Sevilla

La vida del Barriga, de testigo principal en el caso Arny a triple homicida

  • El autor confeso del crimen de Brenes destapó el escándalo de prostitución homosexual de menores que ahora cumple 26 años

  • Tras el juicio del Arny fue condenado a cinco años por atracar a unos turistas y unos estudiantes

  • Al salir de la cárcel, en 2004, mató a golpes a un anciano con el que había concertado una relación sexual 

Traslado de los restos mortales de la víctima, la madrugada de este sábado en Brenes. Traslado de los restos mortales de la víctima, la madrugada de este sábado en Brenes.

Traslado de los restos mortales de la víctima, la madrugada de este sábado en Brenes. / Antonio Pizarro

La vida de José Antonio Sánchez Barriga ha estado marcada por la delincuencia, las drogas, la prostitución homosexual y el submundo en general desde que era muy joven. Hoy es noticia por ser el autor confeso de un homicidio en su pueblo, Brenes, pero no es la primera vez que acapara espacio en los medios de comunicación. Cuando todavía era menor de edad se convirtió en el testigo principal en el caso Arny y sobre su relato se construyeron las acusaciones de un escándalo sexual que sacudió a la Sevilla de los años noventa, dada la cantidad de famosos que fueron relacionados con el caso.

La denuncia inicial del que entonces fue conocido con el nombre en clave de Eduardo o como testigo número uno destapó la investigación sobre el establecimiento situado en la plaza de Armas, en el que se prostituían jóvenes menores de edad. Ya por entonces, Sánchez Barriga tenía antecedentes penales. De hecho, estaba relacionado con un homicidio cometido cuando aún no había cumplido los 18 años.

La primera denuncia se presentó en febrero de 1995, si bien la sentencia de la Audiencia de Sevilla desacreditaría después su testimonio. "Absolutamente ninguna credibilidad merece al tribunal habida cuenta de las múltiples declaraciones prestadas y contradicciones en que ha incurrido, ignorándose cuándo ha dicho la verdad, si es que alguna vez la ha dicho", dijeron los jueces. Este testigo fue el que, por ejemplo, acusó al juez de menores Rico Lara, ya fallecido, y la Audiencia concluyó que tenía "motivos de animadversión" hacia el magistrado, por que éste le había retirado la guardia y custodia a la madre del joven y había decidido su internamiento en correccionales.

El pub Arny, en la Plaza de Armas, escenario del escándalo de prostitución de menores. El pub Arny, en la Plaza de Armas, escenario del escándalo de prostitución de menores.

El pub Arny, en la Plaza de Armas, escenario del escándalo de prostitución de menores. / Eduardo Abad / EFE

En una ocasión llegó a decir que todo era un montaje para tapar la trama de los GAL y que un jefe de la Policía Nacional le había colocado un revólver en la cabeza para que no retirara las acusaciones. Dijo también que le ofrecieron dinero a cambio de acusara a famosos. El caso Arny acabaría con la mayoría de los acusados absueltos. Sólo fueron condenadas 16 de las 49 personas que fueron enjuiciadas. Casi todos los famosos fueron absueltos por la falta de credibilidad de los testimonios de los menores que los habían acusado, con Sánchez Barriga a la cabeza.

Las imágenes del juicio, con un desfile de famosos pasando por la Audiencia de Sevilla y algunos de los acusados disfrazados con caretas, gafas de broma o vestidos de nazarenos, forman parte ya de la memoria colectiva de la ciudad. El dueño del pub, Carlos Saldaña, fue condenado por once delitos de prostitución de menores a una pena de 33 años, pero el principio legal de cumplimiento efectivo del triple de la máxima pena individual impuesta le permitió salir de la cárcel en octubre de 2007, tras nueve años dentro.

La Audiencia también condenó a 18 años al encargado del local, José Antonio González Losada, mientras que Domingo Arnaldo Concha, el bailarín conocido como Arny y que había dado nombre al club, fue condenado a un año y nueve meses. Arnaldo Concha murió en diciembre de 2007 en el Hospital Virgen del Rocío, como consecuencia de un infarto. Muchas de las condenas impuestas a los 16 acusados fueron finalmente suspendidas, al ser iguales o inferiores a los dos años de prisión. 

El autor confeso del crimen de Brenes, en una imagen reciente. El autor confeso del crimen de Brenes, en una imagen reciente.

El autor confeso del crimen de Brenes, en una imagen reciente. / M. G.

Sánchez Barriga sería condenado poco después del mediático juicio del Arny por dos robos a punta de navaja, uno a unos turistas en el Parque de María Luisa y otro a unos estudiantes en el Prado de San Sebastián. Ambos episodios ocurrieron en octubre de 1996 y coincidieron con las sesiones del juicio en el que era el testigo principal.

Para entonces, ya había alcanzado la mayoría de edad y se enfrentaba a penas mucho más duras que durante su etapa de menor. Por esos dos robos con violencia e intimidación fue condenado a cinco años de prisión. Salió de la cárcel salmantina de Topas en diciembre de 2003. Menos de cuatro meses más tarde, a finales de marzo, ya con 26 años, mató a golpes a un hombre de 72 años con el que había acordado un encuentro sexual. Lo golpeó con una viga de hormigón después de una discusión sobre la relación que habían concertado, tras conocerse en la estación de Santa Justa.

Fue detenido poco después por la Guardia Civil como presunto autor del homicidio, el segundo en su historial tras el primero que cometió cuando era menor de edad. Como hizo este viernes en Brenes en su tercera muerte, confesó la autoría del crimen, se mostró colaborador con las autoridades y dijo que estaba muy arrepentido por lo ocurrido.

La víctima de aquel homicidio desapareció el 24 de marzo de 2004 y su cadáver fue localizado siete días después, el 31, en un paraje conocido como Cochineras Bodegón, en San José de la Rinconada. En el transcurso de la discusión, Barriga arrebató a la víctima la cartera y otras pertenencias. Tras agredirle con la barra de hormigón, huyó en el coche del muerto, que posteriormente abandonó en un polígono industrial, donde chocó con una farola y lo dejó mal estacionado. 

Un año y medio después, en noviembre de 2005, aceptaría una condena de 15 años de cárcel por este homicidio y el robo del coche y las pertenencias de la víctima. Llevaba, por tanto, no demasiado tiempo en libertad cuando este viernes mató a un hombre de 53 años e hirió a otras dos personas en una casa de Brenes. Ahora tiene 43 años y ya suma tres homicidios en su historial. Fue detenido poco después del homicidio y volvió a mostrarse colaborador. No se resistió y confesó el crimen. Sánchez Barriga volvía así a estar privado de libertad. En las próximas horas será puesto a disposición judicial y, con toda probabilidad, será enviado de nuevo al lugar de donde quizás nunca debió salir: la cárcel. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios