paro y afiliación El rebote laboral pasa de largo por Sevilla: 2.000 parados más en agosto

Bar abierto en Sevilla durante la pandemia Bar abierto en Sevilla durante la pandemia

Bar abierto en Sevilla durante la pandemia / Antonio Pizarro

Sevilla vivió un agosto muy atípico en lo laboral, caracterizado por una cierta ralentización del rebote que se viene observando desde el pasado mes de mayo.

Así, suma solo 315 nuevos afiliados a la Seguridad Social, hasta 717.972, muy lejos de los 3.151 nuevos cotizantes de julio y aún más de los 6.146 de junio y los 9.173 de mayo. Eso se debe no sólo a que la desescalada laboral es ahora más lenta, sino también a la propia naturaleza de un mes con relativamente poca actividad en la provincia. Con todo, estamos ante el mejor agosto de la serie histórica (siempre baja la afiliación, y además lo hace en miles de personas), por el mencionado efecto rebote.

En el cómputo anual, es decir, desde agosto de 2019, el descenso de la afiliación es de 13.945 personas, menor que los 21.271 de junio y los 27.651 de julio.

Los datos son peores si hablamos de paro, es decir, del número de personas apuntadas en el SAE. Son 226.253, 2.018 más que en julio. Es una mala evolución, porque la subida es similar a la del año pasado (y no debería ser así en un contexto de cierta recuperación) y porque contrasta con la caída de 4.211 personas que se registró en el mes de julio. El hecho de que la afiliación se comporte mejor puede deberse a varios factores, entre ellos que mucha gente que estaba 'inactiva' vuelve a apuntarse al paro ante las mayores perspectivas laborales y el mercado laboral no es capaz de absorber ese aumento.

En el cómputo anual, desde agosto de 2019, hay 40.340 parados más en Sevilla, una cifra muy similar a la que se registraba en el mes de julio.

Hostelería y construcción destruyen empleo

Uno de los datos más llamativos es que, dentro de un contexto de teórica recuperación tras el batacazo de marzo y abril, los dos sectores que más se hundieron, y que, por tanto, más deben rebotar, destruyen empleo. Así, la hostelería pierde 479 afiliados respecto a julio y el comercio 156. Son cifras poco relevantes en lo numérico pero muy significativas en lo simbólico. Entre el resto de sectores relevantes (y excluyendo a los autónomos), ganan peso actividades administrativas y servicios auxiliares (964), la administración pública (636) y, sobre todo, sanidad y servicios sociales, actividad que lidera la creación de empleo con 2.207 afiliados nuevos. La construcción, por su parte, pierde 496 empleos y la educación 1.516, pese a las promesas de contratación de profesores para hacer frente a la vuelta a las aulas. Eso sí, hay 604 personas más cotizando en este sector que en agosto del año pasado.

Sigue sorprendiendo, por otro lado, que a pesar de la pérdida coyuntural de autónomos en agosto, 146 en concreto, en el cómputo anual haya 2.459 más, lo que indica que la prestación por cese de actividad ha surtido efecto.

Otro dato llamativo es que, tras bajar en 405 afiliados en agosto, el régimen agrario afronte la campaña de la aceituna en su mínimo histórico de afiliados: 79.113. Hace diez años superaban los 100.000 con facilidad.

Afectados por un ERTE

En lo que respecta a los trabajadores afectados por ERTE, que no cuentan como parados y sí como afiliados, siguen bajando, pero a mucho menor ritmo que en meses pasados. El mes pasado, 7.079 personas abandonaron esta situación, con lo que ya son solo 27.424 las personas que se encuentran en esta situación en la provincia. La reducción es bastante menor que la de julio (19.884) y la de junio (33.058)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios