Barcelona-Sevilla FC | LaLiga

Un escenario que te encumbra o te engulle

  • El Camp Nou o el reto de sitiar el escenario que permite el lucimiento de los rivales a los que acaba devorando

Andre Silva, en el entrenamiento del Sevilla de este lunes. Andre Silva, en el entrenamiento del Sevilla de este lunes.

Andre Silva, en el entrenamiento del Sevilla de este lunes. / Juan Carlos Muñoz

El Camp Nou es el escenario en el que quisieran jugar todos los futbolistas, un teatro inmenso considerado uno de los monumentos del fútbol, no por su historia o su arquitectura, ya que hay estadios en Europa con mucho más sabor y más impresionantes, sino por lo que esconde, por el juego que se ha desarrollado en esa pradera de césped sobre la que, por ejemplo, corretea cada quince días el más grande de todos, Leo Messi.

El Camp Nou es el escenario que puede encumbrar a cualquier gran futbolista de igual manera que tiene la facilidad para empequeñecerlo. Mucho se habla de sus tremendas distancias, de lo largo y ancho que se les hace a los rivales si éstos no logran una buena colocación en un campo en el que lo más normal es sucumbir a la calidad de su dueño.

Andre Silva, un goleador tremendamente joven que se ha convertido en la sensación de LaLiga y también en Europa, es la punta de lanza del líder, un Sevilla que no sólo vive de sus goles pero que, evidentemente, está arriba en parte gracias a las siete dianas que acumula el campeonato. Por ello mismo, para Andre Silva la visita este sábado al estadio del Barcelona es un examen de altura para su proyección internacional, una excelente oportunidad para agrandar esas sensaciones que está ofreciendo en sus primeros encuentros en España con la camiseta del Sevilla.

El portugués, a sus 22 años, nunca ha jugado en el Camp Nou, por lo que saldrá motivadísimo a esa especie de santuario que devora buenos proyectos de futbolista, pero que puede encumbrar y convertir en estrella a cualquier profesional con talento y calidad mental. Anton Polster, en aquel histórico 3-4; Davor Suker, en alguna tarde que acabó con victoria sevillista (0-1) y en la que dejó su impronta y un gol.

La personalidad, está claro, es uno de los aspectos que marcan las comparecencias de los grandes jugadores en el Camp Nou, donde el Sevilla, encima, lleva 16 años sin firmar una victoria en la Liga. Sólo en la Copa del Rey, el Sevilla de Manolo Jiménez pudo salir victorioso de este imponente escenario el 5 de enero de 2010.

Andre Silva, aparte de los estadios italianos y portugueses en su carrera como jugador del Milan y del Oporto, sabe lo que es caer en el estadio del Arsenal, el Emirates Stadium (3-1) en la pasada Liga de Campeones, pero no muchos grandes estadios más.

El Girona de Pablo Machín dejó una buena imagen en el Camp Nou, se puso por delante y acabó vapuleado (6-1).

Quien sí ha podido comprobar cómo el Camp Nou puede pasar en un minuto de encumbrarte a mandarte directamente a la miseria es Pablo Machín. El entrenador soriano sólo se ha presentado una vez en el coliseo azulgrana, la pasada temporada con el Girona, un encuentro en el que causó muy buenas sensaciones y recibió elogios por el posicionamiento defensivo que sus jugadores hicieron. El Girona se adelantó incluso a los tres minutos con un gol de Portu, pero la maquinaria azulgrana comenzó a funcionar y Machín salió del estadio culé lamentando una severa derrota por 6-1.

Como suele ocurrirle a muchos equipos, su Girona tuvo muy buenas intenciones y se acabó llevando un severo correctivo. Así engulle el Camp Nou a sus rivales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios