Lo que el tiempo se llevó · Casa Damas.

Un siglo como referente local de melómanos

  • Referente de la música en Sevilla como comercio y cenáculo para melómanos, este establecimiento de la calle Sierpes se desplomó en las Navidades de 2002 tras un siglo de esplendor. La catástrofe del derrumbe pudo ser una tragedia de haberse producido unas horas antes, sólo unas horas antes

Afortunadamente no era día ni hora comercial cuando se derrumbó Casa Damas, la tienda pionera en Sevilla dedicada a la música. Eran las siete de la mañana del domingo 22 de diciembre del año 2002 cuando el inmueble, ubicado en Sierpes 61, se vino abajo. Lo que hubiera sido una tragedia de incalculables dimensiones sólo de haber ocurrido doce horas antes se quedó en una catástrofe material por la que se acababa una historia de casi un siglo de vida.

Y es que fue en 1903 cuando Antonio Damas Monsalves, un músico que, entre otras obras, compuso la marcha procesional Esperanza de Triana, fundó Casa Damas. En el rótulo fundacional figura Damas Sucesor de Bergalí, y es que la tienda surgía en fusión con la que en el número 102 de Sierpes poseía Enrique Bergalí, el suegro de Antonio Damas. El músico Damas Monsalves fue, además, integrante de la primera plantilla de la puntera Orquesta Bética de Cámara de Sevilla como flauta.

El suegro de Antonio Damas, Enrique Alonso Bergalí, tenía un taller para la construcción de guitarras, por lo que el yerno siguió los pasos de su padre político acuñando la marca de guitarras Damas, de gran predicamento en la época. Antonio Damas compatibilizó el comercio musical con la fabricación de guitarras hasta el día de su muerte, ocurrida en el año de 1943. Como la viuda no se vio capacitada para llevar el peso del negocio, éste pasó a un sobrino de su esposo, Francisco Mellado Damas.

Hasta que sus hijos, Francisco y José María, no se hicieron mayores y tras cursar estudios en el colegio de los Hermanos Maristas, Francisco fue quien llevó el peso de un negocio cada día más floreciente, lo que se acentuaría con la aparición de los aparatos reproductores de música. Los magnetófonos y los tocadiscos, los pick-up célebres, se vendían como rosquillas y en un lugar donde predominaba la venta de música clásica se dio la circunstancia de que el disco más vendido en la historia de Casa Damas fue El pequeño tamborilero, canción de Raphael que apareció en las Navidades del año 1965 con enorme éxito.

Casa Damas era tienda en el bajo y vivienda de la familia Mellado-Damas Díaz en las otras dos plantas y era lugar de reunión de los melómanos locales. Como escribió Carlos Colón en este periódico a la muerte de Paco, "la historia de la música sevillana de los últimos dos siglos no sólo la han hecho los Eslava, el maestro Torres, Pantión, Font de Anta, Braña, Turina, Falla, Castillo o Romero, ni sólo la Orquesta Bética de Cámara, el maestro Navarro, la Bética Filarmónica, Luis Izquierdo, Ayarra, Otero, la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla o la Orquesta Barroca de Sevilla, sino también los animadores de la vida musical como mi querido y recordado maestro don Enrique Sánchez Pedrote desde la Cátedra Cristóbal de Morales y las críticas en Abc, Julio García Casas desde Juventudes Musicales y Luis Leandro y Emigdio Mariani enseñando música, los Piazza fabricando pianos o los Damas vendiendo instrumentos musicales, partituras y discos".

La aparición del microsurco multiplicó las ventas de discos y aquel tiempo en que Discomanía, de Raúl Matas en la Cadena SER, fue el anticipo del boom que sería Los 40 principales. Los discos de Paul Anka, de José Luis y su guitarra, de Nat King Cole o RenatoCarossone habían sucedido a los de las grandes tonadilleras que eran lideradas por la gran Concha Piquer y la inolvidable Juana Reina.

Casa Damas era el referente del comercio musical sevillano y hasta se expandió abriendo una tienda en la calle Asunción. Paco en Sierpes y José María en Los Remedios cuando la llegada del Siglo XXI iba a ser fatal. El 22 de diciembre de 2002 se caía la primigenia Casa Damas, la de toda la vida, en 2008 la crisis obligaba a cerrar la tienda de Asunción y en abril de 2010 fallecía Paco. Sólo queda José María en su merecido retiro aljarafeño como testimonio vivo de un establecimiento que fue santo y seña de la música en Sevilla durante más de un siglo. Menos mal que el desplome de Casa Damas se retrasó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios