Proyecto Dermes

Dermatólogos del Macarena eliminan las esperas a través de la telemedicina

  • Una reforma en el Policlínico convertirá varios espacios en dos salas digitales este agosto.

  • Los especialistas valorarán las lesiones a través de imágenes enviadas por los médicos de familia vía teléfono móvil.

Lara Ferrandiz y David Moreno, en la Biblioteca de Dermatología. Lara Ferrandiz y David Moreno, en la Biblioteca de Dermatología.

Lara Ferrandiz y David Moreno, en la Biblioteca de Dermatología. / Maria Pla

La Unidad de Dermatología del Hospital Macarena dirigida por el doctor David Moreno se encuentra inmersa en un plan de transformación, el Proyecto Dermes, ideado para eliminar las esperas y favorecer el diagnóstico precoz de todo tipo de lesiones de la piel. Los dermatólogos del Macarena extenderán el éxito cosechado por la telemedicina desde su incorporación en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) en 2004 para detectar, a tiempo, el melanoma.

El Proyecto Dermes es un nuevo modelo de atención, un paso más de la telemedicina: el médico de familia realiza una fotografía a la lesión sospechosa en la piel del paciente en su consulta, en el centro de salud; posteriormente envía la foto, desde su teléfono móvil, a través de una petición, a la plataforma de telemedicina del SAS. Un dermatólogo recibirá la imagen de la lesión para valorarla, junto a datos clínicos del paciente. Para ello, un especialista estará dedicado en el hospital, cada día, a atender todas las peticiones procedentes de los centros de salud.

En el centro de salud, el paciente obtendrá una respuesta compartida médico de familia-especialista en el mismo día, sin necesidad de esperar una nueva cita con el especialista. “En Dermatología contamos con una gran ventaja que tenemos que aprovechar: las lesiones se ven y se diagnostican mediante una fotografía de la lesión u otra prueba de imagen”, explica el doctor David Moreno, impulsor del Proyecto Dermes.

Con este nuevo proceso asistencial la mayoría de primeras consultas con el especialista dejarán de ser necesarias, lo que reducirá las esperas y la presión asistencial. “La mayoría de los casos pueden solucionarse en el propio centro de salud. Los problemas más graves serán derivados directamente a las consultas específicas (psoriasis, cáncer, etcétera) o bien a cirugía en los casos que requieran una intervención; o bien a la sala de cuidados de enfermería para curas, en función de lo que precise cada caso”, explica el doctor David Moreno. Desde la sala digital, los especialistas también pueden dar respuesta a los casos sospechosos que lleguen a Urgencias sin necesidad de trasladarse.

Las consultas de los especialistas aliviarán la carga asistencial, y los pacientes no tendrán que peregrinar por distintas consultas para acceder al diagnóstico y al tratamiento. “El objetivo del Proyecto Dermes es la demora cero”, asevera el responsable.

Un especialista durante una consulta de teledermatología. Un especialista durante una consulta de teledermatología.

Un especialista durante una consulta de teledermatología. / María Pla

Dos salas digitales

La reordenación prevista en el Macarena se materializarán en octubre, una vez que terminen unas reformas que se ejecutarán en una zona de Dermatología, ubicada en el Policlínico. Durante el mes de agosto varias estancias de Dermatología se transformarán en dos salas digitales, que estarán dotadas con la última tecnología, y que previsiblemente comenzarán a funcionar en otoño. Un dermatólogo y un coordinador permanecerán durante cada jornada en estas salas digitales para dar respuesta a todas las consultas procedentes de los centros de salud del área Macarena.

A través de pantallas, el dermatólogo de la sala observará las lesiones de los pacientes en tiempo real. Los enfermos permanecerán en los centros de salud mientras los especialistas (dermatólogo y médico de familia) valoran su caso vía telemática.

“El paciente puede esperar en el centro de salud o ausentarse y regresar para conocer su diagnóstico y tratamiento”, añade Moreno. En el proceso se establecerán unos tiempos de espera que girarán en torno a los 60 minutos. Se trata de resolver los problemas con mayor celeridad. En la actualidad, los tiempos de espera para la primera cita con el especialista están garantizados por decreto y giran en torno a los 60 días. Con el Proyecto Dermes y la aplicación de la telemedicina, los especialistas esperan eliminar estas esperas en Dermatología.

Telemedicina, un éxito

La Unidad de Dermatología del Macarena aplica desde hace 14 años este sistema de telemedicina para la detección precoz del cáncer de piel. Los resultados de la teledermatología son contundentes: si en 2004 el diagnóstico precoz del melanoma no alcanzaba al 30% de los nuevos casos; en 2015 la detección de este tipo de cáncer representa al 60% de los casos diagnosticados cada año.

La imagen de una lesión sospechosa enviada al especialista desde un centro de salud. La imagen de una lesión sospechosa enviada al especialista desde un centro de salud.

La imagen de una lesión sospechosa enviada al especialista desde un centro de salud. / María Pla

El diagnóstico precoz se ha duplicado mediante la telemedicina. Son resultados publicados en la revista especializada, de gran impacto, Journal Dermatology, y cosechados en la Unidad de Dermatología del Macarena. Esta unidad hospitalaria fue pionera en 2004 al implantar la teledermatología en Andalucía. Hoy todos los centros de salud de Sevilla disponen de esta herramienta. En el ámbito andaluz son unos 300 los centros de salud que la aplican.

La detección precoz favorece la supervivencia. En los estadios iniciales el melanoma puede curarse mediante su extirpación quirúrgica. Dentro del amplio abanico de los tumores, el melanoma es el tipo de cáncer de piel con peor pronóstico. Ahora las ventajas de la telemedicina se extenderán al resto de las enfermedades dermatológicas.

e-Hospital: Un nuevo concepto que acelera terapias

El concepto del e-Hospital, la telemedicina, que germinó hace 14 años en el área de Dermatología, se trasladará ahora a otras especialidades. Los responsables del Macarena están en estos momentos estudiando cuál será la ubicación óptima para crear una sala digital en el centro hospitalario que acogerá, en principio, a 12 unidades especializadas. “Comenzaremos a pilotar el proyecto este otoño. Participan 51 profesionales de 12 unidades hospitalarias y ocho unidades de Atención Primaria (cuatro del Distrito Sanitario Sevilla y cuatro del Distrito Sanitario Sevilla Norte), bajo la coordinación de la doctora Lara Ferrandiz”, explica David Moreno. El objetivo es alcanzar la demora cero.

Un especialista observa imágenes en dos pantallas. Un especialista observa imágenes en dos pantallas.

Un especialista observa imágenes en dos pantallas. / María Pla

El sistema será similar a la teledermatología: los médicos de Atención Primaria realizarán consultas a los especialistas, cuando lo necesiten, vía telemática. Para ello dispondrán de la plataforma digital del SAS a través de la cual se intercambiarán pruebas de imagen, resultados de analíticas, electrocardiogramas, espirometría, y otros datos clínicos del paciente. En la consulta del centro de salud, el paciente obtendrá de manera más rápida diagnóstico y tratamiento, de modo que se evitará el peregrinaje por distintas consultas. En el proyecto e-Hospital participan en estos momentos: Oftalmología; Dermatología y Veneorología; Otorrinolaringología; Aparato Digestivo; Cardiología; Neurología; Medicina Física y Rehabilitación; Endocrinología y Nutrición; Alergología; Neumología; Reumatología y Medicina Interna. Estas especialidades representan el 51,8% de la actividad en el Macarena.

Se aplicará en 12 unidades hospitalarias en fase piloto a partir de este otoño

Con la aplicación de este sistema se reducirá, en gran medida, el número de pacientes que necesitarán acudir al hospital. Las listas y salas de espera se aliviarán. La telemedicina también impartirá en las Urgencias. “Cuando un médico de familia atienda a un paciente inestable podrá acceder directamente a la plataforma digital y derivarlo al especialista, sin necesidad de que el paciente acuda previamente a las Urgencias hospitalarias”, añade Moreno. Se trata de una transformación en el proceso asistencial que requiere un cambio de mentalidad entre los especialistas, la aplicación de las tecnologías, y la adaptación de espacios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios