Celebración del gol de Banega Una valla cede y deja 14 heridos leves sevillistas en Ipurua

  • Una valla del estadio se rompió en la celebración del gol de Banega y cayeron decenas de aficionados 

  • Diez de los heridos fueron trasladados al Hospital de Mendaro, pero la lesión más grave es una fisura en el escafoide de la mano

Comentarios 1

Gran susto para la afición sevillista desplazada a Eibar. La valla del fondo donde se encontraban los seguidores del Sevilla se rompió en la celebración del segundo gol, anotado de penalti por Banega. Casi medio centenar de personas cayó junto al césped del estadio del Eibar, teniendo que transportar en camilla los servicios médicos a dos aficionados blanquirrojos. Además, otros ocho tuvieron que recibir asistencia en el Hospital de Mendaro, mientras que hubo nueve más con heridas de diversa consideración, pero que no necesitaron ser trasladados al hospital.

Según informó el Sevilla, en total han sido 14 los heridos, de los cuales diez fueron trasladados al Hospital de Mendaro, con diferentes lesiones, siendo la más grave una fisura en el escafoide de la mano. José Castro y los consejeros Faustino Valdés y Carolina Alés, los representantes del consejo de administración desplazados con el equipo a Éibar, visitaron a los afectados en el hospital, donde también se personó el director de fútbol, Joaquín Caparrós.

En el club sevillista esperan que todos los ingresados puedan ser dados de alta esta misma noche. Asimismo, informa en su web el Sevilla que su director de seguridad permanecerá en el Hospital de Mendaro para estar al tanto de la evolución de todos los heridos.

Los dos aficionados sevillistas contusionados al ceder una valla en uno de los fondos del estadio municipal de Ipurua fueron trasladados a un hospital y ninguno de ellos está grave, como avanzó el club vasco en sus redes sociales al poco del suceso. Tampoco los otros que fueron atendidos posteriormente.

Al menos dos personas, un hombre y una mujer, fueron retirados en camilla por los servicios sanitarios entre los aplausos de los aficionados del Eibar.

El partido se tuvo que detener durante siete minutos, entre el 59 y el 66, para que la normalidad se reestableciese en el feudo vasco, que provocó un paréntesis en el juego. La afición local brindó una ovación de apoyo a los afectados, que cruzaron en camilla el terreno de juego desde el fondo hasta la tribuna de Ipurua.

"Deseamos de corazón un rápido restablecimiento a los aficionados del @sevillafc contusionados hoy en Ipurua y esperamos que puedan regresar con normalidad a sus hogares. ¡Un fuerte abrazo para todos!", escribió el Eibar en su cuenta oficial de Twitter tras el suceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios