Obras

La reurbanización de la calle Mateos Gago de Sevilla estará acabada en febrero

  • Los trabajos se encuentran al 95% de ejecución a falta de "remates y algunos suministros"

  • La plataforma única contará con señalización táctil para separar la calzada de los acerados

Aspecto que ofrece la calle Mateos Gago a un mes de que concluya la reurbanización. Aspecto que ofrece la calle Mateos Gago a un mes de que concluya la reurbanización.

Aspecto que ofrece la calle Mateos Gago a un mes de que concluya la reurbanización. / José Ángel García

La reurbanización de la calle Mateos Gago, una de las vías más emblemáticas de Sevilla, acabará en febrero. El aspecto que presentará tras las obras que se acometen desde mayo podrá contemplarse dentro de un mes, según ha asegurado este lunes el alcalde la capital andaluza, Juan Espadas, en una visita que ha realizado para comprobar el estado de los trabajos junto a los concejales Juan Carlos Cabrera (delegado del Distrito Casco Antiguo) y Antonio Muñoz (delegado de Hábitat Urbano).

En su recorrido, Espadas ha estado acompañado por el delegado territorial de la ONCE en Andalucía, Cristóbal Martínez, con quien ha comprobado las diversas medidas establecidas en esta calle para garantizar la movilidad de las personas que padecen algún tipo de discapacidad visual. 

La reurbanización, en palabras de Espadas, se encuentra ya al 95% de ejecución. Actualmente sólo quedan "remates y renovar algunos suministros". A partir de febrero, por tanto, los sevillanos podrán disfrutar de una calle que ofrece una de las mejores vistas de la ciudad: la Catedral y la Giralda. De hecho, los empleados que este lunes se encontraban trabajando en la zona lo hacían en la Plaza Virgen de los Reyes, cuyo centro se encuentra rodeado por un cajón de obras. 

Quienes paseen por allí estos días podrán hacerse una idea del nuevo aspecto que ofrecerá Mateos Gago. El tramo comprendido desde la plaza al colegio San Isidoro está prácticamente acabado. En él se constata el estrechamiento de la calzada, donde se ha usado un adoquín distinto al de Gerena para cumplir con los requisitos de la accesibilidad universal. El adoquín de Gerena que antes se encontraba aquí será usado en la calle Becas.

"Para el disfrute del peatón"

Los metros que se le ha ganado al acerado servirán, según Espadas, "para el disfrute del peatón, al que quedará subordinada cualquier otra actividad". Con estas palabras el regidor sevillano se refiere a la instalación de veladores de los bares de la zona (una de las calles con mayor concentración de negocios hosteleros por su cercanía con el enclave monumental), que tendrán un espacio limitado por losetas rosas, dentro de la hilera que conforman los característicos naranjos de esta calle. De esta manera, los acerados contarán con dos superficies peatonales, una más ancha junta a la calzada y otras más estrecha junto a las casas. En el centro estarán las mesas y sillas de los bares. 

Distintos usos que se habilitarán sobre una plataforma única, una de las características principales de esta reurbanización, que puede considerarse una de las obras más emblemáticas de la Alcaldía de Espadas. Así, acerados y calzada irán al mismo nivel para permitir la accesibilidad de las personas con movilidad reducida. La plataforma única también se instalará en calles adyacentes, algo que en principio no estaba previsto pero que, según Belén Valdivieso (arquitecto de la Gerencia Municipal de Urbanismo), se optó por incluir para ofrecer una visión de conjunto de la zona

Juan Espadas durante su visita a las obras en Mateos Gago. Juan Espadas durante su visita a las obras en Mateos Gago.

Juan Espadas durante su visita a las obras en Mateos Gago. / José Ángel García

Para que la superficie única no suponga un peligro para los peatones con visibilidad reducida, la calzada y los acerados estarán limitados con anchas losetas de granito rosa y con botones (sobresalientes redondos), una señalización táctil que alerta a este colectivo de que se aproxima a una zona por donde circulan vehículos. En los cruces con las calles adyacentes la calzada estará cortada por el acerado, lo que obligará a los vehículos que quieran acceder a Mateos Gago a otorgarle la prioridad al peatón. 

La remodelación de esta céntrica calle estaba ya prevista en el anterior mandato, pero no comenzó a hacerse realidad hasta mayo de 2020, en plena primera ola de la pandemia del Covid. El proyecto ha sido posible después de que la Gerencia adjudicara los trabajos  por 1,1 millones de euros (lo que supuso una baja del 18,3% respecto del tipo de licitación). El acuerdo incluía, como novedad, el compromiso de aportar un técnico especialista en arboricultura que, en coordinación con el Servicio de Parques y Jardines, sea el responsable de coordinar, prevenir y valorar las afecciones que puedan ocasionarse sobre el arbolado.

Un nuevo modelo de pliego en la contratación

En esta adjudicación, el Ayuntamiento empleó por primera vez el nuevo modelo de pliegos de licitación en el que se primaron las mejoras técnicas ofertadas por las empresas que concurrían y no sólo la propuesta económica. Los ofrecimientos de la empresa contratista se concretaron en una mejora del plazo de garantía (24 meses adicionales), la dedicación al 100% de un responsable que informara a los vecinos; la mejora del suministro de los pavimentos de granito; y un técnico que evitara afecciones en el arbolado

Espadas ha destacado que las obras han contado con "la satisfacción de vecinos y comerciantes". Unos trabajos cuya incidencia en los bares de la zona apenas se ha notado debido a la pandemia que estalló en marzo y que ha restringido la actividad hostelera. De hecho, este lunes, durante dicha visita, casi todos los negocios de Mateos Gago permanecían cerrados. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios