Calle Rioja

La semana escolar duró seis días

  • Los 16 centros educativos de Mairena del Aljarafe organizaron ayer maratón de actividades con el fin de recaudar fondos para la Azotea Azul del Hospital Virgen del Rocío

El centro Multiusos de Mairena acogió la Jornada de formación educativa. El centro Multiusos de Mairena acogió la Jornada de formación educativa.

El centro Multiusos de Mairena acogió la Jornada de formación educativa. / Daniel Zamora

DE las muchas iniciativas que se han puesto en marcha para que los niños del Hospital Virgen del Rocío cuenten con un espacio abierto, un sueño llamado La Azotea Azul, una de las más singulares se llevó a cabo ayer en Mairena del Aljarafe. En este municipio con casi cincuenta mil habitantes censados, las ampas (asociaciones de madres y padres de alumnos) de los 16 centros educativos de la localidad organizaron una serie de activididades para recaudar fondos con destinos a tan noble causa.

Esta semana escolar ha tenido seis jornadas en Mairena del Aljarafe. Todo surgió en un Consejo Escolar donde una madre, presidenta del Ampa de un colegio de Infantil y Primaria, propuso esta iniciativa. Todos se sumaron y el Ayuntamiento canalizó la propuesta a través de la delegación de Educación que tiene al frente a la edil Blanca de Pablos.

La consejera de Educación, Verónica Gayá, y el alcalde de la localidad, Antonio Conde, pasaron por el Centro Multiusos, antiguo Centro Hípico que se convirtió en un hervidero de actividades: talleres de ciencias, de pintura de caras, de papiroflexia, de zumba, de modelado de barro, de pastelería, cursillos de socorrismo y técnicas de reanimación por la Asociación de Rescate y Emergencias de Andalucía. Montaron un rockódromo, una pista americana y un futbolín humano.

En tiempos en los que la educación es causa de controversia entre los partidos políticos, motivo de discordia y separación, en este municipio 16 centros educativos con una población escolar que ronda los nueve mil alumnos limaron diferencias para arrimar el hombro en una dirección. “La idea fundamental es que la comunidad educativa la formamos todos”, dice Blanca de Pablos. “Es el modelo de ciudad compartida, que la hacemos entre todos”.

En esta iniciativa han participado como voluntarios padres, profesores y alumnos de todos los centros de Mairena del Aljarafe: tres concertados, uno privado, cuatro institutos y ocho colegios públicos de Infantil y Primaria. Todos a una, con una participación de un centenar de personas entre bastidores para que todo saliera a la perfección.

Las actividades se iniciaron a las once de la mañana y a las cinco de la tarde empezó el desmontaje. Se han recaudado casi siete mil euros que irán destinados a La Azotea Azul, que antes contó con un maratón de tatuajes, una paella vecinal, un taller de costura o la venta de 250.000 pulseras.

El medio, bien legítimo y solidario por la causa elegida, ha sido un fin en sí mismo porque ha demostrado la capacidad que la comunidad educativa, por encima de idearios y tendencias, tiene para aglutinar a la gente.La participación desbordó las expectativas. Ha sido una Feria educativa en una población que en los años de la crisis se quedó sin la Feria primaveral y el grupo que gobierna en minoría no ha podido recuperarla. La unión de los 16 centros escolares tiene más mérito en un Ayuntamiento muy atomizado en su distribución. Gobierna el PSOE con siete concejales en minoría, un tercio de toda la Corporación, que completan seis del PP, cuatro de Sí se Puede Mairena, tres de Ciudadanos y uno de Izquierda Unida.

La iniciativa ha sido como una experiencia piloto para futuros compromisos colectivos y demuestra la fuerza que la educación tiene para vertebrar una comunidad en toda su extensión. Durante toda la jornada funcionó una barra en la que atendían padres y profesores, dos agentes fundamentales de la educación que aparecen enfrentados en la falsa dialéctica del conflicto, pero que pueden llegar muy lejos cuando unen sus fuerzas.

El domingo en Mairena fue un recreo interactivo donde se produjo un trasvase de solidaridad de los alumnos de esta localidad hasta los niños enfermos del Virgen del Rocío que ya han visto cómo se coloca la primera piedra de La Azotea Azul. La propuesta de una madre en un Consejo Escolar prendió la mecha del compromiso y generó una cadena de actividades. Ciencias de la solidaridad y letras de la generosidad.Hoy todos volverán a clase con los deberes hechos. Ayer los alumnos de los 16 centros de Mairena del Aljarafe compartieron un patio común, antiguo Centro Hípico donde cabalgaron por las praderas del altruismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios