Miguel a. losada. CATEDRÁTICO Y COORDINADOR DEL ESTUDIO DEL ESTUARIO DEL GUADALQUIVIR

"El proyecto del dragado está vivo mientras no se cierre administrativamente"

  • El científico avisa de que aún no se ha anulado el proyecto actual pese a ser un "desastre" por carecer de las exigencias técnicas y económicas

Miguel A. Losada, en la Universidad de Granada. Miguel A. Losada, en la Universidad de Granada.

Miguel A. Losada, en la Universidad de Granada. / alex cámara

Comentarios 6

Miguel Ángel Losada, catedrático de la Universidad de Granada y uno de los científicos que coordinaron el mayor estudio que se ha hecho hasta ahora del estuario del Guadalquivir (de 2010), ha valorado para este periódico la suspensión del proyecto del dragado del río anunciada hace días por el Puerto de Sevilla y avisa de que para hacer bien las cosas hay que cerrar para siempre el proyecto actual administrativamente y empezar de cero con uno nuevo que incorpore todas las exigencias técnicas, económicas y medioambientales que marca la legislación. Su colega Javier Ruiz, del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía-CSIC, que también coordinó el estudio del estuario, suscribe por completo esta valoración.

Respecto a la suspensión, Losada advierte que el anuncio del presidente del Puerto de Sevilla implica únicamente que el proyecto se suspende para el año 2018 de su plan de empresa. "El proyecto del dragado de profundización está vivo ya que la suspensión es temporal, pero esta decisión no impide que en la reunión del año próximo reprogramen el proyecto para el año 2019", recalca, y añade que . "otra cosa son las interpretaciones, las declaraciones por escrito ante la Unesco, el Senado, o simplemente en rueda de prensa".

Losada explica cómo se debería zanjar el proyecto actual para empezar uno nuevo. "Para que el proyecto deje administrativamente de existir, debe haber un acto administrativo que cierre el proyecto, bien a consecuencia de un acuerdo del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Sevilla, bien con un resultado equivalente pero no igual, por una orden ministerial del Ministerio de Agricultura anulando definitivamente la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto. Con cualquiera de los dos actos administrativos el resultado es el mismo: para continuar con la iniciativa, el Puerto de Sevilla deberá revisar el proyecto en su totalidad con una nueva redacción, y someterse a una nueva evaluación ambiental".

"La suspensión anunciada es temporal, pero esto no impide que reprogramen el proyecto para 2019"

Y advierte que el proyecto actual "técnicamente es un desastre y económicamente no está explicado seriamente" porque no se adecua a las exigencias de Puertos del Estado para todas las obras. "Además de enfrentarse al problema ambiental, el nuevo proyecto deberá adecuarse a las Recomendaciones de Obras Marítimas (Programa ROM) y al Método de Evaluación de las Inversiones Portuarias (Meipor), incorporando los análisis financieros y económicos y estimando el nivel de riesgo del proyecto de inversión. Si elPuerto de Sevilla ha fracasado en los aspectos ambientales del proyecto, también lo ha hecho en los aspectos técnicos, financieros y económicos del mismo; pero ya no podrá seguir haciéndolo", señala.

Losada explica que el proyecto actual no incluyó esas exigencias que suponían analizar las consecuencias del dragado y cómo solventarlas, y los costes reales de la obra a lo largo de su vida útil, es decir, incluyendo el mantenimiento y conservación anual, entre otros aspectos. En definitiva, unas exigencias para "que el proyecto sea solvente y generador de riqueza".

El catedrático lamenta lo mal que ha abordado el Puerto este proyecto. "No cabe duda que, ante este panorama, hubiese sido un ejercicio saludable para todos, especialmente de cara a la sociedad, que la Autoridad Portuaria hubiera renunciado al proyecto y proclamase que iniciaba una nueva etapa de transparencia y de rigor profesional en esta iniciativa. A mi juicio ésta hubiera sido la mejor manera de recuperar la credibilidad dilapidada en estos más de tres lustros de mala gestión del proyecto de profundización".

Respecto a si cree que ahora se van a cumplir las recomendaciones de los científicos, Losada es pesimista y crtitica también a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. "No, no parece que las vaya a cumplir. La información disponible evidencia, una vez más, el estilo poco transparente, impreciso, confuso y, en otros, inexacto, tradicional en las ruedas de prensa, declaraciones e informaciones del Puerto de Sevilla en relación con el dragado de profundización. Lo digo con tristeza y preocupación, porque este estilo es el mismo que sigue utilizando la otra compañera de viaje en este tema, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir".

El experto concluye que el estudio que elaboraron, apoyado en tres años de medidas con más de 100 instrumentos, "es una base de partida y un soporte científico y técnico para acometer la gestión integral del estuario. La pregunta del millón, ¿qué estuario queremos y qué actividades son compatibles con sus procesos y su evolución? A la Unesco se le ha dado una respuesta en relación a Doñana. Atengamonos a ella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios