El partido del Sevilla | Análisis Rakitic no cierra el círculo

  • El croata llegaba tarde a la presión y tampoco daba el último pase

Informe táctico Informe táctico

Informe táctico / Departamento Infografía

El Sevilla completó un partido interesante, de mucho mérito, en un escenario como en el Camp Nou, pero se quedó a medias ante un Barça que no acaba de encajar las piezas. Para empezar, que no sabe ubicar a Messi en la posición en la que no perjudique a su equipo en defensa sin restar todo el caudal de fútbol que ofrece.

Y si al Barça le falta el mejor Messi, el que te mata entre líneas (de falso nueve no entra lo suficientemente en juego), al Sevilla que buscaba presionar por dentro y muy arriba la salida de balón del Barcelona le faltaba la pieza mágica, la que debe ocupar el jugador croata, que ahora mismo está varios escalones por detrás de sus compañeros en lo físico.

Y el Sevilla notaba esa carencia a la hora de coordinar la presión en tres cuartos de campo, donde Rakitic llegaba siempre tarde, también a la hora de dar ese último pase, que fue lo que le faltó al equipo de Lopetegui en ataque, quizá demasiado amparado en la labor de boya de De Jong, que luego impedía al ariete llegar arriba al tener muchos metros que recorrer tras sus caídas hacia atrás.

Defensa

El Sevilla jugó a apretar al Barça arriba, adelantando mucho la defensa y orientando la presión hacia el centro para robar en superioridad numérica y en campo contrario, pero a veces el trabajo era incompleto por la falta de un punto más en la agresividad. Sí llegó a apretar de verdad y sometar al Barça los minutos en que Rakitic dejó su sitio a Gudelj y éste se emparejó con Jordán. Pero sólo duró hasta la salida de De Jong, ya que con Carlos Fernández la referencia de la presión, ya sin el holandés y sin Ocampos, desapareció.

Defendiendo el bloque bajo el Sevilla se parapetó bien por dentro con un 4-5-1 que trataba de orientar al rival a la banda y de aislar a Messi. No obstante, sufrió Jesús Navas a su espalda.

Ataque

Faltó la claridad en el último pase como complemento al eficaz y tremendo trabajo de De Jong. En determinadas fases de los partidos el Sevilla echa en falta un jugador que eleve los niveles de posesión (con Óliver tampoco lo logró), aunque sí es verdad que el equipo en general evitó atacar con balón para impedir las contras rápidas del Barça.

Con Munir y En-Nesyri en los costados, Lopetegui buscó romper al espacio y tener esa llegada que De Jong propiciaba sin tener tiempo material para llegar al área, pero faltó ese pase y, ya con Carlos Fernández, se perdió ese pegamento que ofrecía el holandés.

Virtudes

El equipo se lo cree y se ve capaz de competir ante un rival como el Barça. Fue valiente al ir a presionar arriba, aunque con balón no dio ese paso adelante necesario.

Talón de Aquiles

Puede que en el once al final coincidan demasiados jugadores sin velocidad, de desplazamientos más lentos (Rakitic, Acuña, De Jong, Fernando, Suso...). Tanto en defensa como en ataque no permite cerrar el círculo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios