Australia

Muere un joven que quedó tetrapléjico tras comerse una babosa

  • El molusco le contagió un parásito que le causó una meningo-encefalitis que le derivó en una infección. Después quedó en coma más de un año, y al despertar tuvo una grave parálisis durante 7 años

Sam Ballard Sam Ballard

Sam Ballard

Comentarios 1

Sam Ballard, un joven australiano que quedó tetrapléjico tras ingerir una babosa por una apuesta de un amigo, ha fallecido 8 años después de enfermar y contraer la meningo-encefalitis eosinofílica. La cadena Fox se hizo eco de la triste noticia.

El adolescente, jugador de rugby, jamás pudo pensar que una noche de copas en su patio le podía salir tan cara como la muerte. Era 2010, y mientras un amigo y él pasaban una apacible velada, una babosa hizo aparición en el jardín donde estaban. El amigo le retó a comerse la babosa que acababan de divisar, y ni corto ni perezoso, aceptó la apuesta e ingirió el molusco gasterópodo.

Pero la mala suerte se alió en su contra y la babosa le transmitió el parásito Angiostrongylus cantonensis, que produce la mencionada afección, que en condiciones normales se cura en el ser humano. Pero una complicación le causó una infección cerebral que lo mantuvo 420 días en coma, y una posterior tetraplejía, con la que ha vivido 8 años. Descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios