Procesión del Corpus de Sevilla 2019 Un cortejo más extenso, menos fieles en la calle

  • Unas 4.000 personas forman en una procesión del Corpus con un descenso de público pese a la fresca mañana.

La custodia de la procesión del Corpus por la Avenida. La custodia de la procesión del Corpus por la Avenida.

La custodia de la procesión del Corpus por la Avenida. / Juan Carlos Vázquez

Una fresca y muy agradable mañana. La procesión del Corpus se ha desarrollado dentro de los cánones habituales de los últimos años. Poco o nada cambia en esta cita anual en la que la ciudad adora a Jesús Sacramentado por sus calles. Las representaciones de las hermandades, como han advertido algunos de los organizadores del cortejo, y como se ha comprobado en directo, han sido muy numerosas. Los cofrades se vuelcan cada año. Han sido en torno a 4.000 los que se han dado cita para acompañar al Santísimo. La gran partipación de cofrades, tediosa para muchos, explica que sean menos las personas que contemplan la procesión en las calles. Eso y que la fecha, a pesar de que no hizo calor, animaba a las familias a realizar la primera escapada a la playas.

La mañana del Corpus ha amanecido cubierta de algunas nubes y con una temperatura fresca que se mantuvo hasta pasado el mediodía. A las 08:15 comenzaba a salir el largo cortejo por la Puerta de San Miguel. La procesión del Corpus es muy particular. Con una velocidad contenida en su comienzo, mientras se celebra la misa en el Altar del Jubileo; y con mayor rapidez en su tramo final, una vez que la portentosa custodia de Arfe abandona la Catedral.

San Fernando por la Avenida en la procesión del Corpus de Sevilla 2019 / JUAN CARLOS VÁZQUEZ

El cortejo ha tardado en pasar por la Plaza de San Francisco alrededor de dos horas y cuarenta minutos. A las 8:40 pasaban los carráncanos ante el altar presidido por la Virgen de la Hiniesta Gloriosa y a las 11:23 ha desfilado la compañía del Ejército entre vítores y aplausos del público. A primera hora de la mañana eran pocos los fieles que contemplaban la procesión. Muchas de las sillas estaban aún vacías. Algunos turistas aprovecharon esta circunstancia para tomar asiento, siendo requeridos rápidamente por el personal del Consejo de Cofradías para que le enseñaran los tiques. Los guiris, con sus cafés en vasos de cartón, se levantan y pasan a situarse detrás de la valla.

Participantes en la procesión de Corpus de Sevilla Participantes en la procesión de Corpus de Sevilla

Participantes en la procesión de Corpus de Sevilla / Juan Carlos Vázquez

La coral entona Cantemos al Amor de los Amores. El público todavía está muy frío. Nadie canta. Sí lo hacen al paso de la custodia en el Salvador se entona el Ave María de Encarnación Coronada. A esa hora ya hay muchas más personas contemplando la procesión. La mayoría de ellas han salido en las representaciones y, tras el oportuno desayuno, se han situado a lo largo del recorrido.

A pesar de se ha percibido una menor cantidad de personas, la procesión del Corpus se mueve todos los años en unas cifras muy parecidas. Donde no hay duda es en la víspera. Miles de personas abarrotaron las calles del centro en la noche del miércoles para ver los altares y disfrutar de todas las actividades puestas en marcha por el Ayuntamiento. A Juan Carlos Cabrera y su equipo hay que agradecerle que la festividad no haya perdido su esencia religiosa y su idiosincrasia.

Los niños carráncanos salen de la Catedral en la procesión del Corpus. Los niños carráncanos salen de la Catedral en la procesión del Corpus.

Los niños carráncanos salen de la Catedral en la procesión del Corpus. / Juan Carlos Vázquez

Muchos han vuelto a advertir del excesivo cortejo que da forma a la procesión. Es algo que hasta el propio arzobispo, que por estar convaleciente se retiró tras la misa, ha señalado en alguna que otra ocasión. Desde el Cabildo la respuesta es siempre la misma. Si se trata de acompañar a Jesús Sacramentado, cuantos más fieles haya, mejor. Tampoco hay que olvidar que fueron las hermandades las que salvaron el Corpus en los momentos de claro declive. Ellas son las responsables de que los pasos luzcan primorosos cada año. Los exornos florales son exquisitos. Por ese lado poco se puede mejorar. Sí deberían poner más empeño en cuidar la compostura de sus hermanos. Las tertulias, los saludos forzados y los aspavientos están fuera de lugar. Como siempre, la Macarena, la Esperanza de Triana, el Gran Poder o San Bernardo, han sido algunas de las representaciones más numerosas.

Uno de los pasos de la procesión del Corpus por la Avenida. Uno de los pasos de la procesión del Corpus por la Avenida.

Uno de los pasos de la procesión del Corpus por la Avenida. / Juan Carlos Vázquez

A las 10:20 el paso de Santa Ángela ya se encontraba de nuevo en la Catedral. Los Seises bailaban ante el Santísimo. San Fernando llegaba a la Plaza de San Francisco. Todavía restaban por salir el Niño Jesús de Sagrario, la custodia chica y la custodia de Arfe. El guión se cumple a la perfección. Un año más. A mediodía el público abarrotaba todo el recorrido. La custodia entraba por la Puerta de los Palos a las 12:30 poniendo punto y final a una lucida y extensa procesión.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios