Big Data

Matemáticas para contener la expansión del coronavirus

El modelo permitiría a las autoridades sanitarias centrar sus esfuerzos en barrios concretos. El modelo permitiría a las autoridades sanitarias centrar sus esfuerzos en barrios concretos.

El modelo permitiría a las autoridades sanitarias centrar sus esfuerzos en barrios concretos.

Caminar por delante del virus. El deseo de epidemiólogos y especialistas en salud pública puede convertirse en realidad gracias a las matemáticas. El Instituto de Ciencia Weizmann, de Israel, ha sido capaz de diseñar un modelo matemático que permite predecir la propagación del virus y capacitar a las autoridades sanitarias a concentrar sus acciones en las áreas donde se esperan nuevos brotes.

La metodología realizada por el Instituto Weizmann, en colaboración con investigadores de la Universidad Hebrea y los Servicios Generales de Salud, en coordinación con el Ministerio de Salud israelí, ya está siendo adoptada internacionalmente por países como Estados Unidos, y se basa en la realización de cuestionarios para el público en general. Mediante el monitoreo del desarrollo de los síntomas causados por el virus y el análisis de los datos obtenidos de estos cuestionarios utilizando algoritmos de Big Data e inteligencia artificial se permite la identificación temprana de los grupos de infección y establecer sobre estos grupos reducidos las diferentes acciones dirigidas a frenar la propagación del virus.

La Universidad Hebrea ha realizado un trabajo piloto realizando cuestionarios a 60.000 personas. A partir de un análisis preliminar de los datos, los científicos han podido detectar un aumento significativo en los síntomas informados por la población en los vecindarios donde viven o han pasado los pacientes con coronavirus. Este mapeo en lo local, llegando a nivel de vecindario, puede permitir a las autoridades de salud enfocar sus trabajos en áreas donde se espera el brote y la propagación del virus, al tiempo que proporciona alivio a las áreas donde no se espera esta propagación.

España, India, Luxemburgo, Malasia, Alemania, Italia y el Reino Unido, además de Estados Unidos, están empleando este sistema de cuestionarios y se está trabajando ya para la puesta en marcha de un foro internacional de científicos que permita compartirlos y sacar conclusiones sobre la propagación y control de la pandemia.

Modelo 10-4

El Instituto de Ciencia Weizmann también ha utilizado las matemáticas para establecer un sistema que permita reanudar la actividad económica sin que suponga un riesgo para la propagación del virus. El modelo 10-4 diseñado por el centro israelí aprovecha una ‘debilidad’ del coronavirus: su periodo de latencia.

Así, propone que la actividad se reanude en ciclos de dos semanas de trabajo, de forma que se cumplan 10 días en cuarentena y 4 acudiendo al trabajo o el colegio (en el caso de los niños). Además de evitar que en los espacios haya más gente, las matemáticas calculan que se reduciría el promedio de personas infectadas por otras por debajo de 1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios