Masterchef Celebrity

Antonia dell'Atte y la cena de los fariseos

  • La modelo italiana sacó toda su vehemencia en su eliminación del 'talent' de La 1 para regocijo de su enemiga íntima, Carmen Lomana

Antonia dell'Atte ex concursante ya de 'Masterchef Celebrity' Antonia dell'Atte  ex concursante ya de 'Masterchef Celebrity'

Antonia dell'Atte ex concursante ya de 'Masterchef Celebrity' / RTVE

De las amebas se pasó a los seres pluricelulares y de La maquina de la verdad se fue caminando hasta Tómbola, Qué me dices, DEC, el Tomate hasta llegar a Sálvame. Por todas esas fases también ha pasado Antonia dell'Atte, descubierta como cornúpeta por los españoles cuando Julián Lago la sometió al primer polígrafo hace exactamente 25 años.

La itlaiana ya por entonces se desataba de furor y aullaba: "tengo pruebas", contra su hasta entonces marido, el conde Lequio, y Ana Obregón. Como mamma despechada, Antonia recaló a gusto en nuestro país. Los Morancos se pusieron las botas imitándola y terminó presentando ¿Qué apostamos? sustituyendo a... Ana Obregón. Vendetta, farfalle, vendetta, con aquel Ramontxu del pleistoceno tomatero, tan tontorrón ya.

Antonia ejerció desde entonces de famosa televisiva y poco más, antecesora de tantos belenes, y en Masterchef Celebrity la hemos reencontrado en primer plano tal como la recordábamos: cascarrabias, cambiante, vehemente. Entre las cacerolas tuvo mal ganar, tuvo mal participar y este domingo tuvo muy mal perder. Victimista, tal vez con un profundo complejo de manía persecutoria, la vida la habrá tratado peor que lo que imaginábamos, tildó de "fariseos" a sus compañeros, generalizando, para pasmo de los que estaban en el balcón tras la eliminatoria. No hay muchos concursantes que se hayan despedido con tanta mala energía, dejando azufre tras sus pasos.

Doble eliminación con Jaime Nava

Ya en la prueba eliminatoria, en las playas de Tarragona, Santiago Segura, tan ejemplar e inteligente en este programa, se apartó de sus gritos. A fuerza de espátula convirtió el arroz caldoso en un risotto. En la prueba decisiva se tragó que su enemiga íntima, Carmen Lomana, custodiando su mantón castizo, no bajara a echarle un mano, gesto que sí tuvieron los demás salvados con los compañeros nominados, para un menú aéreo.

Antonia recogió en parte lo que fue sembrando. Y en su eliminación fue naufragando en su propia bilis, derrotada un rato antes de perder. Por delante se llevó incluso, en doble expulsión, al jugador de rugby Jaime Nava. El peluche barbado no ha hecho hasta ahora ni una sola receta decente, ha ido sobreviviendo, hasta que el jurado también lo echó de la cocina por hacer la comida de avión baja en calorías más insípida que los menús de Ryanair.

 

Nava será repescado para el próximo programa, según se reveló en el avance, así que Antonia ha sido la única expulsada, con todas sus ganas de haber demandado a sus compañeros por estrés. Algún abogado con sentido común le habrá quitado la idea. Quien terminó de liarla con Antonia, Lomana, ya recibirá pronto su correctivo por esa cadencia con que se toma los retos. Iba de novieta de Iván Massagué y ahora es  damisela de Santiago Segura, aunque el cineasta no le hace ningún caso.

El desmayo de Carmen Lomana en 'Masterchef Celebrity' El desmayo de Carmen Lomana  en 'Masterchef Celebrity'

El desmayo de Carmen Lomana en 'Masterchef Celebrity' / RTVE

El jurado ya protegió a Lomana en la eliminatoria del desmayo y este domingo debió ser al menos amonestada por negarse a cumplir la orden de los relevos. Menuda compañera. Esta abuela de los influencers sabíamos que era exquisita, que tenía un punto arrogancia pija difícil de ocultar, pero se ha relevado con una dosis mayor de antipatía y distancia. Un primor difícil de manejar. En Masterchef hay famosos que se revalorizan (ya le pasó a Miguel Ángel Muñoz, a Cayetana, a Craviotto; es lo que le está pasando a Higares, Segura, María Castro) y otros famosos que nos confirman que merecen demasiado en lo personal, como Lomana y Dell'Atte. Boris no salía de su asombro y a Paz Vega y a Mario Vaquerizo estuvieron a punto de llorar.

La entrega de este domingo confirma el excelente casting de Masterchef Celebrity, la garra añadida que tiene este programa cuando se realza el dibujo de sus participantes, cuando aumenta su dosis justa de reality sin tapar el talent. Con noches así no hace falta ni hablar de Jordi Cruz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios