La consecuencias de la pandemia

La crispación política se traslada a la calle por las restricciones

Un policía nacional acude a la zona donde arde un contenedor de papel en Logroño Un policía nacional acude a la zona donde arde un contenedor de papel en Logroño

Un policía nacional acude a la zona donde arde un contenedor de papel en Logroño / EFE

España vive jornadas de protestas contra las restricciones contra el coronavirus, que de nuevo tornaron en disturbios en Madrid, Logroño  Málaga, Granada, las tres capitales vascas, Murcia, Granada, Igualada, Ceuta, Ibiza, Santander, Alicante, Guadalajara.

Carreras, lanzamiento de objetos y quema de contenedores fueron el denominador común de unas protestas que el sábado, como ya ocurriese la noche del viernes, fueron convocadas desde las redes sociales para censurar el toque de queda y los confinamientos selectivos. Pese a su similar desarrollo, la Policía cree que detrás están grupos profesionales de alborotadores y que no hay una organización que las coordine a nivel nacional.

La violencia en las calles, donde hubo incluso saqueos, fue censurada como "intolerable" el sábado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien apeló a la "responsabilidad, la unidad y el sacrificio" para vencer la pandemia. El jefe del Ejecutivo denunció ayer un nuevo ataque con pintura a las estatuas de los históricos dirigentes socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto, situadas en la zona de Nuevos Ministerios de Madrid, y subrayó que sus autores "no van a conseguir que el odio impregne nuestra sociedad".

También Juanma Moreno, presidente andaluz, lanzó un mensaje de sosiego en las redes sociales: "La violencia no tiene cabida en una sociedad que se afana por superar la pandemia con unidad y el comportamiento ejemplar de la inmensa mayoría. Condeno los actos violentos de Málaga, Granada y otros lugares de España, y pido cordura para que no se repitan esta noche ni nunca".

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, alertó de que "vivimos meses de esfuerzo y no es momento de relajar medidas". También la presidenta madrileña y el alcalde de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida, llamaron a cumplir la ley.

Las protestas generaron choques entre partidos. Vox criticó el sábado que los Mossos atribuyesen las concentraciones de Barcelona a la extrema derecha, culpando en su lugar a la extrema izquierda y a menores no acompañados. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, les devolvió la acusación al acusar a la "ultraderecha" de acometer una "estrategia de la tensión" y de promover disturbios "tirando la piedra y escondiendo la mano".

Balance de la noche del domingo

Logroño y León han vivido la noche del domingo algunos disturbios protagonizados por, en su mayoría, grupos de jóvenes en protesta contra las restricciones dictadas para evitar el avance del coronavirus, en la tercera noche de incidentes que se han registrado en algunas ciudades de España desde el pasado viernes.

En la capital riojana al menos cuatro personas han sido detenidas por participar en los disturbios en los que se quemaron contenedores, mientras que en la capital leonesa varias decenas de jóvenes encapuchados provocaron alternados en el centro de la ciudad con el vuelco de contenedores y causaron daños en vehículos sin que se haya informado de detenciones.

Poco después de los incidentes, la Delegación del Gobierno en La Rioja aseguró que la situación estaba controlada en el centro de Logroño después de la quema de tres contenedores en varias calles tras una convocatoria de sentada, a través de redes sociales, en el paseo de El Espolón.

La Policía fue dispersando a los diferentes grupos de jóvenes que querían participar en la sentada convocada en los aledaños de las sedes de la Delegación del Gobierno y el Ejecutivo regional.

A consecuencia de los disturbios ocurridos en la misma zona la noche anterior, la Delegación había dispuesto un dispositivo de seguridad en previsión de nuevas alteraciones del orden público al tener conocimiento de una nueva convocatoria a través de las redes sociales y que no había sido comunicada.

Hacia las 20:15 horas, la Policía había observado varios grupos, en su mayoría de jóvenes, disgregados por este paseo que respondían a características similares a los causantes de los altercados de la noche del sábado, en los que participaron unos 150 radicales.

En El Espolón, según los datos de la Delegación, se concentraron la noche del domingo unas 40 personas, que, al observar la presencia y despliegue policial, se marcharon por las calles adyacentes.

Los agentes llevaron a cabo identificaciones y procedieron a las cuatro detenciones, que se unen a las ocho efectuadas anteriormente de jóvenes de entre 15 y 24 años.

En una de esas calles cercanas a El Espolón, en la avenida de Portugal, se ha quemado esta noche un contenedor de papel, lo que causó un intenso humo. A causa de ello, la Policía pidió por megafonía a los vecinos que bajaran las persianas y no se asomaran.

También en León la convocatoria para protestar contra las restricciones había partido este domingo desde las redes sociales y el lugar de concentración fue frente al Museo Gaudí-Casa Botines.

Los concentrados se dispersaron posteriormente por todo el centro de la ciudad, volcando vallas y encendiendo bengalas que lanzaban al pavimento al grito de "libertad".

Se han producido daños menores en vehículos, se han volcado vallas y tirado sillas y mesas de terraza en Burgo Nuevo, la calle Alcázar de Toledo y las aledañas a la plaza de la Inmaculada, así como el vuelco de contenedores en las inmediaciones de San Marcos, según fuentes policiales.

Otro grupo lanzó por los aires las sillas de una terraza de un establecimiento ubicado frente a la catedral, por lo que algunos vecinos que pasaban por allí recriminaban a los jóvenes por su conducta.

Agentes de la Policía Nacional y Local establecieron un dispositivo para contener a los jóvenes sin que hasta el momento se haya informado de ninguna detención en la capital leonesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios