Sevilla FC: planificación y entrenador

Aquella apuesta che en un joven Unai

  • Pablo Machín, el técnico más joven y con menos experiencia en la historia reciente del Sevilla, tiene el precedente positivo de Emery en el Valencia

Comentarios 1

Desde la llegada de Joaquín Caparrós en la primavera de 2000 a un Sevilla FC en Segunda División y en bancarrota no había realizado el club de Nervión una apuesta en ningún entrenador con menos experiencia en la élite que Pablo Machín, ya anunciado como inquilino del banquillo nervionense a sus 43 años. Hay que dejar al margen las llamadas de urgencia de Manolo Jiménez, que dirigía al Sevilla Atlético en Segunda División cuando relevó a Juande Ramos, y a Antonio Álvarez, que promocionó al primer equipo por Jiménez cuando nunca había sido primer espada, sí ayudante. Pero la apuesta en un técnico joven como Machín con una sola temporada en Primera no es nada descabellado en el fútbol español.

El Sevilla, por ejemplo, se benefició de la experiencia que ganó Unai Emery en el Valencia. El entrenador de Fuenterrabía se convirtió en mayo de 2008 en el entrenador más joven en la historia del club che, que buscaba por entonces reverdecer los laureles que había logrado al principio del siglo XXI con Rafa Benítez. El ex sevillista tenía apenas el bagaje de haber iniciado su andadura en el Lorca, tras colgar las botas en 2004 y subirlo a Segunda División en 2005. En Segunda lo fichó el Almería y también lo ascendió a Primera en 2007 y, tras una temporada en la que asentó al equipo blanquirrojo en la primera categoría, el Valencia puso los ojos en él, confiando en su prometedora y ascendente trayectoria. Apenas contaba entonces con 36 años y dirigió al Valencia durante cuatro temporadas de crecimiento sostenido.

Emery dejó al Valencia sexto en su primera campaña, y las tres siguientes lo clasificó para la Liga de Campeones como tercero: un pleno de tres de tres que no satisfizo a la afición valencianista por sus tropiezos en los torneos por eliminatorias. En 2012 abandonó Mestalla camino de Rusia con 40 años. En el Spartak de Moscú fracasó y en enero de 2013 desembarcó en el Sevilla, en sustitución de Míchel, con 41 años (los cumple en noviembre), dos menos de los que tiene Machín (los cumple en abril). El precedente está ahí, para libre interpretación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios