Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Los nuevos tratamientos mejoran la calidad de vida de pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa

El doctor Federico Argüelles.

El doctor Federico Argüelles. / M. G.

Se estima que en torno a 9.000 ó 10.000 personas padecen en Sevilla algún tipo de enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye la Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa, cuyos nuevos diagnósticos se han duplicado desde comienzos de siglo. Pueden afectar a cualquier edad, pero cada vez se diagnostica más en gente joven.

Aunque es una dolencia crónica, la investigación y los avances de los nuevos tratamientos logran mejorar la calidad de vida de los afectados, pero es necesario un seguimiento estrecho en las consultas, indica el coordinador del Servicio de Digestivo del Hospital Victoria Eugenia, de Cruz Roja, y de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria del Servicio de Digestivo del Hospital Virgen Macarena, Federico Argüelles, también profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla. "Cada vez hay más tratamientos más eficaces y seguros que consiguen que los pacientes mejoren su calidad de vida. En los últimos años se han incorporado nuevos tratamientos y en los próximos aún más".

En cuanto al día a día del paciente, el facultativo explica que, dependiendo de su perfil, del tratamiento que tenga y de la estabilidad de su enfermedad, hay casos que, en determinados momentos, precisan de consultas muy seguidas, que se espacian más en el tiempo cuando están mejor. "Es una enfermedad caprichosa, que cursa por brotes y por tanto, las visitas deben ser flexibles, en función de cómo se encuentre el paciente", añade Argüelles.

Síntomas

La enfermedad inflamatoria intestinal, que este jueves 19 de mayo celebra su Día Nacional, se manifiesta con síntomas diversos. Los más habituales son diarrea, dolor abdominal y sangrado en las heces. El doctor Argüelles advierte de que, ante cualquiera de estos síntomas, "se debe consultar con el especialista". 

Aunque guardan entre sí muchas similitudes, la Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa no son exactamente la misma patología. Ni afectan al paciente de la misma forma, ni se sobrellevan igual. Mientras el Crohn puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo y a todas sus capas, "por lo que suele complicarse más y requerir más cirugía", apunta el doctor; la Colitis Ulcerosa afecta sólo al colon y a la capa mucosa.

Tratamientos

Por su parte, sí comparten que ambas se manifiestan en periodos de actividad y otros de remisión. No obstante, "con la medicación se pretende que el paciente permanezca asintomático el máximo tiempo posible y con los mínimos efectos adversos", apostilla el facultativo, que señala que, ante la aparición de los brotes, los principales tratamientos son del tipo biológico, que actúan bloqueando alguna de las vías inflamatorias de la enfermedad. "Vedolizumab bloquea las integrinas, que fomentan la activación de los linfocitos y Ustekinumab que bloquea la Interleukina 12 y 23, muy importante en la inflamación de la mucosa. Además, las nuevas moléculas pequeñas que bloquean las denominadas Jak-kinasas que también juegan un papel muy importante en la inflamación", especifica.

Sin origen conocido

Si bien el origen de estas patologías es desconocido, se sabe que la incidencia tiene que ver con la calidad de vida de las personas. "Sin duda alguna, el estilo de vida occidental, sobre todo, la ausencia de frutas y verduras en la dieta, la ingesta de productos procesados ricos en azúcares y grasas que alteran la microbiota intestinal hacen que la incidencia esté aumentando de forma tan llamativa", advierte el doctor.

Por su parte, su diagnóstico puede ocasionar dificultades en el día a día de aquellos que lo padecen. "Afecta a pacientes jóvenes, en plena desarrollo personal, profesional y supone un impacto muy importante para ellos", apunta Argüelles, no obstante, a su vez, invita a ser positivos. "Es muy importante explicar que hay muchos y buenos tratamientos". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios