novedades en el acceso de coches al centro y a triana

La restricción al tráfico llegará a Castilla, San Jorge y Procurador

  • El Plan Respira contará con un proceso de exposición pública y participación en septiembre

  • Uno de los objetivos del sistema de control de vehículos es reducir la carga y descarga

Numerosos vehículos acceden al casco histórico por la calle Reyes Católicos. Numerosos vehículos acceden al casco histórico por la calle Reyes Católicos.

Numerosos vehículos acceden al casco histórico por la calle Reyes Católicos. / José Ángel García

El Ayuntamiento ha iniciado el procedimiento para declarar áreas de tráfico restringido el distrito Casco Antiguo y la zona histórica del barrio de Triana, con la novedad de que el límite en el que no podrán entrar los vehículos se extiende a las calles Castilla, San Jorge y Procuradores. Este primer paso va de la mano de un proceso de exposición pública y participación que se iniciará en septiembre y tendrá una duración de un mes. La intención de los técnicos es que se encuentren plenamente en funcionamiento antes de 2022.

El Plan Respira será distinto al Plan Centro. Los técnicos de la Delegación de Movilidad han finalizado un proyecto que pretende reducir el número de vehículos no residenciales que acceden a diario en estas dos zonas de la ciudad. Uno de los aspectos más llamativos será que no estará sujeto a un tiempo de permanencia, sino a la motivación con la que se entra en el centro utilizando la última tecnología. El gobierno socialista lanzó un mensaje de tranquilidad a los residentes y trabajadores, garantizando un proceso de información y acreditación de pases con los que los usuarios podrán entrar en sus casas y puestos de trabajo.

Este plan tiene como principales objetivos proteger el casco antiguo y Triana, marcados por la estrechez de sus calles, las dificultades de convivencia entre peatones, ciclistas y el vehículo privado, su valor patrimonial y la saturación provocada por el tráfico de mercancías. Por este motivo, se plantea un sistema dinámico que reduzca la presión del vehículo privado evitando que se usen estas áreas como zonas de paso de coches desviando esta circulación a vías con más capacidad, que evite los recorridos en busca de aparcamientos en superficie, que controle la carga y descarga y que dé prioridad a los residentes y a los servicios públicos.

Los técnicos descartan que los coches tengan un tiempo de permanencia

La propuesta de área restringida del conjunto histórico de Triana estará conformada por la zona comprendida entre el Altozano, Betis, Plaza de Cuba, Génova, Pagés del Corro (que es el límite de la zona restringida sin entrar dentro), Procurador, Castilla y San Jorge. Se trata por tanto de una zona con calles estrechas, problemas de accesibilidad, un enorme valor patrimonial y un volumen de carga y descarga importante. El objetivo es establecer un sistema que reduzca especialmente en este caso la circulación por esta zona para atravesar el barrio o para buscar aparcamiento en superficie y que permita una regulación adecuada del transporte de mercancías.

En el caso del casco antiguo de la ciudad el área está conformada por el Paseo de las Delicias, Paseo de Colón, Reyes Católicos, Marqués de Paradas, San Laureano, Torneo, Resolana, Parlamento Andaluz, Muñoz León, Ronda de Capuchinos, María Auxiliadora, Recaredo, Menéndez y Pelayo, Avenida del Cid, Palos de la Frontera y Avenida de Roma. Se trata de una zona ya declarada como área 30 con un valor histórico y patrimonial en la que abundan las calles estrechas o con plataforma única con dificultades para la movilidad peatonal y ciclista, con plazas limitadas de aparcamiento en superficie y con graves problemas provocados por la saturación de la carga y descarga.

En ambos casos, el modelo recoge un sistema flexible de tráfico restringido que garantice en cualquier caso el acceso de residentes y personas autorizadas por ellos, la llegada a los hoteles, el acceso para los centros educativos, la carga y descarga en horarios y condiciones limitadas, los suministros y servicios profesionales, los accesos puntuales de vehículos particulares justificados, el transporte público y el uso de los aparcamientos públicos. En cualquier caso, durante el proceso de participación se podrán establecer supuestos y medidas que se podrán incorporar adecuando el sistema de control de accesos que se tramitará con un modelo abierto.

Otra novedad importante será la creación de dos plataformas logísticas que estarán situadas en los entornos de Plaza de Armas y los Jardines de Murillo para organizar las entregas a los negocios. Todo este complejo sistema estará gestionado por una empresa privada que saldrá de una licitación. Antes quedará definida las rutas y los horarios que podrán usar los repartidores que utilizan la carga y descarga, además de mantener las sanciones a las empresas que no cumplan con la normativa.

La intención es que los controles de acceso funcionen antes de 2022

Un cambio de modelo que supondrá toda una revolución respecto al actual sistema de reparto de mercancías en Sevilla. La idea es restringir la actividad de carga y descarga en el centro en cuanto a horario y zonas que ocupa a través de la instalación de estos dos puntos de base desde donde se haga la distribución por toda la zona del casco antiguo a través de pequeños vehículos que serán eléctricos, por lo que esas bases deberán contar también con puntos de recarga eléctrica.

De este modo, este nuevo modelo se basa en microplataformas logísticas con puntos de recarga eléctrica, que también se pretende ampliar a otras zonas de la ciudad y que desde hace tiempo se están poniendo en marcha en las principales capitales europeas y permiten hacer frente a la falta de aparcamientos en estos puntos. El Ayuntamiento ha identificado lo que necesitan los establecimientos: grandes superficies y grandes establecimientos de alimentación, pequeño comercio (de alimentación y de otro tipo), los bares y restaurantes, el sector de la paquetería y comercio por internet, y la disponibilidad de calles y aparcamientos en función de la jerarquía de las vías.

“Con este Plan Respira queremos garantizar la accesibilidad universal y la protección del peatón, priorizar al residente, promover el uso de la bicicleta, proteger la salud, ordenar la carga y descarga, y garantizar la fluidez del tráfico evitando puntos que por su estrechez tienden a provocar puntos de atascos”, explicó el delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera.

Descarga de mercancías en el Altozano, en el casco histórico de Triana. Descarga de mercancías en el Altozano, en el casco histórico de Triana.

Descarga de mercancías en el Altozano, en el casco histórico de Triana. / Belén Vargas (Sevilla)

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios