Sevilla

Un policía denuncia a un jefe por llamarle "chorizo"

  • El juzgado de Instrucción 13 investiga la denuncia, presentada después de que el inspector jefe negara la entrada al agente en la comisaría del distrito Macarena 

La puerta de la comisaría del distrito Macarena La puerta de la comisaría del distrito Macarena

La puerta de la comisaría del distrito Macarena / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 2

Un policía nacional ha denunciado a un inspector jefe que lo llamó "chorizo", "ratero" y "sinvergüenza", entre otros insultos. El juzgado de Instrucción número 13 se ha hecho cargo de la investigación del caso por un presunto acoso, después de que el agente tuviera que ser asistido por un cuadro de ansiedad y presentara un parte médico.

El agente denunciante está destinado en la comisaría del distrito Macarena, donde durante un tiempo formó parte del Grupo 3, uno de los más activos y con mejores resultados de Sevilla. El policía ha prestado declaración ante la unidad de Asuntos Internos (que en Sevilla recibe el nombre de UCOT, acrónimo de Unidad de Coordinación Operativa Territorial), donde relata una serie de incidentes con el inspector jefe que se vienen sucediendo desde hace seis años.

El último y más reciente episodio fue el que llevó al policía a denunciar a este inspector jefe. Ocurrió el 20 de octubre, cuando el mando le prohibió la entrada en la comisaría. El policía iba ese día con sus hijos y unos amigos para que los niños pudieran ver los coches de la Policía, como ya había acordado el día anterior con una agente de la unidad de Participación Ciudadana, que incluso le había dejado una serie de pegatinas para los pequeños.

Al llegar a la comisaría, el agente se encontró con una compañera y un subinspector que le indicaron que el inspector jefe, que estaba en ese momento de vacaciones, le había ordenado que no entrara en la sede policial. Como no podía impedir que un funcionario de policía accediera a una comisaría, el inspector jefe ordenó que los niños no entraran. 

Así se hizo, pese a la intensa lluvia que caía ese día. El policía entró en la comisaría para acceder a las taquillas y recoger algunas pertenencias suyas, y lo hizo acompañado en todo momento por otro agente. Como consecuencia de ello sufrió un cuadro de ansiedad y se dirigió a un centro médico, donde le expidieron el correspondiente parte facultativo.

Este incidente venía precedido de muchos otros. El anterior ocurrió el día 27 de septiembre en la Audiencia de Sevilla, donde el policía denunciante asistía a un juicio al que también acudió el inspector jefe. En un receso, el inspector jefe comenzó a reírse mientras lo miraba y le llamó "chorizo", con varios agentes más como testigos.

Previamente, el policía estuvo 22 meses de baja laboral por una lesión en una mano y después volvió a causar baja por estrés postraumático. Cuando iba a presentar los partes a la comisaría, asegura que el inspector jefe lo volvió a insultar. Lo volvió a llamar "chorizo" y "ratero" y le dijo que le daba igual lo que dijeran los jueces porque para él "siempre sería un chorizo", en referencia a un juicio que tuvo por el que fue absuelto. Además, le llamó "tonto" y "gilipollas".

A todo ello se le une la denegación de un destino con el que pudiera estar con sus hijos. La respuesta que obtuvo cuando pidió un puesto que le permitiera conciliar el trabajo con la familia fue que "lo que tenía que hacer era irse de la comisaría". Cuando el policía le dijo que lo iba a denunciar, el inspector jefe presumió de tener "amistades" dentro de la UCOT y en los juzgados, "y la cabeza siempre se corta por la parte más débil".

En el año 2016 recibió insultos por parte del inspector jefe, algunos de ellos en presencia del jefe de la comisaría. Por esas fechas, llegó a dirigirse a él con algunas frases soeces del tipo "¿Cómo te funciona el salami con tu mujer?". Otra vez, en presencia de 20 personas, le preguntó a él y a otro compañero que si eran "tontos, subnormales o si se creían jueces o dioses". En varias ocasiones le ha asegurado que le iba a hacer "la vida imposible".

El policía también denuncia que fue apartado del Grupo 3, que fue castigado con seis meses en la puerta de la comisaría en el servicio de seguridad y que tuvo que sufrir varias situaciones humillantes en el despacho del inspector jefe. 

Este mando es el mismo que fue denunciado por los policías que fueron suspendidos de empleo y sueldo durante casi tres años por un registro de tabaco en la Ronda de Pío XII, que siguen a la espera de que se resuelva el caso judicialmente tras el giro que dio el proceso con la obtención de nuevas imágenes de las cámaras de seguridad, en las que aparecía una mujer desconocida guardándose billetes en el pecho.

En la comisaría del distrito Macarena también fue suspendido de empleo y sueldo un agente que se lesionó en acto de servicio y no estaba apto para reincorporarse. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) anuló aquella sanción en una sentencia en la que los jueces mostraban su "perplejidad" por la manera de trabajar de la unidad de Asuntos Internos y destacaban la "debilidad de la prueba de cargo".

¿Te interesaría recibir en tu correo las claves del día? Suscríbete a nuestra 'newsletter' y empezarás a recibirla cada mañana a primera hora

* indicates required

Privacidad *

Al suscribirme a la Newsletter confirmo que he leído la Política de Privacidad y la Política de Cookies y doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos personales con fines informativos y comerciales

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios