sevilla fc

Cuestión de estilos

  • El Sevilla y Berizzo deben acercar posturas esta semana

  • Las otras opciones ofrecen más incertidumbre

Eduardo Berizzo, sonriente, durante el viaje a Mánchester por las semifinales de la Liga Europa. Eduardo Berizzo, sonriente, durante el viaje a Mánchester por las semifinales de la Liga Europa.

Eduardo Berizzo, sonriente, durante el viaje a Mánchester por las semifinales de la Liga Europa. / salvador sas / efe

El Sevilla y Eduardo Berizzo están llamados a entenderse. Lo más probable es que lo hagan esta misma semana, pese a esa salida de tono del representante del argentino trasladando a la opinión pública la negociación. Toda entente requiere su tiempo y esto lo sabía el Sevilla, que inició los contactos algo tarde porque estuvo enfrascado en la desvinculación de Sampaoli. Y el club de Nervión, fiel a su estilo, no va a regalarle el dinero a nadie. Entre otras cosas porque tiene alternativas a un banquillo que es de los más atractivos de Europa.

Todo puede tratarse de una cuestión de estilo. El que tiene el Sevilla, el que tiene Berizzo y el que no ha tenido su agente presionando desde la prensa quizá de forma precipitada. Está en su derecho para elevar el caché de Berizzo, pero se puede encontrar con una animadversión por parte de la potencial afición de su representado que resta más que suma. Aunque si hay entente, como parece que habrá, y coinciden los estilos de Sevilla y Berizzo serán los resultados los que animen el debate público, como siempre fue. Nadie recordará en agosto, cuando empiecen a sonar los compases del himno de la Champions, los tiras y aflojas tan propios de esta época de rumores y negociaciones.

3Temporadas en la Liga. Las que ha dirigido Berizzo, el doble que Pellegrino e igual que Gracia

A decir verdad, el estilo de Berizzo es el que mejor encaja en el actual Sevilla, marcado por el paso de Jorge Sampaoli y por una plantilla en la que hay más futbolistas técnicos que físicos. No obstante Berizzo, más bielsista que Sampaoli incluso, requerirá otro giro en la planificación. Además de los recambios de los traspasos estrella y de los huecos que dejarán los cedidos y los que cumplen ciclo, Óscar Arias debe perfilar una plantilla más adaptada a su forma de marcar al hombre en el centro del campo. Actualmente parece que hay pocos futbolistas que puedan amoldarse a ese rol en la plantilla.

Ese giro necesario y las reticencias del propio Berizzo pueden volver el foco hacia las alternativas que tiene el Sevilla, dos técnicos con otra forma de ver el fútbol, aunque con algunas confluencias estilísticas, y casi la misma edad: 47 tiene Berizzo, igual que Javi Gracia, seis meses más joven, por los 45 de Mauricio Pellegrino.

Berizzo tiene la ventaja sobre su compatriota Pellegrino de su mayor experiencia en la Liga española, aunque el segundo ya sabe lo que es superar la fase de grupos de la Champions con el Valencia. Lo hizo en la media temporada que estuvo en Mestalla, su primera y frustrante experiencia en España, que duró hasta diciembre de 2012. Luego pasó a Estudiantes de la Plata e Independiente de Avellaneda antes de regresar a la Liga para darle forma al recién ascendido Alavés. El orden, la entrega y el colectivo son las premisas que lo han llevado a cuajar una gran temporada, con un más que aseado noveno puesto y el brillante subcampeonato de la Copa del Rey, en la que eliminó al Celta de Berizzo. Es decir, que éste ha dirigido en la Liga justo el doble de tiempo, tres años en los que ha logrado jugar tres semifinales (dos de Copa y una de Liga Europa) y ha situado octavo al Celta en el cómputo trianual.

Tres temporadas completas también ha dirigido en la Liga Javi Gracia, que ascendió al Almería a Primera División en 2013 sin llegar a un acuerdo para renovar allí, lo que le abrió la puerta de un Osasuna en crisis al que no pudo librar del descenso. Aun así, en 2015 firmó por el Málaga para hacerse cargo de la revolución de la austeridad. Con un equipo plagado de canteranos, el de los Samus, Recio, Darder o Camacho, sorprendió por su juego presionante, dinámico y vertical. Un noveno puesto y un octavo en aquel fresco Málaga lo llevaron al Rubin Kazán en mayo de 2016, justo después de que renovara su contrato en Martiricos hasta 2019. Pero en Rusia no ha encontrado acomodo con una plantilla que no se ha hecho a su sistema. Aunque aún no es oficial, quedará libre y es posible que vuelva a España tras esas tres temporadas en Primera de tan distinto sabor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios