Sevilla FC

Tedesco da al Sevilla el comodín de Lukébakio para el mercado

Lukébakio esconde el balón ante Lamine Yamal en el Sevilla-Barcelona.

Lukébakio esconde el balón ante Lamine Yamal en el Sevilla-Barcelona. / Juan Carlos Muñoz

La encrucijada del Sevilla es peor que la de 2013, cuando José María del Nido Benavente al menos tenía a quién vender y casi sin querer. Kondogbia, por ejemplo, se fue porque el Mónaco pagó la cláusula del futbolista sin negociar con el Sevilla, plantándose en la sede de la LFP para depositar el dinero. Tras la venta de Medel, fueron imágenes significativas de otros tiempos de mohína en los que sí había harina en la alacena. Ahora la única harina para llevar al horno del mercado es En-Nesyri. Y tampoco van a pagar por él lo que abonó entonces el Manchester City por Jesús Navas y Negredo.

El Sevilla de hogaño está en una situación similar por la crisis deportiva: primer año sin Europa desde el año previo a aquella revolución. En 2013 el equipo de Emery entró como noveno por la gatera del fair play financiero en la Europa League y terminó aquello con otro aluvión de plata. Pero ahora no tiene producto para poner en el mercado el Sevilla. Salvo el delantero marroquí y quizá Dodi Lukébakio. He ahí la diferencia. En este sentido, que el belga haya sido incluido en la convocatoria definitiva de futbolistas para jugar la Eurocopa debería ser acogido con bombos y platillos en la planta noble de Nervión, en ese antepalco donde ayer los dos consejeros delegados y el director deportivo despidieron a Erik Lamela.

Lukébakio ha sido uno de los aciertos de Víctor Orta. Los otros han sido el recién renovado Nyland y Soumaré, el cuarto futbolista más usado y que ayer se despidió al no poder acceder el Sevilla a los 15 millones de euros de su opción de compra, menos aún con el Leicester de Maresca -a punto de firmar con el Chelsea- de vuelta en la Premier. Sow, en cambio, su gran apuesta, no terminó de cuajar pese a haber tenido mucha continuida: la tendinopatía en el tendón de Aquiles derivó en lesión del pie y terminó sin jugar.

Lukébakio, en contraste, sí superó la lesión de rodilla que sufrió antes de Navidad y, con sus irregularidades y pese estar tres meses de baja, terminó con 27 partidos oficiales y cinco goles, todos en los 23 encuentros ligueros que jugó. Domenico Tedesco, nuevo seleccionador de Bélgica de largo recorrido en Alemania, conoce las prestaciones del internacional sevillista desde que éste jugaba en el Wolfsburgo y el Hertha de Berlín, de donde lo fichó el Sevilla el verano pasado por 10 millones de euros. Según la web Transfermarkt, especializada en mercado, su valor actual es de 15 millones. Por este precio Del Nido Carrasco y Víctor Orta se pelearían por ponerle el lazo a la caja de regalo... O no. Todo puede depender de qué ofertas en firme lleguen por En-Nesyri.

Evidentemente, el desembarco de Julen Lopetegui en el West Ham, el club que con David Moyes ya hizo dos intentos infructuosos por fichar el marroquí, abre un puente directo para éste entre Sevilla y Londres. Es el verano para vender a En-Nesyri. Lo sabe el club, lo sabe el jugador, que se despidió casi llorando tras marcar su último gol en el Ramón Sánchez-Pizjuán frente al Barcelona. Lo sabe todo el mundo. ¿Cuánto pagará el West Ham ahora por él, después de llegar casi a 30 millones en 2021, cuando alcanzó 24 goles? Esta temporada sus números han sido parecidos: jugando menos partidos oficiales ha llegado a 20 tantos, 16 en Liga, sin partidos europeos después de Navidad.

Acuña es otro futbolista que tiene mercado y saldrá. Pero el Aston Villa ya hizo una oferta por él a la baja el verano pasado y ahora tiene un año más. El foco del mercado estará en En-Nesyri... y Tedesco le ha dado al Sevilla el precioso comodín de Lukébakio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios