Europa League | Sigma Olomouc-Sevilla | Informe técnico Reajustes sobre la calidad

  • La salida de Jesús Navas y Andre Silva zanja el lío al que iba el equipo B, sobre todo por la falta de remate de Muriel y los problemas defensivos en el flanco derecho

Gnagnon y Amadou saltan ante Sterba y Jamelka Gnagnon y Amadou saltan ante Sterba y Jamelka

Gnagnon y Amadou saltan ante Sterba y Jamelka / LUKAS KABON / Efe (Olomouc)

“No sabrías discernir quién está jugando, es increíble”. La frase corresponde a los elogios que vertió en la previa Vaclav Jilek en referencia a la plantilla del Sevilla, pero bien hará Joaquín Caparrós en prestar más atención a los mensajes claros de Pablo Machín, que sigue reclamando un central y que casi no cuenta como tal a Berrocal.

El canterano es demasiado joven para competir al primer nivel. Por su flanco se produjo un importante agujero que a punto estuvo de aprovechar el pujante y vivo Sigma Olomouc. Poco ayudado por Aleix Vidal, el canterano no midió bien los tiempos de la anticipación y sus compañeros de zaga tuvieron que emplearse a fondo para cubrir ese punto negro. Y arriba, Muriel volvió a demostrar que no sólo no es un goleador, sino que empieza a tener serios problemas de confianza ante el portero rival. Andre Silva, en cambio, fue clave para que el lío en el que se estaba metiendo el equipo B quedara en un serio aviso para lo que está por venir y en advertencia para perfilar mejor la plantilla de aquí al 31 de agosto.

El Sevilla fue sorprendido por la agrevisividad del Sigma Olomouc, tanto por su intensa presión como por su verticalidad. Los checos hicieron daño a las espaldas de los carriles, que ni obturaron su vía ni aprovecharon las ocasiones que se les brindaron para hacer daño arriba. Y Muriel no sólo careció de remate, sino que tampoco fue una referencia.

Análisis táctico Análisis táctico

Análisis táctico / Fuente: elaboración propia. Dpto. infografía

Defensa

La rapidez exterior del Sigma Olomouc provocó superioridades en ambos flancos ante una zaga experimental, con Berrocal, Amadou y Gnagnon. Sufrió más Berrocal que Gnagnon. El canterano salió a presionar de forma estéril sin solventar su anticipación. Y esos desequilibrios a punto estuvieron de costarle algún susto gordo al Sevilla. Con Jesús Navas se ajustó mejor el flanco débil.

Ataque

Las alas titulares no funcionaron. Arana no encaró de verdad y Aleix Vidal no eligió bien el centro cuando desbordó o recibió el balón con espacio. Muriel contribuyó poco por su falta de viveza para ofrecerse, de espaldas o al remate. Todo cambió con la salida de Jesús Navas, dinámico y profundo, y Andre Silva, inteligente y vertical.

Virtudes

La calidad de los que la tienen.

Talón de Aquiles

Esos agujeros defensivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios