Sevilla FC

Geis, un atractivo melón por calar en el medio

  • El alemán, con 377 minutos como defensa y una asistencia, sólo jugó dos ratos en su posición

Geis realiza un ejercicio de carrera ante Krohn-Dehli en el entrenamiento. Geis realiza un ejercicio de carrera ante Krohn-Dehli en el entrenamiento.

Geis realiza un ejercicio de carrera ante Krohn-Dehli en el entrenamiento. / víctor rodríguez

El sevillismo anda en busca de soluciones, respuestas, opciones válidas... Quiere ver la luz y se niega a tirar la toalla con algunos de los futbolistas infrautilizados de la plantilla. Cada uno tiene su visión y su idea, pero uno de los jugadores que más atractivo siguen teniendo por su falta de presencia es Johannes Geis. El joven medio centro alemán apenas ha aparecido en su posición natural. Vincenzo Montella ha apostado en los dos partidos por futbolistas con más peso específico y nombre y Eduardo Berizzo lo utilizó de central, e incluso de lateral, la mayoría de las veces.

Contrasta de forma llamativa su ostracismo con los problemas que está teniendo el Sevilla para que su centro del campo sostenga los partidos. Ni siquiera en la etapa en la que N'Zonzi estuvo apartado, durante siete partidos, apareció en la posición para la que fue fichado como una buena oportunidad de mercado el último día de fichajes. Y eso que cuando ha jugado ha demostrado que tiene clarividencia para jugar la pelota sin manosearla, a la primera y con limpieza. Y también ha demostrado excelentes maneras a balón parado, una de sus especialidades.

El empate en el partido del Celta, por ejemplo, fue fruto de un gran golpeo de Geis en una falta desde la banda derecha, un centro tenso al que Muriel sólo tuvo que poner la cabeza para rematar a la red. Entonces jugó, como casi siempre, de central, en aquella fase en la que los problemas musculares de Kjaer, acentuados por su participación forzada con la selección danesa en la repesca para el Mundial, se unieron a las bajas infinitas de Carriço y Pareja. Geis evidenció carencias para la posición de defensa, pese a que ante el Liverpool participó en la remontada actuando de lateral ya en la segunda parte, tras partir como central, pero demostró disciplina y compromiso.

En total, ha actuado en 10 partidos (699 minutos), repartidos entre siete de Liga, dos de la Copa del Rey y el susodicho de Champions. Y apenas acumula de esos 700 minutos 22 como medio centro: los minutos finales ante el Eibar y otros 19 minutos en el Santiago Bernabéu, en ambos casos con todo ya resuelto.

Ni siquiera en la Copa del Rey frente al débil Cartagena tuvo la suerte de poder jugar en el mediocampo, dados los problemas que arrastraba la defensa sevillista. Ahora, Montella debería revisar el rendimiento de un jugador que, visto lo visto, podría aportar, por lo menos, disciplina, compromiso, toque y buen golpeo en una medular frágil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios