Las catedrales del campo

El modelo del silo de Fuentes de Andalucía y mil usos más

El silo de Fuentes de Andalucía se recuperó y se usa en parte como mirador.

El silo de Fuentes de Andalucía se recuperó y se usa en parte como mirador. / Silosygraneros

Detrás de la falta de iniciativa para recuperar los silos y graneros está el déficit de presupuesto básicamente, pues la mayoría está en manos públicas y muchos cedidos a pequeños ayuntamientos con asignaciones muy limitadas. Y también hay otra apreciación que  diferencia a Andalucía del norte de Europa: un gran patrimonio histórico. Carlos Mateo, investigador de Silosygraneros.es, pone un ejemplo: Carmona, con un silo que está entre los diez más importantes del país y con un anteproyecto aprobado para su recuperación como biblioteca pública desde hace años, aún no ha puesto la primera piedra en su rehabilitación. “A los alcaldes les cuesta porque sus economías son limitadas y no son una prioridad”, admite este investigador que advierte cómo otros países europeos, cuyo patrimonio histórico fue destruido en la II Guerra Mundial, sí han apostado por rescatar este legado.

La situación en la provincia de Sevilla es bastante diversa. Hay silos que han desaparecido, como los de Alcalá de Guadaíra, que da nombre a una calle, Coria del Río y Estepa. Y otros que están sin uso como el de Herrera, Lora del Río, La Roda de Andalucía, Sanlúcar la Mayor, que ha quedado dentro del casco urbano, y el de Morón de la Frontera que está ruinoso.

Tampoco hay planes inmediatos para el de Carmona que, sin embargo, sí cuenta con proyectos a la espera de obtener el respaldo político y económico para su recuperación. En concreto, éste es de la Junta de Andalucía pero ha sido solicitado por el Ayuntamiento, se encuentra al lado de la necrópolis romana y encima de un antiguo convento desamortizado que se demolió para construir en su día este silo y a cien  metros de una almazara del siglo XVI. En definitiva, cuenta con  mucho valor añadido por la trama histórica que podría relatar si se pusiera en uso.

Un uso agrícola tienen los de El Coronil, Gerena (muy aprovechado por empresas de telefonía móvil), Lebrija, Montellano, El Saucejo y El Cuervo de Sevilla, que curiosamente se radica en término de la provincia de Cádiz.

Y otras utilidades se han ido encontrando en los últimos años para silos como el de Arahal, usado por la Policía Local; Las Cabezas, donde además de un macrosilo vendido a una empresa agrícola hay un granero convertido en escuela taller; Écija y Paradas, donde se les ha buscado un uso parecido desde los ayuntamientos; Pruna, donde aparece un uso residual, porque aunque el edificio en sí no se usa está anexo a un polideportivo; o los de Bellavista, en Sevilla, hoy con uso administrativo. Osuna cuenta con dos silos muy bonitos situados junto al ferrocarril que recibieron una propuesta para usarlos para la proyección de un viodemapping, pues el municipio cuenta con una gran programación cultura y eso cuadraría con el uso exterior del edificio, que está en un  polígono industrial atravesado por una vía de ferrocarril, pero que muestra una composición paisajística única por su proximidad a la colegiata.

Los de Marchena se han vendido y, aunque su valor arquitectónico no es único, pues son silos seriados, podrían conectar por ferrocarril con los de Osuna y Paradas, aportando una visión global muy interesante. En Utrera hay tres silos: uno era del Estado y ya se vendió a una empresa; y los otros dos son municipales y en su momento tuvieron un uso informal como centro cultural.

El único rehabilitado, con el asesoramiento de Silosygraneros.es, es el de Fuentes de Andalucía, referente y modelo para otros municipios, que se ha convertido en un mirador y centro de ocio y cultural para jóvenes. Fue el primer silo de España reutilizado como infraestructura cultural y aprovechado para interpretar el paisaje que le rodea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios