Sevilla FC

El Sevilla siente vértigo en las alturas (2-2)

  • El conjunto sevillista desperdicia otra oportunidad de pelear por la Liga hasta el final por la sencilla razón de que no fue capaz de creer en ello

  • Un rebote en el minuto 94 empató un partido dominado por los nervionenses

Militao golpea el balón con la mano en el penalti decretado con el VAR para el 1-2 en esos momentos.

Militao golpea el balón con la mano en el penalti decretado con el VAR para el 1-2 en esos momentos. / Ballesteros | Efe

Empate frustrante para el Sevilla en su primera visita a Valdebebas como equipo profesional. Los hombres de Julen Lopetegui, por un rebote cierto, dejaron escapar en el minuto 94 la oportunidad de reengancharse a la pelea por la Liga, aunque fuera siquiera de manera quimérica. Los sevillistas fueron capaces de ponerse por delante dos veces en el marcador, algo que en una visita al Real Madrid, ya es mucho, pero en ningún momento transmitieron la sensación de sentirse a gusto en esa posición dominadora, cuando de verdad se les puso todo de cara para dar un golpe en la mesa para soñar aún con la Liga.

Ése es el problema de este maravilloso Sevilla, de este equipo que ha sido capaz de llegar a las cuatro jornadas finales con la vía abierta de pelear por el título más preciado por todo el fútbol español. El cuadro que defiende la fe futbolística radicada en el sevillanísimo barrio de Nervión sólo le tiene que envidiar a los adversarios a los futbolistas de relumbrón, léase Messi, Benzema y Luis Suárez, por individualizar en algunos, aunque hay más, pero, sobre todo, le queda mucho por llegar hasta la actitud de manejarse en lo más alto de la pirámide balompédica.

Cuando el nunca suficientemente piropeado Sevilla de Lopetegui y Monchi ha tenido una oportunidad de asaltar el trono, ese status quo tan arraigado en el fútbol español, ha caído presa del vértigo en las alturas. Le pasó hace seis días contra el Athletic, cuando Iñaki Williams marcó en el minuto 94, o por ahí, y le volvió a suceder en Valdebebas, cuando Kroos aprovechaba un rebote para anotar el 2-2. En ambos casos, el cuadro sevillista había sido mejor en líneas generales al adversario, pero, mentira, el resultado no les fue favorable y, por tanto, nada de nada. Algo, sin duda, les faltó y fue creerse que son capaces de moverse en esas alturas en el momento de la verdad.

Más allá de las individualidades, que también, al Sevilla le queda saber manejarse como los grandes en lo alto de la pirámide

No se trata de negar el mérito, en absoluto, ya está dicho que el Sevilla de Lopetegui y Monchi merece los más encendidos elogios, es cuestión de no negar una realidad que es tan cruel que establece que le ha faltado algo para dar ese paso adelante y ha sido, sin duda, la mentalidad para creerse superior al resto, particularmente en este segundo partido en el que el Madrid le birló la ilusión cuando tenía la oportunidad de golpearlo con dureza.

Resumen y goles del Real Madrid-Sevilla. / La Liga

Pero no fue así y ni siquiera esta vez podrá acudir nadie al arbitraje, algo que se ha puesto de moda en el sevillismo de manera casi soez, sin tener en cuenta que todos los equipos tienen motivos para la queja. El VAR de Martínez Munuera y González González convirtió un penalti de Bono a Benzema en un máximo castigo a favor del Sevilla en el campo del Real Madrid. ¿Justo? Por supuesto que sí, pero que nadie diga que no le sorprende que se produzca esta circunstancia en una visita del Sevilla a la casa blanca madrileña, sea en Valdebebas, en el Santiago Bernabéu o en la misma Plaza Mayor si hiciera falta. Así que excusas, cero, en la cuestión arbitral por mucho que le perdonaran la segunda tarjeta a Casemiro, aunque eso ya es algo que se asume en estas visitas.

Esta vez no existe la excusa del arbitraje, pues el VAR convirtió, con justicia, un penalti de Bono a Benzema en máximo castigo a favor de los sevillistas

Dicho todo lo anterior, se arranca el análisis por el principio. Julen Lopetegui iba a sorprender a todos con la elección de sus futbolistas en el arranque. Ni En-Nesyri ni De Jong estaban entre los once titulares y eso ya era cambiar absolutamente la filosofía del juego del vasco durante casi toda su etapa como técnico sevillista. El equipo llegaba a Valdebebas sin un nueve puro, por tanto, y ni siquiera Ocampos iba a ocupar esa posición, porque era el Papu Gómez quien se ubicaba más cerca de los centrales rivales en la mayoría de las ocasiones.

Ésta puede ser una solución para quitar la referencia arriba y que puedan aparecer más futbolistas desde atrás en la zona de remate, pero desde el principio se iba a ver que no era ése el objetivo de Lopetegui en esta cita en la cumbre con el Real Madrid. El entrenador vasco busca, fundamentalmente, asegurar la posesión, tener a un hombre desmarcado para que el Real Madrid corriera detrás de la pelota sin éxito y sin opciones para recuperarla.

Lopetegui decidió quitar la referencia arriba, pero fue para tener más posesión del balón y faltaron incorporaciones desde atrás

La idea puede ser buena, pero al Sevilla, de la manera que planteaba su entrenador el pulso, le faltaban siempre incorporaciones desde atrás para sacar rédito de esa posesión del balón. En fin, el planteamiento, está claro, va a depender del devenir de los acontecimientos y lo primero que sucedería fue una internada de Odriozola por la banda derecha en una acción aislada que acabaría con un testarazo al fondo de la portería de Benzema. El Sevilla se salvó por los buenos oficios del VAR, pues la pierna del lateral estaba adelantada a la línea cuando le pusieron el balón en profundidad. El gol no iba a tener consecuencia en el marcador, pero sí en lo referente al juego.

La razón fue que el Real Madrid atisbó la debilidad del Sevilla y también los nervionenses se vieron afectados y dejaron de creerse intocables. Fue un tramo en el que el cuadro local jugó demasiado arriba y los sevillistas sufrieron. Pero el fútbol es caprichoso y una falta de Casemiro a Joan Jordán, tarjeta milagrosa incluida por protestar al brasileño, derivó en una acción de estrategia para que Rakitic habilitara a Fernando. La definición del medio centro brasileño ya la quisieran muchos nueves, recorte a Casemiro y toque duro con la izquierda a la red de Courtois.

La definición de Fernando en el primer gol ya la quisieran todos los nueves de la plantilla y de muchos otros equipos

El fútbol tiene estas cosas. Cuando el Sevilla había dado más muestras de debilidad se había puesto por delante en el marcador. La teoría dictamina que ya los hombres de Lopetegui debían controlar las emociones y jugar con la ansiedad de un Madrid al que le pesan mucho las piernas a estas alturas. Los sevillistas supieron manejar el balón, pero dieron demasiados pasos atrás y les faltó amenazar de verdad.

Al Sevilla le faltaba correr riesgos arriba, aprovecharse de la ansiedad del Real Madrid y pudo cambiar la situación tras el intermedio, a menos se atisbó con un disparo de Acuña. No fue así. Al Sevilla la faltó el paso adelante y sólo fue capaz de darlo en la jugada en la que Casemiro pudo ver la segunda amarilla en un disparo de Rakitic en una contra que debió tener mayores consecuencias.

Esa incapacidad del Sevilla para creerse de verdad la opción de ganar no podía acabar de otra manera que con un gol madridista. Y éste llegó después de un poste de Vinicius, pero en una fase en la que los visitantes no sufrían para nada, hasta que Asensio puso la igualada.

Con el 1-2 en el marcador y en pleno carrusel de cambios de Lopetegui buscando no se sabe qué, el Sevilla perdió la oportunidad de buscar la sentencia

El Sevilla acusó el golpe cuando ya había metido a En-Nesyri, pero en otra jugada a balón parado Militao hizo una mano flagrante, tanto que el VAR hizo que un penalti de Bono a Benzema se convirtiera en un máximo castigo contra el Madrid de Florentino. Rakitic transformó con tranquilidad y en medio de un carrusel de cambios por parte de Lopetegui buscando no se sabe qué, además de ganar lógicamente, al Sevilla le volvió a faltar creérselo de verdad.

Con todo el Madrid arriba se fue todo al limbo cuando un disparo de Kroos se desvió con la pierna de Diego Carlos. Frustración absoluta para el Sevilla, rabia para el Madrid en su deseo de pelear por la Liga. Empate y la sensación de que los hombres de Lopetegui y Monchi sufrieron el vértigo en las alturas. Otro año será, igual sí o igual no sucede nunca más, quién sabe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios