Causa criminal

Así es Big Joke, el policía encargado de resolver el crimen cometido por Daniel Sancho

Surachate Hakparn, más conocido 'Big Joke', el policía al frente del caso Daniel Sancho

Surachate Hakparn, más conocido 'Big Joke', el policía al frente del caso Daniel Sancho / EFE

Lo llaman Big Joke y es uno de los mejores investigadores de la Policía tailandesa, acumulando mucho éxito en la resolución de todos los casos que caen en sus manos. Ahora es el máximo responsable de la investigación en el caso Sancho. Llama la atención la rapidez con la que los agentes están resolviendo este crimen. Conscientes de la repercusión mediática que está teniendo esta noticia la policía ha decidido poner a Big Joke al frente de la investigación .

Su nombre real es Surachate Hakparn aunque popularmente es conocido como Big Joke, una expresión que en inglés viene a decir algo así como “todo es una juerga”. Lo llaman así porque siempre está sonriendo y sabe guardar la calma en momentos de máxima tensión. 

Su recorrido

Big Joke es subdirector de la Policía y lleva muchos años trabajando en el cuerpo. A los 40 lo nombraron general, ha sido jefe de inmigración y ha ocupado también un puesto en la oficina del primer ministro tailandés.

Ha tenido, además, que lidiar con crisis internacionales ofreciendo asilo a refugiados que procedían de Arabia Saudí pero no ha estado exento de polémica respecto a cómo ejerce su trabajo. Incluso intentaron matarlo en una ocasión en que su coche recibió el impacto de varias balas que dispararon unos turistas. Durante un tiempo se marchó del país para protegerse y se trasladó a la India. Allí decidió comenzar una instrucción como monje budista.

Poco después Surachate volvió a Tailandia y recuperó su estatus de policía, estando al frente de varios casos relevantes en el país. Ahora es el encargado de la resolución del caso Sancho desde el momento en que se encontraron los restos humanos de Edwin Arrieta en el vertedero de Ko Pha Ngan.

Una investigación polémica

A pesar de la rapidez con la que se está resolviendo el caso, desde España se ha criticado cómo se estaba llevando a cabo la instrucción, que respecto al sistema español parece presentar irregularidades. Por ejemplo, es llamativo que Daniel Sancho tuviera consigo su teléfono móvil y pudiera contactar con periodistas cuando ya estaba detenido.

Algo que también ha sorprendido en España es que los periodistas puedan acceder a la habitación donde se cometió el crimen cuando la investigación aun está abierta o que el kayak que Sancho empleó para deshacerse del cuerpo de Arrieta esté en la playa, a la vista de todos. Si bien es cierto que está precintado por la Policía, cualquier persona podría acceder a él y destruir posibles pruebas.

Una cosa que tampoco sucede en España es que los investigadores filtren imágenes de una investigación en pleno curso, como es el caso de las fotografías del supermercado en el que Sancho adquirió lo necesario para acabar con la vida de Edwin.

En Tailandia la fase de investigación en un delito de este tipo puede durar un máximo de tres meses mientras que el juicio debería celebrarse antes de que pasen nueve meses. No obstante la Policía ya ha asegurado que en apenas tres semanas la investigación estará resuelta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios