Miguel Rus, presidente de la CES

"El sector industrial y logístico puede ser clave en 2013 si entran barcos grandes"

  • El empresario estrena cargo reclamando a los políticos que dejen a Sevilla sacar ventaja competitiva del río con el dragado. Su receta contra el paro: más pymes en sectores de futuro y liquidar la economía sumergida.

Miguel Rus Palacios (Sevilla, 1965) pertenece a una saga de empresarios con tradición. Su abuelo, Salvador Rus, fundó en 1962 la organización Gaesco, que él mismo preside desde 2007. Partidario del consenso, su instinto emprendedor y su formación han sido claves para la consolidación de sus empresas, integradas en Rusvel, uno de los grandes grupos constructores de Andalucía.

-El Plan estratégico de empresas 2012-2016 que anuncia para su mandato, ¿qué medidas plantea?

-El lunes fue la primera reunión de la CES para marcar las prioridades. Me he reunido con muchas asociaciones de empresarios y muchos municipios, sobre todo de la microempresa y de la pequeña empresa, que crean el 80% del empleo en Sevilla, suelen ser las más débiles y con menos recursos ante la crisis, con problemas económicos y de financiación. La mayor parte están en la provincia. El plan establece dónde están los pilares de la economía de la provincia y las necesidades más importantes de los empresarios. Por otro lado, el plan busca incentivar la actividad emprendedora entre jóvenes y parados. Llevamos pidiendo hace cuatro años que las licencias se den en 24-48 horas. La actividad empresarial es la principal mantenedora, con los impuestos de empresarios y empleados, de la Administración, los servicios y dotaciones que disfrutamos los ciudadanos. Tenemos que conseguir la dignificación del empresario como fuente de riqueza y empleo que es. Engrandecemos a ese 1% que hace las cosas mal y nos olvidamos del resto que lo hace bien.

-¿Qué pilares de futuro tiene la economía sevillana?

-El turismo, ahora más con la terminación del nuevo Palacio de Congresos (Fibes) a final de junio. El sector aeronáutico, otro pilar que los jóvenes deben tener en cuenta. Y el industrial y logístico siempre que se consiga que el Guadalquivir (Eurovía) sea una autopista para el empleo. No me gusta la palabra dragado. Prefiero hablar de garantizar la navegabilidad del río para barcos de gran calado (cree que bastaría con mantener la navegabilidad quitando los lodos que bajan del río, limpiando el cauce). Que Sevilla se convierta en uno de los puertos más importantes de Europa es una ventaja competitiva que no debemos desaprovechar. Es fundamental para nuestro futuro económico. El barco abarata costes de transporte y es menos contaminante.

-¿Intentará convencer la CES a los arroceros que se oponen?

-Hay veces que el interés general choca los intereses de unos pocos. Yo pido que se reflexione sobre qué superficie estaba cultivada por arroz hace 10 ó 15 años y cuánta se cultiva hoy en día. El cultivo del arroz ha crecido exponencialmente en estos últimos años. ¿Qué aporta ese sector realmente, frente al potencial increíble que puede generar la entrada de barcos más grandes con la nueva esclusa y la zona de actividades logísticas que el Puerto tiene urbanizada y preparada? En esta ciudad hoy en día el arroz puede ser un valor competitivo parcial dentro de la agricultura, pero el río puede ser uno de los pilares más fuertes y claves para que Sevilla sea un referente económico en el mundo durante los próximos años.

-El Puerto pide más voces de apoyo a su proyecto.

-Desgraciadamente, en Andalucía siempre tiene más fuerza la voz del sector más pequeño y reivindicativo, pero nosotros hemos estado apoyando desde hace muchos años este proyecto. La paralización ha venido más por algunas administraciones, alguna consejería específica, que lo ha convertido en un eje politico para un discurso fácil. Una consejería puede estar en contra, pero todas las demás seguro que están a favor por el crecimiento económico que puede generar ese río. Los políticos van a lo fácil: piensan que cuando hay un riesgo lo mejor es no hacer nada, y no se dan cuenta del daño que hacen con esa paralización y con no asumir la responsabilidad. La actividad industrial y logística se podría multiplicar en porcentajes inimaginables en esta ciudad histórica, turística y sede de administración pública.

-Usted culpa sin citarla a la consejería de Medio Ambiente, pero el Ministerio tampoco mueve ficha sobre el dragado sin el visto bueno de la Junta...

-Pedimos a los políticos, en estos momentos tan difíciles y complicados para tantas familias, que se dejen de discusiones banales y enfrentamientos, que asuman sus responsabilidades y que nos permitan a las ciudades aprovechar las ventajas competitivas que tenemos. Hay indicadores que nos dicen que esta situación de crisis puede cambiar y tenemos que llegar cuanto antes. Una de las expectativas claves de futuro para 2013 es el río. No se puede gobernar llevando la contraria al otro, eso es un daño irreparable a la sociedad y a la economía y así estamos en Sevilla.

-Con la Ciudad de la Justicia está pasando lo mismo...

-Ahora se unen los dos grandes partidos para apoyarla. No es de recibo que en la capital, donde hay más movimiento judicial y mayor colapso, sigamos sin ella mientras otras ciudades andaluzas la tienen. No me parece responsable nada más llegar y sin analizar la situación decir que no va a haber Ciudad de la Justicia en Sevilla (alude al nuevo consejero de Justicia Emilio de Llera). No hay que cerrar puertas a la iniciativa privada. Una justicia tardía y lenta no es justicia.

-¿Cómo se puede incentivar a los emprendedores?

-El viernes pasado presentamos el vídeo El valor de emprender con el Cabeza y el Culebra. Hay que lograr que los jóvenes tengan muy fácil iniciar una actividad empresarial. Llevamos cuatro años pidiendo que al empresario se le den todas las facilidades, y no trabas. Para eso están la Administración y la CES.

-¿Qué le hace falta al comercio, que está más centralizado en el centro que en barrios?

-Las necesidades se verán en la comisión de turismo y comercio. El comercio tiene que ir donde la demanda va. En el centro se han puesto una serie de ventajas de accesibilidad, de peatonalización, que han hecho atractiva la inversión y la actividad comercial. En segunda y tercera línea es mucho más difícil esa actividad comercial.

-¿Necesita cambios y mejor formación el empresariado?

-Hay líneas de trabajo abiertas con la Universidad y la Pablo de Olavide, pero siempre se puede mejorar. Enseñar a ser emprendedor debería ser obligatorio desde el colegio y en la universidad, con prácticas en las empresas. En Ingenieros Industriales tenemos una asignatura para emprender. Hay que sembrar la semilla del emprendedor y el valor de los empresarios entre todos.

-¿Se puede acabar con el paro?

-Se puede disminuir el paro de forma muy importante por tres caminos: fomentar los emprendedores, ayudar a la micro y pequeña empresa a centrarse en los sectores pilares de crecimiento para el futuro y luchando contra la economía sumergida cifrada en un 8% a un 12%. Si este empleo se regularizara disminuiría la tasa de paro y seríamos un territorio más atractivo para inversiones de cara al mundo. El fraude fiscal hace un daño irreparable a todos en nuestra solvencia, en nuestra credibilidad y en nuestro futuro. Que la Administración lo persiga. Existe en la construcción, en talleres de reparación de coches, en confección de modas en naves industriales, empresas de limpieza... El Gobierno central ha dado opciones para que se legalicen sin penalización. La CES va a luchar por que desaparezcan los que no se legalicen. Es una competencia desleal.

-¿Los cursos de formación que se vienen dando hace décadas sirven para mejorar la cualificación de los trabajadores?

-La formación de trabajadores es imprescindible. Cuanto más cerca esté de lo que necesita cada empresa será más productiva y ayudará a que esa empresa sea más competitiva. Cuanto más específica sea para cada sector empresarial más resultados tiene. La formación generalista no.

-¿Eso lo traslada la CES a las empresas?

-Uno de los objetivos que tengo en esta legislatura es solucionar las carencias de formación que tengan. La idea es llevarles la formación a su terreno en las sedes que las CES tiene en los municipios.

-¿El plan de pago a proveedores beneficiará finalmente a los bancos o a las empresas?

-El plan ha solucionado muchos problemas a pequeñas y medianas empresas con deudas importantes. Es una idea muy buena. Ojalá en lugar de los planes 5.000 y 8.000 estatales se hubieran hecho planes de proveedores. Estamos muy preocupados con el plan de las comunidades autónomas.

-¿La capital necesita aparcamientos en el centro para potenciar el comercio?

-El centro necesita de parkings. Sin duda, estamos con carencias importantes y hay que buscar soluciones. Ubicarlos en el centro donde se pueda y también en la periferia. Más que un plan de grandes aparcamientos, que sean muchos planes de pequeños aparcamientos, con impacto, capacidad, coste y riesgo menor y solucionan los problemas. Compatibilizarlos con estudios de tráfico adecuado para modificar las calles de entrada y salida.

-¿Y qué hacemos con el PGOU que impide hacerlos dentro del centro?

-El PGOU se hizo en un tiempo de crecimiento económico desmedido. Tenemos que ser flexibles, coherentes y echarle sentido común.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios