Barcelona-Sevilla | Copa del Rey y 129 aniversario La hora de los valientes

  • El Sevilla, que anoche festejó en familia el 129 aniversario del club, se cita con la historia en el coliseo donde menos ganó, el Camp Nou

  • "Estamos en un momento deportivo y económico extraordinario y en puertas de otras semifinales", dice José Castro en la cena institucional, sostén anímico de una mermada plantilla

Los niños de la cantera rodean a los jugadores del Sevilla, en la cena del 129 aniversario. Los niños de la cantera rodean a los jugadores del Sevilla, en la cena del 129 aniversario.

Los niños de la cantera rodean a los jugadores del Sevilla, en la cena del 129 aniversario. / Víctor Rodríguez

Esquilmado por las bajas y con la carga de partidos y entrenamientos de haber empezado el primero, el 26 de julio, pero con la moral relanzada, el Sevilla tiene una cita con su historia. Afronta la oportunidad de clasificarse de nuevo para las semifinales de la Copa del Rey, un hecho que no por frecuentado en el último siglo deja de ser extraordinario. Lo logró el pasado curso y precisamente la malhadada final de Copa del Wanda Metropolitano ante el Barcelona se presenta como otro plus de motivación: restañar aquella sangrante herida en el orgullo, algo que no logró en la Supercopa de España, celebrada en Tánger en agosto.

El Sevilla está en la antesala de la novena semifinal copera en esta centuria, en la que se ha convertido en un temible competidor en los torneos por eliminatorias. Logró también el pase a las semifinales y a la final en 2016, perdiéndola a su vez con el Barça. Y hasta en seis ocasiones más estuvo el Sevilla en el penúltimo trance del torneo copero: 2004, 2007 (campeón), 2009, 2010 (campeón tras eliminar al Barça), 2011 y 2013.

El club, toda su familia futbolística, se dio ayer un baño de autoestima reuniendo a todas las plantillas para celebrar su 129 aniversario, que se cumplió el viernes pasado. Será otro plus de energía anímica para una plantilla que llega al Camp Nou con lo justo. Sin su capitán Jesús Navas; sin su penúltimo refuerzo, el ex azulgrana Munir; sin Gnagnon, Nolito ni Gonalons. Y con los ex azulgrana Aleix Vidal y Sergi Gómez entre algodones... Pablo Machín no tenía ayer ni para completar una convocatoria, de ahí que el club acelerase las gestiones para que Marko Rog pueda viajar y acompañar al grupo en el coliseo azulgrana.

Es el escenario donde proporcionalmente menos ha ganado el Sevilla en toda su historia: 6 triunfos en 75 visitas ligueras, y sólo una más en las doce eliminatorias que han cruzado a azulgranas y sevillistas, que pasaron en cuatro ocasiones y cayeron en ocho. Pero el último antecedente, en 2010, por 1-2, supuso ese séptimo triunfo que espolea a un Sevilla que defiende ahora un 2-0. Es la hora de los valientes.

"Sevillistas, muchas felicidades. Cumplimos 129 años y tenemos un futuro espectacular, porque nuestro club va creciendo", decía Joaquín Caparrós en un vídeo editado por el club para conmemorar el aniversario. "Son 129 años de historia y estoy muy orgulloso de pertenecer a esta familia", añadía Escudero, uno de los capitanes. Y otro, Carriço, expresaba también su orgullo: "Felicidades a todos los sevillistas. Estoy muy feliz de pertenecer a esta familia; ojalá que pueda seguir haciéndolo muchos años y enhorabuena a todos".

Ese mensaje de unión, ese acto de comunión con los 21 equipos masculinos y los cinco femeninos en vísperas del gran partido deben servir de espoleta y catapulta para que Pablo Machín y sus hombres, pese a las bajas, se sientan gigantes en el inconmensurable Camp Nou. Algo a lo que también ayudan los dos últimos resultados con los que ha salido de un pequeño bache, el triunfo por 2-0 ante el Barcelona que le da la opción de la clasificación y la confirmación de esa resurrección con la goleada sobre el Levante.

De la historia habló José Castro: "El pasado viernes cumplimos 129 años. Y lo hemos hecho en un momento deportivo, económico y social extraordinario. El Sevilla FC siempre fue grande, pero después de una segunda mitad del siglo XX anodina, en este nuevo siglo XXI hemos recuperado el esplendor y nos hemos convertido en una referencia, no sólo en España sino también en Europa", dijo.

El Sevilla acude a su enésima cita con la historia, otra más en ese siglo, con el orgullo y la moral intactos. "Somos el segundo equipo más goleador de la Liga, sólo por detrás del FC Barcelona. Es sólo un ejemplo, pero muy significativo. El equipo está muy vivo en todos los frentes, pese a todos los contratiempos sufridos, y eso es por la gran plantilla que habéis confeccionado", dijo en referencia a Caparrós, después de referirse a Jesús Navas, baja en Barcelona: "Esa ambición de Jesús es la que nos debe marcar el camino a todos los que hoy estamos aquí". No miente Castro. El Sevilla tiene la segunda mejor delantera de España, una de las mejores de Europa. La pareja Messi-Luis Suárez lleva 41 goles entre todas las competiciones. La que forman Andre Silva y Ben Yedder suma 29. Pero con Sarabia (17) supera al prolijo dúo azulgrana: 46 contra 41.

Marcar será objetivo prioritario en el Camp Nou, donde arrugarse es sinónimo de fracaso. No es el camino y el ejemplo del Santiago Bernabéu está cercano. El Sevilla, ahora que Pablo Machín ha logrado meter en la dinámica prácticamente a toda su plantilla incluidos los nuevos, debe salir en consciencia de quién es. Castro puso el ejemplo de Carriço, "la viva imagen del dicen que nunca se rinde". Que sea así mañana. Por sí mismo y por su historia: 129 años dicen...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios