Coronavirus

Un estudio sugiere que las vacunas son más efectivas contra el Covid-19 que la respuesta inmune natural

Las vacunas siguen siendo el medio más efectivo para frenar la pandemia

Las vacunas siguen siendo el medio más efectivo para frenar la pandemia / PHOTOGRAPHERSSPORTS

La inmunidad grupal es el propósito inicial desde que dio inicio la pandemia del coronavirus. Mediante las diversas campañas de vacunación, llevadas a cabo por los diferentes gobiernos a nivel global, esta inmunidad de rebaño se vaya cada día un poco más cerca. Incluso la inmunidad procedente de las vacunas disponibles podría ser incluso más efectiva que la respuesta que se genera de manera natural por nuestro cuerpo una vez superado el virus.

Así lo certifica un nuevo estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Sidney en Australia, el cual ha conseguido certificar que la inmunidad procedente del suministro de vacunas resulta más eficaz que pasar la infección y generar anticuerpos.

El trabajo ha sido publicado en la revista especializada Plos Medicine y resulta vital para apoyar las diversas campañas de vacunación, concienciando así a la población aún sin vacunar de la necesidad de hacerlo para dejar atrás la pandemia.

Las vacunas frenan mejor las nuevas cepas

Los investigadores de la Universidad de Sidney han estudiado a personas contagiadas con el coronavirus durante el 2020 y que, por consiguiente, desarrollaron los anticuerpos propios de haber padecido el contagio. Estos anticuerpos no resultaron tan efectivos para luchar incluso contra las nuevas cepas surgidas del COVID-19.

Este estudio ha resultado ser uno de los más exhaustivos en cuanto a la respuesta inmune que desarrollan los diferentes sistemas en cuanto al contagio por COVID-19. De igual manera, sus resultados evidencian lo imprescindible de invertir en nuevas vacunas para seguir combatiendo las nuevas cepas derivadas del coronavirus. 

Las pruebas fueron llevadas a cabo en 233 personas contagiadas con el COVID-19 y tuvieron una duración de 7 meses. Durante este tiempo, los investigadores a cargo del trabajo, llegaron a la conclusión de que esta respuesta inmune, conforme avanza el tiempo respecto al contagio inicial, depende tanto de la gravedad con la cual se desarrolle la enfermedad como de la variante viral.

Así lo confirman los expertos en cuanto a esta conclusión: «Podemos aprender mucho de estas personas que se infectaron en la primera ola en Australia, ya que se infectaron con la misma variante en la que se basan nuestras vacunas actuales. Si bien las vacunas aprobadas están mostrando buenas respuestas, nuestro estudio destaca la importancia del desarrollo continuo de vacunas, especialmente teniendo en cuenta las diferencias en las variantes».

Como conclusión final, los expertos advierten que tras los resultados obtenidos no se debe dejar todo de mano de la respuesta inmune natural del propio organismo para reducir los casos de coronavirus. Al contrario, el control de la pandemia debe recaer sobre las vacunas, ya que todas las disponibles han mostrado una eficacia que garantiza dicho control. Para finalizar, los investigadores también han desvelado que las respuestas de estos anticuerpos contra el coronavirus pueden llegar a permanecer en nuestros cuerpos hasta siete meses después de habernos contagiado por primera vez. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios