Sevilla FC

Lopetegui, sobre Nadal: "Podría haber sido futbolista"

Lopetegui y Nadal, en un clínic de tenis. Lopetegui y Nadal, en un clínic de tenis.

Lopetegui y Nadal, en un clínic de tenis. / M.G.

En la larga entrevista concedida por Julen Lopetegui a los medios del Sevilla ha salido a colación su gran relación amistosa con una leyenda viva del deporte universal como Rafa Nadal. El guipuzcoano ha explicado el origen de esa amistad y, sobre todo, ha expresado su enorme admiración por el tenista y por el deportista, además de desvelar que "jugaba muy bien al fútbol".

"Lo conozco desde que tenía ocho o nueve años, porque yo jugaba con Miguel Ángel, su tío", recuerda Lopetegui sobre su etapa en el Barcelona junto al Nadal futbolista. "Entonces, a través de Miguel Ángel (medio y central del Barcelona entre 1991 y 1999) su padre Sebastián lo traía a veces al vestuario. Y Rafa jugaba muy bien al fútbol, podría haber sido futbolista sin ningún género de dudas. No sé adónde habría llegado, porque como tenista ha llegado a lo más alto y es más difícil llegar más arriba como deportista, pero jugaba muy bien al fútbol".

Los vínculos de Lopetegui con la familia Nadal han sido incluso empresariales, además de muy amistosos. "Esa relación se mantuvo en el tiempo, con distintos proyectos, con su padre, con su hermano... Mantenemos una magnífica relación y por supuesto lo que yo tengo hacia él es una grandísima admiración. Porque Rafa es digno de ser ejemplar, aunque a él no le gusta que se le diga, es un ejemplo absoluto como deportista, y por cómo reacciona en la adversidad y en la victoria. Y eso vale para cualquier deporte. La autoexigencia y la humildad que él tiene, cuando afronta un partido contra el 450 de la ATP, que es cuando más miedo tiene, porque sabe lo que es el deporte, viene de una esencia deportista. Es un auténtico lujo que Rafa sea español y tengo la suerte de ser su amigo además".

Dentro de esa amplia entrevista, también ha hablado de entrenadores que han influido en su trayectoria, como Luis Aragonés, entre otros, a quien le pidió consejo cuando colgó las botas y empezó a entrenar al Rayo Vallecano. "Me dijo: 'chaval, el único consejo que te doy es que te quites la camiseta de verdad'. Y luego lo comprendí, porque tuve que entrenar a futbolistas que acababan de ser compañeros míos, que eran amigos míos. Y no fue fácil".

Sobre el resto de técnicos que le han influido también ha sido muy cariñoso. "He tenido a muy buenos técnicos. A los técnicos hay que analizarlos en cada época. Es injusto comparar técnicos de distintas épocas, como es injusto comparar a pilotos porque tenían un coche diferente. Vicente del Bosque en el Castilla. Tuve a Toschack, a Johan Cruyff, Johan era diferente a todos. Tuve a Javi Clemente, a Carlos Aimar. A Radomir Antic...", relató.

Preguntado por los famosos golpes en el pecho de Aimar antes de los partidos, dio su opinión así. "Sí, sí me dio golpes en el pecho. A su manera, Carlos tenía una gestión emocional importante. Hoy día le pones nombre: hacen coaching. Entonces lo hacían de manera natural porque tenían ese don de darte lo que necesitabas en esas cosas. Carlos era muy bueno en esas cosas. Igual que Vicente (del Bosque), que para mí era un maestro en el tema emocional".

Como conclusión al asunto de los entrenadores, dijo: "El camino del entrenador es un pozo sin fondo. Uno va a haciendo su camino en base a diferentes experiencias y en cómo siente la profesión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios