando las mareas, aunque aún falta por alcanzar el nivel de años anteriores", detalla Medina, quien destaca que ya se han colocado los accesos que destrozaron los temporales y la mayoría de los chiringuitos se han recompuesto. En estos negocios los daños materiales superaron los dos millones de euros. A ello se añadió la imposibilidad de abrirlos para la temprana Semana Santa. "Todo lo hemos hecho con nuestros recursos, sin subvenciones, pues las ayudas estatales van dirigidas a los accesos e instalaciones comunes", defiende este empresario. Medina mantiene la esperanza de que antes de que llegue el verano las playas cuenten con arena suficiente. "Ya han comenzado las obras en Cádiz capital y la próxima semana continuarán en otros municipios cercanos", apostilla.

La Demarcación de Costas, departamento dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, concedió en primavera una ayuda de 20 millones de euros para regenerar las 67 playas gaditanas afectadas por el temporal. Para la costa onubense se fijaron diez millones. Cantidades que se concretan, a través de carteles informativos, en los municipios donde se trabaja estos días.

Todas estas ayudas pueden quedar en dique seco si no se solventa el principal problema con el que se encuentran los alcaldes de los municipios afectados: la falta de arena. En Cádiz son necesarios 405.000 metros cúbicos. En Huelva, más de 900.000. En las playas situadas en la zona oriental (Matalascañas y Mazagón) se requieren 370.000 metros cúbicos, mientras que para las de la costa occidental (El Portil, La Antilla e Isla Antilla) hacen falta 560.000. Cantidades muy elevadas que, además, incluyen una importante condición: han de ser gran calidad. Ambos factores son los que dificultan la búsqueda de los puntos de extracción, situación que ha provocado las últimas semanas el cruce de acusaciones entre el Gobierno y la Junta, lo que ha hecho trizas la imagen de concordia entre ambas administraciones días después de los temporales.

El Gobierno -única autoridad competente en la costa- pidió a la Junta que otorgara el permiso para extraer arena de cinco puntos. Tras un mes y medio de espera para recibir la contestación, la Administración autonómica se ha negado al dragado en la Flecha del Rompido y el Placer de San Jacinto (en la desembocadura del Guadalquivir), los dos puntos donde se habría conseguido mayor cantidad y calidad de arena. El primero ha sido rechazado por la Consejería de Medio Ambiente, al encontrarse dentro del espacio protegido Red Natural 200. El Ejecutivo andaluz se ha opuesto al segundo a raíz de un informe del Instituto Español de Oceonografía (IEO), que alerta de que la extracción repercutiría negativamente sobre especies "estratégicas" de la zona, como la chirla, el langostino y la acedía. En este último punto la delegación del Gobierno en Andalucía, que dirige Antonio Sanz, ha defendido que sólo se sacaría un 0,16% de arena.

Cuando el miércoles pasado la Junta presumía de haber alcanzado un acuerdo con el Gobierno para la aportación de arena en las playas onubenses, la subdelegada provincial de Huelva, Asunción Grávalos, echó por tierra cualquier atisbo de concordia. La cantidad sigue siendo insuficiente, especialmente para las playas de La Antilla, Mazagón y Matalascañas. El dragado de la desembocadura del río Piedras sólo permite la regeneración en El Portil, donde las obras comenzarán la próxima semana. También lo harán en Isla Canela, en la que se procederá a una redistribución de 20.000 metros cúbicos mediante transporte terrestre. Sanz asegura que en el resto de playas se actuará con los puntos de extracción permitidos, aunque reconoce que no aportarán la cantidad ni la calidad deseada. "No obstante, lo haremos de la mejor forma posible y con la mayor agilidad". El verano se echa encima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios