Sociedad

Detenidos el capitán y dos tripulantes del ferri surcoreano hundido por abandonar el barco

  • Se les acusa de ponerse a salvo sin asegurar la seguridad de los pasajeros. Hay 270 desaparecidos y 32 cadáveres localizados.

Comentarios 7

El capitán del ferri surcoreano hundido el miércoles ha sido detenido junto a otros dos miembros de la tripulación por abandonar supuestamente el barco sin asegurar la puesta a salvo de los pasajeros. 

Lee Jun-seok, de 69 años, se enfrenta a cinco cargos, incluidos negligencia y violación de las leyes marítimas, y ha sido detenido para evitar que pueda fugarse o destruir pruebas, informó la agencia Yonhap. 

La Fiscalía pidió el viernes la detención de Lee y otros dos tripulantes por haber sido evacuados en los primeros momentos del rescate sin atender a la seguridad de la mayoría de los 475 pasajeros durante el naufragio del ferri en las costas surcoreanas. 

Además, el capitán podría haber incurrido en un delito al ceder el mando a la tercera oficial, una joven de 26 años, lo que violaría las normas marítimas, que requieren primeros o segundos oficiales para pilotar barcos de más de 3.000 toneladas (el Sewol superaba las 6.800). 

Sobre el capitán también recaen otras sospechas, como la de haber ordenado a los pasajeros, la mayoría estudiantes de entre 16 y 17 años, permanecer sentados durante la primera media hora tras escucharse una colisión, según testimonios de supervivientes, lo que habría retrasado la evacuación e impedido salvar más vidas, aparte de las 179 personas rescatadas. 

Asimismo, el capitán ha reconocido tras su detención a la policía que demoró la evacuación debido a las condiciones adversas del mar y la ausencia de embarcaciones de rescate

"Pensé que los pasajeros serían arrastrados al mar en caso de ser evacuados precipitadamente", declaró Lee Joon-seok.

La máxima autoridad del barco argumentó que en la zona donde el miércoles ocurrió el accidente, en el suroeste de Corea del Sur, las aguas son frías y presentan olas y fuertes corrientes, por lo que creyó que los pasajeros pasarían "graves apuros" en caso de caer al mar "incluso con los chalecos salvavidas puestos". 

Tanto supervivientes como familiares de las víctimas han criticado la decisión del capitán de demorar una media hora la orden de evacuación tras comenzar a virar la nave, al considerar que esta decisión provocó que muchos de los pasajeros quedaran atrapados y por tanto impidió salvar más vidas. 

El número de desaparecidos se cifra en 270 personas. Las autoridades han comenzado a solicitar a los parientes que se sometan a la extracción de muestras de ADN, informó la cadena Arirang TV, para identificar a los fallecidos, de los que ya se han confirmado 32. 

El barco ha quedado ya totalmente sumergido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios